Un paseo por el Botànic de València: plantas crasas | El Blog de La Tabla

26 febrero 2013

Un paseo por el Botànic de València: plantas crasas

Como sucede con todos los jardines botánicos, el Jardí Botànic de la Universitat de València constituye un patrimonio que  tenemos cuidar y mimar entre todos. Hay que visitarlos con frecuencia para darles sentido y continuidad. 





Es mucho lo que se pueden decir de un jardín botánico y todo lo que de él se quiera comentar es imposible resumirlo en la entrada de un blog.  Del mismo modo que no se puede apreciar todo en un solo paseo. A los jardines hay que acudir muchas veces para ir recogiendo diferentes imágenes y así poder capturar mejor todo el repertorio de sensaciones que pueden ofrecernos sus plantas y su disposición.





Hace poco acudí a ver la exposición de Horts de Tarongers y quise aprovechar para hacer algunas fotos. Como la ciclogénesis explosiva había hecho acto de presencia ese domingo, pensé que lo mejor que podía hacer era dirigirme al extremo nororiental del jardín, donde se ubican las plantas crasas.  Es una zona habitualmente soleada (excepto ese día, todo hay que decirlo...) de 1.200 metros cuadrados de superficie. Allí existe una colección de suculentas iniciada a finales de los años sesenta. Las plantas están ordenadas siguiendo un criterio biogeográfico, de modo que cada continente tiene las más significativas Así, en la mitad sur encontramos plantas provenientes de desiertos cálidos y secos de África, como Aloe, aizoaceas, crasuláceas, además de flora suculenta canaria, representada por diferentes especies de Aeonium. En la mitad norte, plantas de los desiertos cálidos y secos de América, entre ellas, agaváceas y cactus.  

La Caseta del Romero a principios del siglo XX estaba destinada a la propagación de especies y allí trabajaba un jardinero que se llama así, Romero. Posteriormente, y no se sabe bien si como homenaje a su trabajo, allí se creó un romeral, lo que puede constituir también el origen del nombre de esta caseta. Sea como sea, ahí es donde ahora se alojan las plantas crasas más sensibles a las bajas temperaturas. Hoy os dejo con imágenes de ese día y, si os parece, volveremos para dar un paseo por otro rincón del Botànic. 








































Animo a aquellas personas que visiten Valencia a dar un paseo por su el Botànic y, por supuesto, empezar disfrutando de los graffitis de la entrada. Es un destino muy recomendable también por su ubicación. Junto a este jardín están,  entre otros lugares de interés,  el Jardín de las Hespérides, el tramo 4 de los Jardines del Turia y el IVAM. El barrio del Carmen y sus peculiares balcones están a un paso, así como las magnificas exposiciones en lugares con encanto como el Centro del Carmen. Caminando se puede llegar hasta el Jardín de Monforte, los Jardines del Real y resto de tramos de los Jardines del Turia. Y así,  suma y sigue, pero despacio, porque Valencia, como todas las ciudades se saborea más poco a poco. 

Nos vemos en el Botànic de València... y alrededores.




Colecciones Plantas Vivas | Plantas crasas



TAL VEZ  TE INTERESE




CONTENIDO RELACIONADO