Desierto florido en Anza-Borrego Desert, el parque estatal más grande y seco de California

Desierto florido en Anza-Borrego Desert, California | Foto © Elliot McGucken


Los desiertos, aunque siempre fascinantes, pueden parecer a simple vista lugares inhóspitos. Sin embargo, en algunos lugares, esos extraordinarios escenarios naturales se llenan de belleza y color cuando el milagro de la floración ocurre. Anza-Borrego Desert, en California, es uno de los pocos desiertos que experimentan esa sorprendente floración. Desde valientes y diminutas flores de menos de 1 centímetro de ancho, a grandes flores de hasta 15 centímetros de diámetro, cubren kilómetros de ese parque estatal, un fenómeno natural que solo sucede cada dos años en primavera, siempre que se den las condiciones favorables para ello.



Ubicado en el desierto del Colorado, 135 kilómetros al este de San Diego, el Parque Estatal del Desierto Anza-Borrego (Anza-Borrego Desert State Park) es un área central dentro de la Reserva de la Biosfera de los Desiertos de Mojave y Colorado. Con más de 230.000 hectáreas de terreno, que incluyen 12 áreas silvestres, es el parque estatal más grande, seco y caliente de California. Con su característico paisaje accidentado y profundos cañones, en verano, algunas zonas de la reserva registran temperaturas que se acercan o incluso rebasan los 50 °C.

El nombre de este desierto combina el del explorador español Juan Bautista de Anza, que cruzó el desierto en 1774, y la palabra española para referirse a la cría de la oveja que tiene uno o dos años (borrego), en alusión al borrego cimarrón (Ovis canadensis nelsoni) nativo de la región.

En Anza-Borrego destacan una serie de características naturales notables, pero, como todas las demás áreas desérticas del suroeste de California, es más colorido en la primavera y principios del verano, cuando florecen muchas especies de plantas herbáceas silvestres, suculentas y arbustos que, en los años húmedos, presentan espectaculares exhibiciones de flores en la mayor parte del parque, excepto en montañas altas, laderas rocosas, tierras baldías y algunas regiones desérticas arenosas. La temporada de lo que ellos denominan superbloom comienza en los desiertos más bajos a finales de febrero y avanza a través de tierras más altas hasta las laderas de las montañas y los cañones superiores en mayo.

Las plantas suculentas y los arbustos pueden ofrecer una interesante floración, pero, sin duda, las protagonistas de ese desierto son las coloridas y brillantes flores silvestres de numerosas plantas más pequeñas que cubren kilómetros del parque, y que van desde especies diminutas de menos de 1 cm de ancho, como la flor de Mimulus bigelovii, hasta la datura sagrada (Datura wrightii), cuyas grandes flores blancas pueden tener hasta 15 cm de diámetro. 


Las exhibiciones de flores silvestres son a menudo una cuestión de tiempo y cantidades generosas de lluvia, algo que suele suceder en otros desiertos floridos, como el de Atacama en Chile y el de Utah en Estados Unidos. En el caso del desierto de Anza-Borrego este fenómeno se produce cada dos años, después de una cantidad considerable de precipitación en otoño o invierno. Cuando se presenta un año húmedo, las semillas normalmente inactivas de cientos de diferentes especies de flores germinan y florecen espectacularmente. Además de las precipitaciones otoñales e invernales, la extensión, duración y calidad de las flores dependen en gran medida de las temperaturas medias de primavera e incluso la cantidad de viento.

Entre las especies más llamativas destacan el lirio del desierto (Hesperocallis undulata), la verbena de arena del desierto (Abronia villosa), diferentes especies de facelias con flores de color azul, malva o blanco (Phacelia spp), la achicoria del desierto (Rafinesquia neomexicana), la lavanda del desierto (Hyptis emoryi), diferentes especies de altramces, incluido el altramuz de Mojave (Lupinus sparsiflorus), la onagra de las dunas (Oenothera deltoides), la amapola de California (Eschscholzia californica) y el diente de león del desierto (Malacothrix glabrata).

Lirio del desierto (Hesperocallis undulata) | Foto © Scott Burnham 

Verbena de arena del desierto (Abronia villosa) | Foto © Elliot McGucken (45SURF Hero's Odyssey Mythology Photography)

Onagra de las dunas (Oenothera deltoides) |  Foto © Ed Post

Girasol del desierto (Geraea canescens) | Foto © Kevin

Achicoria del desierto (Rafinesquia neomexicana) |  Foto © Cactus Ray's Photos

Phacelia sp. | Foto © Elliot McGucken (45SURF Hero's Odyssey Mythology Photography)

Parece ser que esta primavera la floración ha sido escasa debido al año extremadamente seco que han sufrido en California, demasiado seco incluso para el desierto, lo que no ha permitido que se produzca esa esperada "superfloración", pero ha habido años extraordinariamente floridos y vendrán tiempos mejores. 

Verbena de arena del desierto (Abronia villosa), Leptosiphon aureus (flores amarillas) y lupinos o altramuces al fondo (Lupinus sp) | Foto © Denise Zuranski - Anza-Borrego Fundation




Ver también


TEMAS RELACIONADOS

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado