Xerojardinería según Silvia Burés | El Blog de La Tabla

10 noviembre 2014

Xerojardinería según Silvia Burés




"Al César lo que es del César" y a Silvia Burés lo que le corresponde: el término Xerojardinería y Xerojardín.


En Estados Unidos se estableció, en 1981,  el término Xeriscape (del griego “xero” que significa seco y el término inglés “scape” extraído de “landscape”, paisaje), para hacer referencia a la jardinería con un uso eficiente del agua. Se trataba de equilibrar estética y sostenibilidad.


Esa nueva corriente de jardinería la introdujo Silvia Burés en España, cuando publicó, en 1991 el libro El Xeriscape, un nuevo concepto de jardineria; y en 1993, acuñó el término, al publicar su libro Xerojardinería, que define así:

“La Xerojardinería® se basa en hacer una buena gestión de los recursos naturales (agua, fertilizantes), hacer una buena gestión agronómica de la plantación y del mantenimiento de los jardines, adaptando las especies a las condiciones edafoclimáticas del lugar y utilizando las más nuevas tecnologías en la gestión del riego, manejo de la reserva hídrica del sustrato y de las redes hidráulicas. La Xerojardinería® se basa en conocer la fisiología y origen de las plantas para seleccionar las que se adapten mejor al medio, así como a realizar un diseño que incorpore los conocimientos técnicos necesarios, puesto que un diseño sostenible requiere de una planificación previa”



Establece como Principios Básicos de la Xerojardíneria los siguientes:

  1. Planificación y Diseño.
Un jardín bien planificado tiene en cuenta las condiciones climáticas y microclimáticas del lugar, la vegetación existente y las condiciones topográficas, el uso previsto y los deseos de la propiedad y, además, la zonalización o agrupación del material vegetal según sus necesidades de agua.

  1. Análisis de Suelo.
Las características del suelo acotan el número de especies a utilizar en jardinería. La Xerojardinería® favorece la utilización de especies que se adapten a las condiciones texturales, a los márgenes de pH o salinidad del suelo, juntamente con un manejo adecuado del riego y establecimiento de sistemas de drenaje.

  1. Selección Adecuada de Plantas.
La elección de las plantas en Xerojardinería® es fundamental y debe tener en cuenta los factores medioambientales de la zona donde se encuentra el jardín. El conocimiento de la vegetación autóctona se constituye como imprescindible para poder elegir con más rigor las plantas que se vayan a utilizar este tipo de jardinería.

  1. Zonas de Césped Prácticas.
El césped se debe situar en aquellas zonas del jardín donde proporcionará un mayor beneficio funcional. El césped no se debe tratar como un material de relleno sino como un elemento principal planificado.

  1. Riego Eficiente.
La aplicación de métodos, como el del coeficiente de jardín permite estimar las necesidades de agua de las plantas. Además se puede aumentar la eficiencia del riego mediante el uso de sensores de humedad o de tensiómetros, y desarrollando sistemas (goteo, microaspersión, etc.) que optimizan el consumo de agua.

  1. Uso de Cubiertas del Suelo.
El uso de cubiertas o "mulching" en jardinería evita la pérdida de agua en superficie y permite a la vez que el agua penetre con mayor facilidad hacia la zona de raíces, contribuyendo a evitar la erosión y la escorrentía superficial.

  1. Mantenimiento Adecuado.
Muchas prácticas culturales pueden ayudar a ahorrar agua en el jardín, desarrollando plantas más endurecidas y con un sistema de raíces más eficaz en el aprovechamiento del agua. 



Hoy en día esta corriente en diseño de jardines no es solo una moda o una tendencia, evidentemente es ya una necesidad. Lo vemos a diario. Pero hay que seguir trabajando sobre ese concepto, ampliarlo si es necesario, mejorarlo en lo que se pueda y, sobre todo, difundirlo. Porque lo que hemos visto hasta ahora probablemente es solo el comienzo de un gran amistad. 









CONTENIDO RELACIONADO