Álvaro Sampedro, jardinero paisajista. El espacio (no) importa | El Blog de La Tabla

28 abril 2015

Álvaro Sampedro, jardinero paisajista. El espacio (no) importa



Es optimista y afirma que poco a poco estamos recuperando el interés por la Naturaleza, ese interés que parece algo perdido y que, según sus palabras, nos ha llevado a una sociedad hostil.


“Los jardines no deben ser evidentes, hay que descubrirlos” 

Se llama Álvaro Sampedro y es jardinero paisajista de profesión, devoción y afición. Decidió serlo cuando su vida estaba resuelta profesionalmente en otro ámbito y cambió ese rumbo profesional. No es relevante conocer el motivo, pero es interesante descubrir sus inquietudes, porque nos ayudan a interpretar mucho mejor su trabajo.

El comentario que hago al inicio no es una frase hecha que Álvaro mencione gratuitamente. Sabe por qué lo dice y comparto su punto de vista cuando afirma que antes de plantearse tener un jardín, es fundamental recuperar valores básicos que nos devuelvan el respeto hacia la Naturaleza.



Trabaja jardines urbanos de diferentes tamaños, pero también diseña espacios en jardines grandes y fincas, su ultimo jardín lo ha realizado en Dallas. Le pedí expresamente que me enviara fotos de sus trabajos en jardines más reducidos, porque he visto muchas de las imágenes que comparte en redes sociales y siempre he percibido esos espacios como un jardín en toda regla, donde la belleza  no necesita metros cuadrados para exhibirse con todos los honores. Resuelve muy bien ese tipo de formato y quería compartirlo aquí. Son rincones que llena de vida con una delicadeza que es, sin duda, fruto de ese respeto y admiración por las plantas y el paisaje, de esa observación que después nos devuelve imágenes inspiradoras. 


“En mis trabajos intento fusionar el interior con el exterior”

Un sueño, claro que sí, pero de esos sueños que son fáciles de  cumplir. En parte, gracias a la habilidad de la persona que es capaz de crear esa atmósfera y, también, gracias a quienes lo disfrutan y son capaces de fundir esos dos espacios, el interior y el exterior, con su mirada y su actitud hacia cada uno de ellos. 

En los jardines, sucede como en las casas, de nada nos sirve tener un salón decorado de forma exquisita, si no sabemos “usarlo”. Porque ese es otro de los objetivos de Álvaro, conseguir que sus clientes no se conformen con el “llave en mano”, sino que su deseo es que sean capaces de disfrutar del jardín y, además, implicarse para mantenerlo vivo en el sentido más amplio de ese término.



Uno de los elementos con los que suele trabajar es el agua. Alvaro también es pintor, de modo que sabe que el agua, no solo aporta un ambiente fresco al jardín, también permite jugar con las infinitas posibilidades que proporciona la luz que se refleja en ella a largo del día.

Otro de sus platos fuertes es incorporar pequeños espacios ajardinados a los centros de trabajo. Sabe bien que los espacios verdes contribuyen a crear un buen ambiente que se traduce en un mayor rendimiento laboral.

Los trabajos de Àlvaro pretenden “Provocar la entrada de la naturaleza dentro de casa, lo que ayuda a tener un mayor contacto con lo básico”. Y creo que lo consigue. 




















CONTENIDO RELACIONADO