Un refugio verde para las personas y la vida silvestre ubicado en un entorno urbano degradado

Chelsea Flower Show 2021 | M&G Garden | Foto © RHS

 


No es de extrañar en absoluto, especialmente en los tiempos en que vivimos, que un jardín de exhibición que pretende llevar belleza y naturaleza a un entorno urbano degradado se convierta en uno de los favoritos en Chelsea Flower Show 2021, con un diseño e impecable ejecución que proyecta y muestra la transformación de áreas descuidadas en un espacio público donde las personas y la vida silvestre compartan y disfruten de los beneficios que le brinda la naturaleza.


Tenían todas la papeletas para conseguir el galardón al mejor jardín exhibición (Best in Show), pero no ha sido así, aunque Charlotte Harris Hugo Bugg (Harris Bugg Studio) sí han conseguido una merecida medalla de oro en la categoría Show Garden por su jardín patrocinado por M&G, entidad que también patrocina el festival de la RHS, un espacio diseñado para ser un refugio compartido de belleza natural y vida silvestre donde más lo necesitamos: el ajetreado entorno urbano.

Foto © RHS

Aunque pueda parecer oportunista, lo cierto es que el jardín estaba previsto exhibirse en la primavera de 2020, edición que tuvo que suspenderse debido a la pandemia, del mismo modo que hubo que retrasar el festival la pasada primavera y trasladar la fecha a septiembre. Es decir, el jardín se diseñó antes de la pandemia. Era necesario entonces, pero ahora, un año y medio después del inicio del confinamiento, las ventajas de disfrutar de espacios verdes en entornos urbanos son más evidentes, poderosas y significativas que nunca, de igual modo que la necesidad de crearlos es cada vez más relevante. No es necesario predicar, porque aquellas personas que se han visto atrapadas en un ambiente urbano durante el confinamiento han aprendido a valorar los espacios al aire libre saludables. Pero sí urge ponerse manos a la obra para que esos refugios verdes urbanos sean cada vez más frecuentes.

Charlotte Harris y Hugo Bugg | Foto © Crocus

Charlotte Harris y Hugo Bugg son diseñadores de jardín jóvenes, pero con un trayectoria individual exitosa, que decidieron asociarse en 2019, creando Harris Bugg Studio, su estudio de paisajismo con sede en Londres y Exeter. Uno de sus trabajos más recientes se refiere al diseño del Kitchen Garden construido en RHS Bridgewater, el quinto jardín de la RHS que se inauguró este verano (ver: Conociendo Bridgewater, el quinto jardín de la RHS).

Ambos han ganado medallas en Chelsea individualmente, ella en 2017 (ver: El agua dulce y el bosque boreal canadiense en Chelsea Flower Show 2017) y él en 2014 y 2016. Sin embargo, esta es la primera vez que se presentan al festival de forma conjunta como asociados, y lo han hecho con un 'parque de bolsillo' que tiene una estructura definida por materiales reciclados, que incluyen piezas de una vieja plataforma ferroviaria y una escultura construida con 100 metros lineales de tuberías de metal reutilizadas que se abre paso por el jardín, simulando un pasado industrial transformado.

Foto © Rebekah Kennington

Su intención al idear este proyecto era comprobar hasta qué punto Chelsea podría convertirse en una plataforma para experimentar con espacios verdes públicos. El jardín pretende transformar áreas descuidadas y desatendidas en nuevos y atractivos espacios verdes que se sitúan en los entornos urbanos de pueblos y ciudades. Una forma de inspirar y animar a diseñadores y comunidades a que comprueben hasta qué punto los lugares más inverosímiles pueden transformarse en espacios verdes acogedores y sostenibles.

A pesar de que el jardín estaba diseñado para su exhibición en primavera, parece ser que han podido conservar el ochenta por ciento del esquema de plantación. Con una paleta predominantemente otoñal, las cabezas de semillas y las plantas del esquema original de mayo, que ahora viven el final de su ciclo, se entremezclan entre gramíneas ornamentales y plantas vivaces de floración tardía. El resultado es un cálido jardín donde predominan tonos de bronces, cobres y rosas.

Entre las herbáceas perennes (vivaces) de floración tardía abundan aquellas que prosperan en sombra parcial, entre ellas, Aster sedifolius ‘Nana’, un híbrido de flores púrpura; Eurybia divaricata de flores blancas y Amsonia tabernaemontana de hojas dorada, acompañadas de gramíneas ornamentales como Deschampsia.

Foto © Rebekah Kennington

En las áreas más soleadas, destacan los tonos brillantes de otra gramínea, Sesleria autumnalis, proporcionando un color de bajo nivel que calma el amarillo brillante de x Solidaster y los tintes ardientes del follaje dividido de Aruncus dioicus ‘Horatio’. Las cabezas planas y blancas de la hermosa umbela de Selinum wallichianum, con hojas incisas en forma de encaje, agregan una nota fresca y limpia.

Los árboles han sido elegidos por su tolerancia a los extremos del clima urbano, e incluyen tres ejemplares de 10 metros de altura del majestuoso tupelo (Nyssa sylvatica), cuyo follaje verde oscuro da paso a un intenso color rojo otoñal con tonalidades naranjas, amarillas y moradas; las formas naturalistas y hojas plateadas las aporta el espino amarillo (Hippophae rhamnoides) y el eleagno conocido como olivo de otoño, Elaeagnus umbellata, que en esta época exhibe sus vibrantes bayas rojas.

Siempre que es posible, los materiales utilizados para crear el jardín se recuperan y reutilizan, incluida la escultura realizada con tuberías de metal. Además, todas las plantas tendrán un nuevo hogar una vez que finalice la presente edición de Chelsea Flower Show.

Foto ©  RHS

Foto © Rebekah Kennington

Foto © Rebekah Kennington

Foto © Rebekah Kennington

Foto © Rebekah Kennington


Fotos e información: RHS | HARRIS BUGG STUDIO (Rebekah Kennington) | Crocus


ROYAL HORTICULTURAL SOCIETY (RHS): QUÉ ES Y QUÉ HACE

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado