Hablando de Alstroemeria hybrida | El Blog de La Tabla

15 noviembre 2013

Hablando de Alstroemeria hybrida


Es bella, pero sobre todo, agradecida, alegre y siempre está  activa. La aparente fragilidad de sus flores contrasta con la dureza y resistencia de una de las plantas más trabajadora  que conozco e intentaré contagiaros esa pasión.

¿Dónde empieza el mérito de la Alstroemeria hybrida?  Por supuesto, en  la naturaleza,  que nos brinda un material parental de extraordinaria belleza. Pero también en aquellos obtentores que invierten muchas horas y esfuerzo en conseguir híbridos que mejoran la capacidad de adaptación a diferentes condiciones climáticas.  Nosotros, los cultivadores,  somos el eslabón final que hace posible que se desarrollen y lleguen a los centros de jardinería y floristerías y posteriormente a los jardines, terrazas o balcones.

Vamos a empezar buscando a los ‘padres’ de la Alstroemeria hybrida. Para ello,  tendremos que viajar hasta América del Sur.  Allí, alrededor de 60 especies de Alstroemeria L. crecen silvestres en diferentes hábitats, desde la cordillera hasta los desiertos costeros.  Ese es el lugar de origen de los ascendientes de la alstroemeria que vemos en los centros de jardinería y que se ha obtenido a partir de cruces entre esas especies silvestres,  mayoritariamente procedentes de Chile.







Alstroemeria aurantiaca  (Chile) 
Alstroemeria haemantha , antes conocida como ligtu, (Chile)
Alstroemeria  ligtu (Chile)
Alstroemeria psitticina (A. pulchella) (Brasil)
Alstroemeria pulchra (Chile)
Alstroemeria versicolor (Chile)
Alstroemeria Revoluta (Chile)
Alstroemeria Umbellata (Chile)
Alstroemeria aurea (Chile)
Alstroemeria magnifica (Chile)
Alstroemeria diluta (Chile)
Alstroemeria diluta alba (Chile)
Alstroemeria hookerii (Chile)
Alstroemeria angustifolia (Chile)
Alstroemeria violácea (Chile)
Alstroemeria lutea Amarillo (Chile)
Alstroemeria  caryophyllaea (Brasil)
Alstroemeria pelegrina (Perú)




Los numerosos cultivares conseguidos a partir de esas hibridaciones,  al no pertenecer a una especie en particular, se les denomina colectivamente como Alstroemeria hybrida  y  a continuación se indica el nombre del obtentor y el de la variedad. 







Inicialmente se obtuvieron cultivares destinados  a  flor cortada. Pero en los últimos años se han ido incorporando híbridos específicos para jardín, algunos más compactos y adecuadas para macetas y jardineras;  y otros con tallos florales más altos que llenan el jardín de color y los jarrones de flores.  De modo que, cuando una alstroemeria no tiene un porte compacto e incluso los tallos florales tienden a caer un poco, no significa que sea una planta de calidad inferior,  sino que se trata de un cultivar óptimo para plantar en el jardín creando altura,  movimiento y con la posibilidad de obtener flor de corte. 













El color de las flores nos ayuda a conocer mejor sus necesidades para inducir la floración.  Cuando se trata de flores entre el amarillo y el blanco necesitan un periodo de frio más corto; días más cortos para florear y una temperatura más alta para que abra la flor, en comparación a  las variedades con flores de tonalidades rosa y naranja.



¿Y qué más nos puede interesar saber?  Por ejemplo, que el género Alstroemeria pertenece a la familia de las Alstromeriaceae y crece a partir de un rizoma que también desarrolla raíces de almacenamiento tuberosas y carnosas.  Tienen tallos independientes que se clasifican en: tallos florecidos, tallos con botones y tallos jóvenes. Normalmente los brotes que han desplegado más de 30 hojas son vegetativos y no florecerán.

¿Nos cuesta pronunciar su nombre? Als_troe_meria.  Si no lo conseguimos, también podemos llamarla como lo hacen en Chile (lirio de campo) o en Perú (lirio del Perú o lirio de los Incas). Que el nombre no sea un inconveniente para tener esta planta en casa.

Un dato curioso: Sus hojas, al brotar, giran 180º a medida que se despliegan, resultando un tanto inusual ver cómo la parte superior de la hoja se acaba convirtiendo en la posterior  y viceversa.




Muchos tirones con mucho cuidado: en el momento que el tallo esté amarillo o marchito, se debe arrancar tirando desde la base (no cortarlo) para estimular al rizoma a producir nuevos tallos.  Cuando la flor esté marchita, hay que arrancar de un tirón todo el tallo floral (no cortarlo). También  se recomienda arrancarle un tallo cada semana para estimular la producción de los nuevos, teniendo en cuenta el follaje y la estética de la planta. En agradecimiento, siempre veremos asomar algún brote nuevo en el rincón más insospechado, discretamente y sin molestar.

¿Qué hacer para que esté más contenta? Le gustan más los lugares fríos o cálidos. Estar al sol o semisombra.  Aunque no suele manifestar signo de deshidratación ante la falta de riego,  es importante mantener el suelo o sustrato bien húmedo, porque si se seca demasiado durante varios días,  las plantas -para sobrevivir a un período seco-  comienzan a producir raíces gruesas, lo que disminuirá la cantidad de brotes y flores. El abono regular en el riego  o de liberación lenta en primavera será la guinda para que tengamos una alstroemeria bien bonita en el jardín o terraza. 

Por lo demás, es mejor dejar  a la planta a su aire, no la agobies ni estés encima de ella, que después de esos pequeños mimos,  ya puede criarse sola y no va a abandonar tu casa.   Ahora solo me queda una duda ¿Os gusta la alstroemeria?


































  

















  




























CONTENIDO RELACIONADO