Las pasifloras de la colección Mutis ilustran el calendario del Real Jardín Botánico de 2022


 

Ofrecen una espectacular exhibición floral, que explota en color y fascina por los detalles intrincados de sus flores. Imposible quedarse indiferente ante la belleza de las estructuras florales únicas de las diferentes especies de Passiflora, conocida popularmente como “flor de la pasión” o “pasionaria” y, en menor medida, como “flor del sufrimiento”.


Creo que traigo una buena noticia, porque el Real Jardín Botánico comunicaba ayer que se ha realizado una selección del género Passiflora de los dibujos de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reino de Granada, que se han utilizado para la publicación del tradicional calendario. Un año más, volvemos a disfrutar de la flora ilustrada de la expedición (1783-1816) dirigida por el gaditano José Celestino Mutis, y en esta ocasión las protagonistas no son otras que esas maravillas del reino vegetal tan complejas como diversas. Todo un lujo.


El género Passiflora

Passiflora es un género integrado por 534 especies aceptadas, de las más de mil descritas, que pertenecen a la familia Passifloraceae. El género contiene enredaderas, lianas, arbustos y árboles, y se distribuye predominantemente en América tropical y subtropical, con solo 22 especies endémicas que crecen en el sudeste asiático y el Pacífico. No obstante, hay que tener en cuenta que algunas especies de Passiflora se han naturalizado más allá de sus rangos nativos. Por ejemplo, la popular flor de la pasión azul (Passiflora caerulea) ahora crece silvestre en muchos lugares de España.

El nombre genérico de Passiflora (del latín passio = pasión y flos = flor) fue dado por el botánico sueco Carlos Linneo en 1753 y significa literalmente “flor del sufrimiento” o “flor de la pasión”. Y es que, contrariamente a lo que muchos suelen pensar, el nombre de la espectacular flor de la pasión hace referencia a la pasión de Jesús, tal y como nos explican desde el Real Jardín Botánico. Los misioneros cristianos españoles adoptaron la estructura única de la planta como símbolo de los últimos días de Jesús y especialmente de su crucifixión.

Características morfológicas clave de las flores 

El Dr. Gerhard Prenner, investigador en morfología y anatomía vegetal de Kew Gardens, explica ese simbolismo de las diferentes partes florales, destacando algunas de las características morfológicas clave de las flores del género Passiflora:

  • Los cinco pétalos y los cinco sépalos juntos representan a los diez apóstoles fieles (excluyendo a San Pedro el negador y Judas el traidor).
  • Los filamentos radiales o corona de la flor representan la corona de espinas.
  • Los tres estigmas representan los tres clavos y las cinco anteras las cinco heridas (cuatro por clavos y una por lanza).
  • Los zarcillos representan los látigos utilizados en la flagelación de Cristo.


Es curioso saber también que las pasifloras tienen estructuras productoras de néctar que se desarrollan fuera de la flor (nectarios extraflorales) y no participan en la polinización. Estos están separados de los nectarios intraflorales que se encuentran dentro de las flores y son los que atraen a los polinizadores, que son muy diversos, ya que las pasifloras tienen una amplia gama de polinizadores, desde abejas y mariposas hasta murciélagos y colibríes.

Usos de las pasifloras en medicina, gastronomía y cosmética
Además de las especies que se cultivan como ornamentales en los jardines, las pasifloras tienen otros muchos usos reconocidos, tanto medicinales como gastronómicos y cosméticos. En medicina tradicional se utilizan en infusión para tratar los casos de nerviosismo, insomnio o ansiedad. Los frutos de algunas especies como maracuyá (Passiflora edulis) y granadilla dulce (Passiflora ligularis), entre otros "frutos de la pasión", son muy utilizados en zumos y postres, o en la preparación de cócteles. Además, el aceite de este fruto tiene una amplia aplicación en cosmética: cremas, champús, lociones, jabones...

Algunas que otra leyenda
Pero el origen de las pasifloras o pasionarias tenía que estar envuelto en la magia de más de una leyenda. Según nos informan desde el Real Jardín Botánico, una de ellas cuenta que Mburucuyá (también «Mburukujá»), era una muchacha española que se había enamorado de un aborigen guaraní, con quien se veía a escondidas. El padre de la muchacha, un militar, jamás aceptó esa relación ya que había decidido que su hija debía casarse con un joven capitán español. Al enterarse de la relación de su hija, decidió asesinar al muchacho guaraní. Mburucuyá, presa del dolor, se hundió en el corazón una flecha de plumas, la cual quedó sobre su pecho como una flor y cayó sobre el cuerpo de su amado muerto. Tiempo después en ese trágico sitio nació una planta nunca vista hasta entonces, la cual fue denominada mburucuyá o maracuyá.

Las pasifloras de la colección de Mutis en el calendario 2022
Tal y como he comentado al inicio, el calendario 2022 del Real Jardín Botánico (RJB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se centra en las pasifloras, dentro de la colección Mutis que se conserva en su Archivo Histórico desde 1817. De esa colección se han elegido catorce pasifloras que forman parte de los dibujos de la Real Expedición Botánica del Nuevo Reyno de Granada (1783-1816), dirigida por el gaditano José Celestino Mutis. Doce corresponden a los meses del año, más una que aparece en la portada y otra forma parte de las cuatro láminas que de regalo incluye el calendario por si se desean enmarcar.

Algunos de estos dibujos fueron realizados por dos de los más afamados pintores de la expedición, los hermanos Francisco Javier y Nicolás Cortés Alcocer, hijos y discípulos del pintor quiteño José Cortés. Nicolás se vinculó a la Expedición desde julio de 1787 hasta 1816, y aun cuando se ausentó temporalmente, fue de los tres hermanos Cortés el que más tiempo permaneció en ella. Dejó firmadas veintitrés láminas botánicas. Probablemente trabajó en muchas más, pero los pintores sólo firmaban aquellas consideradas como las más logradas.

Otras de estas pasifloras están firmadas por el colombiano Francisco Javier Matis Mahecha, notable pintor vinculado en diciembre de 1783 a esta Real Expedición, en la que trabajó de forma permanente hasta 1815, cuando se produjo su disolución. Fue de todos, el pintor que más tiempo trabajó en este proyecto. En 1816 colaboró en la preparación de los dibujos y materiales productos de la Expedición de Nueva Granada, los cuales fueron embalados en cajones y enviados a Madrid por los militares españoles Pablo Morillo y Pascual Enrile.

El calendario del próximo año, con un precio de venta de 15 euros, ya está disponible en la tienda del Real Jardín Botánico de Madrid y también se puede adquirir online


Ilustraciones botánicas de passifloras, flora de la pasion, pasionaria o flor del sufrimiento



PUEDE INTERESARTE

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado