Orquídeas Ibéricas: Características y Géneros | El Blog de La Tabla

10 enero 2015

Orquídeas Ibéricas: Características y Géneros


foto © www.orquideasibericas.info

Hace unos días veíamos cómo se puede disfrutar de orquídeas procedentes de zonas templadas desde Europa hasta el sur de Australia y en montañas subtropicales, sin necesidad de ceñirnos a aquellas orquídeas procedentes de países tropicales (y de indiscutible belleza).


En ocasiones se trata de orquídeas silvestres, por eso no tiene sentido que se busquen en un vivero, puesto que las plantas silvestres, como es lógico, se admiran en su hábitat natural. No podemos tener en nuestros jardines todas las plantas que se nos antojen y en ocasiones debemos conformarnos con observar y tocar lo justo.

Dicho esto, me gustaría afinar un poco más la búsqueda de esas orquídeas procedentes de zonas templadas y nos vamos a situar en la Península Ibérica  (España, Portugal y Andorra) así como las Islas Baleares. Hablaremos de esas orquídeas ibéricas que he mencionado en este blog en más de una ocasión, facilitando enlaces para profundizar en su conocimiento. Pero como esos enlaces pueden pasar desapercibidos, hoy –y para que no se nos escape ningún detalle- he querido transcribir la información que se facilita desde el sitio web de Orquídeas Ibéricas es decir, nos vamos a situar en la Península Ibérica y Baleares para conocer mejor a una de las familias más admiradas del Reino Vegetal (Orquidiaceae), sus características y aquellos géneros que componen las que se encuentran en toda esa zona.


foto © www.orquideasibericas.info


Primero nos muestran algunas GENERALIDADES

La familia de las orquídeas forma parte del orden Asparagales, dentro del conjunto de plantas con flores que comúnmente se denominan angiospermas monocotiledóneas. Según las más recientes compilaciones, consta de unas 25.000 especies silvestres conocidas, lo que la sitúa entre las más amplias del Reino Vegetal, probablemente la segunda después de las Asteráceas.

Se encuentran distribuidas por toda la superficie del globo a excepción de las zonas polares y los desiertos más secos. La mayor riqueza de orquídeas suele atribuirse a territorios tales como el sureste asiático o Centroamérica. No obstante, según Philip Cribb y Rafael Govaerts, la máxima densidad de especies se encuentra en la franja norte de la región andina, entre Ecuador y Colombia.

También es de destacar el interés ornamental de estas plantas, lo que ha conducido a la proliferación de híbridos y cultivares de origen artificial, que suman quizá más de 100.000.


foto © www.orquideasibericas.info


También nos hablan de EL HABITO

En nuestra flora, todas las orquídeas son terrestres. No obstante, la gran mayoría de las especies de esta familia se desarrollan en el ámbito tropical y subtropical, y abundan las que viven sobre grandes árboles (epífitas) o las trepadoras. Entre estas últimas se encuentra una de las más conocidas por sus aplicaciones aromáticas, la vainilla.

Todas las orquídeas son plantas perennes, en algunos casos mediante órganos subterráneos no visibles durante la estación desfavorable (las nuestras).


Nos detallan SU ESTRUCTURA

  • Parte  subterránea

Las orquídeas ibéricas, todas ellas terrestres, carecen de algunas complicadas estructuras propias de las especies epífitas tropicales, tales como el velamen radicum o las raíces fotosintéticas.
En nuestras latitudes, la parte subterránea de las orquídeas adopta fundamentalmente dos modelos: tubérculos y rizomas.
  • Los tubérculos, redondeados a elipsoidales o de aspecto palmeado, aparecen frecuentemente juntos en número de dos, de modo que asemejan un par de testículos, que es exactamente lo que significa "orchis" en griego.
  • Los rizomas, de estructura más bien alargada en sentido horizontal. Ambos sirven para almacenar nutrientes que permiten a la planta desarrollar la parte aérea a cada nueva primavera. También funcionan como órganos de multiplicación vegetativa.

foto © www.orquideasibericas.info

  • El tallo

Los tallos aéreos de las orquídeas ibéricas tienen crecimiento vertical y terminan en la inflorescencia, es decir, son de tipo escapo. Los de nuestras especies no se ramifican. Como ya se ha mencionado, no contamos en nuestra flora con especies trepadoras ni epífitas.
En cuanto a su estructura interna, es la típica de las monocotiledóneas, con haces vasculares dispersos en el seno de un tejido parenquimático rico en agua. Puede ser hueco o macizo.

foto © www.orquideasibericas.info

  • Las hojas

Tienen la morfología y la anatomía propia de las hojas de las monocotiledóneas, con formas ovaladas, lanceoladas o casi lineares, con varios nervios que nacen desde la base, discurren más o menos paralelos y quedan conectados por una fina red de nervios secundarios.
En algunos géneros pueden tener manchas oscuras (máculas) tanto por el haz como por el envés.
Pueden disponerse en roseta basal o a lo largo del tallo; cuando existen de ambos tipos, las segundas son de menor tamaño.
En las especies de nutrición heterótrofa, quedan reducidas a pequeñas escamas más o menos amarillentas o violáceas.
Entre nuestras especies, solo en Goodyera repens se puede apreciar una estructura semejante a un pecíolo.

  • La inflorescencia

En nuestras especies es de tipo racimo o espiga en disposición terminal respecto al tallo aéreo, sin ramificar. Las flores nacen en la axila de una bráctea más o menos conspicua, con frecuencia más larga que la propia flor, verde o coloreada.
El número de flores varía desde 1-4 en el caso de Cypripedium calceolus hasta más de 60 en representantes de los géneros Himantoglossum, Dactylorhiza y Anacamptis.

foto © www.orquideasibericas.info

  • La flor

La flor de las orquídeas, a pesar de la enorme variabilidad que manifiesta, resulta muy fácil de reconocer.  Son mayoritariamente zigomorfas, es decir, tienen un solo plano de simetría y, por lo común, hermafroditas (son muy raras las unisexuales). No se conoce ninguna especie dioica. Constan de dos verticilos de tres piezas estériles y ovario ínfero.  En este enlace explican las partes de la flor con todo detalle.

foto © www.orquideasibericas.info

  • El fruto

El ovario es tricarpelar e ínfero. El fruto es seco. Se trata de un tipo especial de cápsula fisurícida. La abertura es longitudinal mediante grietas a lo largo de los carpelos, y no por la soldadura de estos. Habitualmente las valvas permanecen unidas por el extremo. Existen rarísimos casos de frutos carnosos, pero no en nuestra flora.
Dentro de un mismo género, o incluso entre distintos géneros de nuestra flora, es prácticamente imposible reconocer las especies basándose en la morfología de los frutos, por lo que son necesarias las piezas florales para tal finalidad.

  • Las semillas

Los representantes de la familia Orchidaceae presentan semillas de pequeño tamaño y peso, por lo que en algunos antiguos tratados de Sistemática Botánica se incluyeron en el orden Microspermae, junto con la familia Burmanniaceae.
La morfología general de las semillas varía desde filiforme a fusiforme o mazuda, y en algunos géneros se observan apéndices semejantes a alas o protuberancias, cuya función está relacionada con la dispersión por el viento.
Su tamaño oscila desde pocas micras hasta aproximadamente unos 5 milímetros, y su peso varía de 1 a 22 microgramos. Tenéis más detalles en este enlace.


Nos hablan de sus peculiares MODOS DE VIDA

Una de las peculiaridades de las orquídeas está relacionada con el proceso de germinación de las semillas. Como se menciona en el capítulo dedicado a éstas, carecen de endosperma o tejido nutritivo, por lo que requieren de agentes externos que aporten al embrión los nutrientes necesarios para germinar. En las orquídeas, son hongos los encargados de tal función, penetrando las hifas por el polo micropilar de la semilla y nutriendo al embrión y a la plántula en las primeras etapas de desarrollo.

A partir de este momento, la orquídea desarrolla distintos tipos de vida. Lo más habitual es que se forme clorofila, realice la fotosíntesis y se comporte como autótrofa, modelo más generalizado entre las plantas.

En ocasiones, la clorofila se produce en escasa cantidad (Limodorum) o no se produce, y la orquídea adopta un modo de vida heterótrofo, dependiendo de los hongos para su nutrición a lo largo de toda su vida, como sucede por ejemplo en Neottia nidus-avis.
Hay un tercer grupo de orquídeas, entre las que se encuentran géneros como Cephalanthera y Epipactis, que se comportan como micoheterótrofas, ya que aunque tienen capacidad para realizar la fotosíntesis,  buena parte de su nutrición procede de los hongos con los que están asociados.

Curiosamente, a lo largo de la vida de una orquídea, se pueden establecer relaciones con diferentes especies de hongos.


Nos muestran dónde encontrarlas: DISTRIBUCIONES GEOGRÁFICAS de las orquídeas ibéricas

A partir de los datos corológicos obtenidos y revisados a partir de diversas fuentes (datos propios, herbarios, bibliografía más fidedigna, páginas web y comunicaciones personales solventes) se han elaborado los mapas de distribución que acompañan las fichas de cada una de las especies consideradas en esta página.

foto © www.orquideasibericas.info



En algunos casos, se pueden ver manchas de color verde, distinto del rojo habitual. Con ello hemos querido destacar citas llamativamente alejadas del área típica de la especie y que resultan dudosas.


Orchidaceae en la Península Ibérica: LOS GÉNEROS

¿Habéis aprendido mucho? Yo sí, aunque tengo que repasar un poco... Pero antes, tenemos que ver también qué géneros existen, dentro de la familia Orchidaceae en la Península Ibérica, y, además, qué especies podemos encontrar en cada uno de esos género. ¿Vamos? Esta vez tenéis que pinchar en su enlace: aquí o en las imágenes y podréis disfrutar de las fotos e información de cada una de ellas.

foto © www.orquideasibericas.info


Ahora, sí, voy a repasar todo lo dicho, porque de las orquídeas, como de la vida, hay siempre mucho que aprender y mejor no dejar de hacerlo nunca, por si acaso… ¿no os parece?. 





Orquídeas en el jardín. Hardy orchids


La bella Pilar. Última orquídea de Cullera


Orquídeas 2014 en Kew Gardens. Cazadores de plantas


Seductoras orquídeas
























CONTENIDO RELACIONADO