The Blanket. Cristina Rodrigues y las adufeiras | El Blog de La Tabla

08 agosto 2014

The Blanket. Cristina Rodrigues y las adufeiras




La vida tiene que ver con el disfrute y el arte es para todos.  Ese lema conduce las instalaciones de arte de Cristina Rodrigues. Su inspiración viene de las comunidades rurales de su país, Portugal,  de su progresiva disminución y la consiguiente pérdida de tradiciones locales.





Bajo esas premisas, ha realizado el trabajo “Women From My Country" (Mujeres De Mi País) que se expone en la Catedral de Manchester desde el pasado mes de julio y permanecerá hasta Septiembre.  Está compuesto por tres grandes instalaciones: 'The Blanket', 'The Queen' and 'Enlightenment'.






Sin duda, la más llamativa de todas es The Blanket (la manta). En esta instalación,  Cristina rinde homenaje a las mujeres rurales y su papel en el mantenimiento de las tradiciones. 

Trenza cintas de seda de diversos colores y delicados encajes portugueses, donde engarza los tradicionales adufes portugueses, esos increíbles panderos cuadrados, herederos del adufe árabe. Se trata de un pandero cuadrangular, hecho a mano y creado con piel de oveja hervida que se va estirando sobre un marco de madera, decorado con vivos colores para mejorar su aspecto. Las semillas o sonajas pequeñas que llevan dentro enriquecen la sonoridad. El adufe se coge con los dedos pulgares de ambas manos y por el dedo índice derecho, dejando libres los demás dedos para repercutir.  Es habitual en fiestas y romerías del centro-este de Portugal, donde tradicionalmente solían ejecutarlo exclusivamente las mujeres, las adufeiras






Va por ellas, por las adufeiras y por Cristina Rodrigues;  por el arte, por las comunidades rurales y, cómo no, por el deleite. Que la vida es para disfrutar y el arte para compartirlo.  





"Senhora Do Almortao"

Senhora, senhora do Almortão
Senhora do Almortão
Ó minha linda raiana
Virai costas a Castela
Não queirais ser castelhana

Senhora, senhora do Almortão
Senhora do Almortão
A vossa capela cheira
Cheira a cravos cheira a rosas
Cheira a flor de laranjeira

Senhora, senhora do Almortão
Senhora do Almortão
Eu pró ano não prometo
Que me morreu o amor
Ando vestida de preto


















CONTENIDO RELACIONADO