Senderos de otoño en el Real Jardín Botánico de Madrid | El Blog de La Tabla

18 diciembre 2015

Senderos de otoño en el Real Jardín Botánico de Madrid


Sendero de otoño con hojas en el Real Jardín Botánico Madrid - Foto Maria Bellet

Las hojas, protagonistas indiscutibles del otoño, han ido creando a lo largo de la estación mágicos senderos en el Real Jardín Botánico de Madrid. Pero detrás de esa estampa otoñal tan sugerente hay muchos motivos, además de los meramente estéticos.



Ayer compartían esta foto (imagen superior), que muestra esa estampa otoñal en todo su esplendor. A punto de comenzar el invierno, la limpieza selectiva de hojas en sus paseos ha dejado un maravilloso contraste de colores. Las hojas no se retirarán hasta que se inicie su deterioro y el color de las mismas ya no sea un elemento compositivo del Jardín, explican desde la organización.


El Real Jardín Botánico de Madrid ha puesto, un año más, el otoño a los pies de sus visitantes al realizar en algunos de sus paseos y glorietas una limpieza selectiva de hojas. Con ello se pretende mostrar, desde el suelo hasta las copas de los árboles el cromatismo de las hojas otoñales, un contraste visual que atrae los ojos y los objetivos fotográficos de muchas personas, y muy importante en el diseño de los jardines.

Cada año, los árboles caducifolios o deciduos refrescan todas sus hojas perdiendo el follaje al llegar el otoño. Las horas de luz disminuyen, la emisión del sol es menos intensa, los suelos se hielan y dificultan la llegada de nutrientes y así, con la ayuda del viento y la lluvia, las hojas terminan poblando nuestros suelos. Resulta una estampa distinta ver los árboles como se van quedando desnudos y, sin embargo, también se puede gozar antes de la caída del variado colorido de las hojas de otoño.

Los caminos donde las plantas dejan caer sus hojas al suelo aportan interesantes tonalidades rojas, ocres, anaranjadas o amarillas y así en algunas de esas zonas del Botánico no se retirarán hasta que se inicie su deterioro y el color de las mismas no sea ya un elemento de composición en el Jardín. De esta manera se persigue que los visitantes sientan el otoño, disfruten con la imagen que corresponde a esta época del año, y se recreen con una fotografía de una gama y una tonalidad distinta. 


Un otoño que se escapa y unas fotos que lo recorren para recordar sus colores. 



Fotos cortesía: Marisa Esteban | Maria Bellet | © RJB-CSIC





CONTENIDO RELACIONADO