De jardines secretos y bosques. Libros para colorear | El Blog de La Tabla

25 marzo 2015

De jardines secretos y bosques. Libros para colorear




El pasado 29 de enero anunciaba que ya había vendido un millón de copias de su libro, El Jardín Secreto, en todo el mundo. Eso son muchos jardines coloreados ¿no os parece?

Desde el año 2012 la moda de los libros de colorear para adultos se ha instalado con comodidad. Esa tendencia se inició en Francia y la diferencia con respecto a los libros para niños es que en este caso la imaginación de cada uno juega un papel importante, puesto que no hay números que nos indiquen qué colores tenemos que utilizar en cada dibujo, faltaría más…


En su momento, esta moda se reforzó con la publicación de un artículo en el que se hablaba del efecto beneficioso de pintar y colorear para reducir el estrés. Dicho y hecho. Mandalas, jardines y otros modelos se presentaron en forma de libros, publicados en diferentes países, que contenían láminas de “arte antiestres”, “arte terapia” etc. Hasta Forges ha publicado un libro con sus dibujos para que los coloreemos (eso sí que es una buena carambola; doble terapia: reírse y colorear).


Entre toda esa oferta, los dibujos de la ilustradora escocesa Johanna Basford brillan especialmente, al menos a mí me lo parece. El libro que comentaba al inicio, El Jardín Secreto, contiene dibujos en blanco y negro en los que nos esperan, entre otras cosas, 63 mariquitas, pájaros muy cantarines, 116 mariposas y hasta un tiburón. Y ¿qué jardín le sirvió de inspiración? Los jardines de Brodick Castle en Escocia, donde su abuelo vivió y trabajó como jardinero.

A ese libro le siguió El bosque Encantado, que va por su segunda edición, con más de 2.500 copias vendidas. En este caso, la artista nos invita a explorar la naturaleza. Para llegar al Castillo escondido en ese bosque, tendremos que cruzar un camino cubierto por una maraña de helechos; árboles; casas mágicas y un sinfín de elementos que hacen de ese recorrido toda una aventura que nos invita a soñar, imaginar y, por supuesto, a colorear.  

Es un fenómeno, de momento, imparable. Para motivar aún más, la autora ofrece a sus lectores la posibilidad de subir sus obras (los dibujos ya coloreados) indicando qué tipo de rotuladores y lápices han utilizado. Ha creado una galería en la que los va incluyendo. Una exposición de dibujos que, aunque basados en un mismo patrón, se impregnan de la personalidad de quien los colorea, dando como resultado pequeñas escenas de jardín que, siendo similares, transmiten diferentes emociones.


Lo cierto es que esta moda, en este caso, nos lleva a una cuestión cada vez mas probada: los jardines ejercen un efecto beneficiosos para la salud, física y mental. Crearlos; mantenerlos; disfrutarlos; pasear por ellos; sentarse a leer; fotografiarlos; pintarlos; dibujarlos o, simplemente, colorearlos, como cuando éramos niños... y ¡no vale salirse del contorno!










CONTENIDO RELACIONADO