Recorriendo el calor entre jardines y flores

Gaura lindheimeri whirling butterflies
Gaura lindheimeri whirling butterflies

Dicen que comenzó el pasado 21 de julio, pero yo tengo la sensación haberla visto por aquí cerca mucho antes… Hablo de la canícula, que se inicia unos días más tarde del comienzo del verano y es la temporada de más calor del año.


A partir del 21 de julio, la canícula nos hacer recorrer un mes de calor realmente asfixiante. Este término deriva de canis (perro) y hace referencia a la estrella Sirio (“la abrasadora”) de la constelación Canis maior, la más brillante del cielo nocturno durante el verano del hemisferio norte.

Nuestros antepasados pensaban que cuanto más brillaba esta estrella, más calor les esperaría en los días siguientes. Algo que viene muy bien para prepararse ante posibles golpes de calor, esos a los que son más vulnerables los niños, ancianos y personas enfermas.

Cabezas de cebollino. Allium schoenoprasum
Cabezas de cebollino. Allium schoenoprasum


Si hablamos en términos de jardinería, los golpes de calor en ocasiones hacen estragos en las plantas y siempre son un lastre para poder lograr un mantenimiento sin recurrir a gastos excesivos de agua.

Dalia. Dahlia cactus
Dalia. Dahlia cactus


Y así, con más o menos calor, con agua y algún que otro recurso para escaparme a lugares más frescos, aunque solo sea en fotografías o pinturas, he ido recorriendo en mi Instagram lo que va de verano, que es algo más de un mes, pero un mes muy largo. Este verano, os espero en mi Instagram




Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado