Rosales a raíz desnuda cultivados en contenedores reutilizados

Rosas inglesas a raíz desnuda cultivadas en barricas de madera reutilizadas
Rosa Princess Anne (Auskitchen) cultivada en barrica de madera | Foto: David Austin Roses


Normalmente se suelen elegir macetas de barro o de piedra para cultivar rosas, pero también podemos optar por crear un estilo rústico con contenedores reutilizados, como las barricas de madera partidas por la mitad y otro tipo de contenedores inusuales. Si nos decantamos por adquirir los rosales a raíz desnuda, no hay que olvidar que ahora, y hasta abril, es el momento adecuado para plantarlos. Solo tenemos que seleccionar la variedad adecuada, elegir el contenedor que queremos reutilizar y ponernos manos a la obra.


Quienes están buscando agregar más rosas al jardín, pero se están quedando sin espacio, o, incluso, aquellas personas que no disponen de jardín saben que tienen la posibilidad de cultivarlas en recipientes grandes en la terraza, porche, balcón o patio. Si se eligen dos variedades, el efecto puede resultar doblemente atractivo allí donde la situemos.

Rosas inglesas a raíz desnuda en contenedores reutilizados
Cuando llega el momento de comprar rosales, normalmente se suele pensar en rosales que vienen en macetas de plástico que después desechamos para plantar en el suelo o en algún tipo de contenedor. Pero ¿qué sucede si preferimos comprar los rosales a raíz desnuda, entre otras razones, porque son más baratos y evitamos el uso del plástico? No sucede nada, porque se pueden plantar en el suelo, pero también existe un buen número de variedades que son adecuadas para cultivar en macetas y contenedores. Eso sí, no hay que olvidar que la época adecuada para plantar los rosales a raíz desnuda comienza en noviembre y termina en abril. De este modo, conseguimos que broten saludables y, poco a poco, vayan floreciendo desde mediados o finales de la primavera y durante el verano, e incluso remontando cuando se trata de variedades con esa cualidad. Nada más atractivo que disfrutar de la belleza y fragancia de algunas rosas cuando los jardines otoñan.

Rosales a raíz desnuda | Foto: David Austin Roses

Con su hábito arbustivo y denso, las rosas inglesas son ideales para cultivar en macetas y contenedores grandes, es decir, que tengan una dimensión interna mínima de 45 x 45 centímetros (aproximadamente 60 litros) para permitir una profundidad adecuada de suelo. Si queremos poner dos variedades de rosas en un mismo contenedor, entonces lo ideal es que éste tenga unos 60 x 60 centímetros como mínimo.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que debemos dejar el rosal a raíz desnuda dos horas en remojo para hidratarlo. Para plantarlo, podemos utilizar un compost multiusos o sustrato universal de calidad, añadiéndole materia orgánica y algún tipo de drenaje. 


A medida que se llena el contenedor con el sustrato, es importante usar la mano para presionar ligeramente con el fin de evitar que se formen bolsas de aire. Llenamos hasta que esté aproximadamente a la mitad del contenedor, siempre asegurándonos de que el rosal puede encajar bien en la maceta y a la altura adecuada. 

Se coloca el rosal a raíz desnuda sobre la tierra en el centro y a unos 5 centímetros por debajo del borde de la maceta o contenedor. Mientras sostenemos el rosal a raíz desnuda sobre la maceta, podemos espolvorear abono de micorrizas en polvo sobre las raíces para estimular el sistema radicular, obteniendo con ello un mayor vigor, mayor resistencia a la sequía y floración más abundante. Continuamos llenando la maceta con el sustrato, reafirmando la tierra a medida que avanzamos. Finalmente, se riega bien, permitiendo que la humedad penetre en el sustrato y las raíces.

Rosa Gabriel Oak (Auscrowd) | Foto: David Austin Roses

Después, como he comentado en otras ocasiones, las condiciones de cultivo son, en líneas generales, similares a las de cualquier planta en maceta. Es recomendable utilizar pies de macetas para facilitar el drenaje. El riego suele ser mejor en las mañanas, y debemos hacerlo sobre el sustrato y no sobre el follaje. La frecuencia del riego va a depender de nuestra zona. En condiciones normales, dos o tres veces por semana es suficiente, pero en climas más cálidos serán necesario regar a diario. Para estar más seguros, lo mejor es introducir el dedo en el sustrato para comprobar si todavía está húmedo o, incluso, invertir en un medidor de humedad de suelo. También conviene fertilizarlas con un abono líquido cada diez días cuando están activas. Cuando los rosales están inactivos, conviene podarlos con un poco más de fuerza (hasta 10 cm) que los cultivados en el suelo, para inducir un nuevo crecimiento vigoroso desde la base.

Ver también: 10 rosas inglesas que crecen bien en maceta


Si todo sale bien, el resultado final puede ser muy parecido a lo que muestran las imágenes de David Austin Roses, con ejemplos de contenedores reutilizados, como barricas de madera o algún que otro barril de acero, que contienen diversas variedades de rosas, que incluyen rosas fragantes como Gabriel Oak (Auscrowd), Princess Anne (Auskitchen) o Desdemona (Auskindling). Inspiración y fragancia que no falte. 

Rosa Scepter'd Isle (Ausland) | Foto: David Austin Roses

Rosa Kew Gardens (Ausfence) | Foto: David Austin Roses

Rosa Eustacia Vye (Ausegdon) y Olivia Rose Austin (Ausmixture) | Foto: David Austin Roses

Rosa Roald Dahl | Foto: David Austin Roses


Fotos: David Austin Roses


TEMAS RELACIONADOS

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado