Plataforma ajardinada del Museo del Prado | El Blog de La Tabla

24 octubre 2013

Plataforma ajardinada del Museo del Prado



En este artículo escrito por Pilar Tejela,  se exponen los elementos que definen el concepto de shakkei o ‘paisaje prestado’, técnica utilizada por los japoneses, donde el paisaje que está fuera del jardín se incorpora formando parte de él, haciéndolo de este modo más amplio.  Si tienes en tu entorno un paisaje idílico, hay que saber aprovecharlo e integrarlo en tu espacio. En los Jardines de Panrico, por ejemplo, el mar se convierte en ese 'paisaje prestado'.




La azotea del edificio del Museo del Prado de Madrid, incluida en la ampliación proyectada por el prestigioso arquitecto Rafael Moneo, une el museo con el claustro de la Iglesia de Los Jerónimos (el antiguo monasterio de san Jerónimo el Real). Allí se diseñó un jardín de boj que remite a los jardines del siglo XVIII. Es un laberinto que no está pensado para pasear por él pero sí cumple una función, la de unir visualmente el Museo del Prado con el vecino Jardín Botánico.

Resulta tentador agacharse para fotografiarlo y al hacerlo inevitablemente se funden los paisajes: en una dirección edificios, pero en la otra el arbolado del Jardín Botánico crea un paisaje mágico que hace imposible pensar que estás en pleno centro de Madrid.

Hice las fotos sin recordar esa técnica de ‘paisaje prestado’, pero Pilar Tejela ayer lo advirtió al ver la imagen que publiqué en twitter y tuve la tentación de enfocar esta entrada y las fotos que hice mientras me dirigía al Jardín Botánico, desde esa perspectiva. Porque, en realidad eso fue lo que hice con la cámara, ir robando paisajes, incluso el café frente al museo lo hace en sus cristales. Y robando, robando, al final el paisaje del Botánico me robó a mí.



















CONTENIDO RELACIONADO