"Claustro mayor de la Merced" y patios del Museo de Bellas Artes de Sevilla

"Claustro mayor de la Merced", 1905-1910, Gonzalo Bilbao Martínez •• Museo de Bellas Artes de Sevilla


En el arte pictórico, el patio suele considerarse como una variación de la especialidad del jardín dentro del género del paisaje. Los jardines andaluces, y en concreto los patios con fuentes, estanques y plantas, fueron los protagonistas de muchas de las pinturas Gonzalo Bilbao, pintor costumbrista español de la escuela sevillana.


Efectivamente, el paisaje fue uno de los géneros más importantes dentro de la producción pictórica de Gonzalo Bilbao Martínez (Sevilla 1860-Madrid 1938), en especial el tema del paisaje natural, que se había convertido en el género de moda en la pintura española de finales de siglo XIX, fundamentalmente por la influencia del impresionismo francés. En su obra, están recogidas todas las tipologías de paisaje: urbano, rústico, marinas, y no sólo paisajes de Andalucía sino de otros lugares españoles y extranjeros.


"Claustro mayor de la Merced", la pintura


El cuadro que he decidido guardar hoy en blog nos lleva a Sevilla, donde Gonzalo Bilbao pintó uno de los patios, el mayor de ellos, del antiguo convento medieval, hoy Museo de Bellas Artes de Sevilla. Así lo indica el título del cuadro, Claustro mayor de la Merced.


Detalle "Claustro mayor de la Merced", 1905-1910, Gonzalo Bilbao •• Museo de Bellas Artes de Sevilla

Detalle "Claustro mayor de la Merced", 1905-1910, Gonzalo Bilbao •• Museo de Bellas Artes de Sevilla


En esta pintura, fechada entre 1905 y 1910, la composición está centralizada por la fuente de dos cuerpos.  Sin embargo, esa fuente en realidad es un motivo secundario dentro de la obra, ya que la esencia se encuentra en el estudio cromático. El sol, al incidir sobre flores y plantas, enardece los verdes, rojos, rosas y blancos. En contraste, una de las galerías del claustro, zona dominada por las sombras, aparece en el fondo. Difícil apreciar los detalles e identificar especies porque los trazos son amplios, sin perfilar las paredes, las macetas o las flores.



Antiguo Convento de la Merced

Lo que resulta más sencillo es averiguar algo más acerca del Antiguo Convento de la Merced, que perteneció a los religiosos de la Orden Mercedaria. En 1839, tras la desamortización, el convento se destinó al uso del actual Museo de Bellas Artes de Sevilla, convirtiéndose en la segunda pinacoteca del país, después del Museo del Prado. En su importante colección de arte barroco, destacan los cuadros de Murillo, pero hay también numerosas obras de otros artistas de la época como Zurbarán o el Greco.

La configuración actual del edificio del Museo de Bellas Artes de Sevilla responde a la renovación del antiguo convento medieval iniciada por el arquitecto Juan de Oviedo y de la Bandera a partir de 1602, cuya obra finalizó definitivamente en 1662, pasando a formar parte del patrimonio monumental del manierismo andaluz.

Escalera imperial, cúpula de la escalera, arco de acceso a Patio del Aljibe y fachada del Museo de Bellas Artes de Sevilla


Desde su fundación como museo, el edificio ha experimentado tres grandes intervenciones. La primera, entre 1868 y 1898, con la restauración de las arquerías y muros del primer piso, solado de los claustros y su alicatado con azulejos procedentes de conventos desamortizados. La segunda, entre 1942 y 1945, con la apertura del patio de las Conchas en el espacio de la antigua sacristía y el traslado de la fachada principal de la antigua portada barroca a la calle Bailén. La tercera, iniciada en 1987 y culminada en 1993, se desarrolló en varias fases con el objetivo de lograr una rehabilitación total del edificio y su adecuación a las múltiples exigencias de la moderna museografía.



Los Claustros

El convento se forma en tomo a varios claustros, con una escalera imperial que articula los tres principales:


Claustro Mayor

Era el centro de la vida cotidiana de la comunidad y es el más amplio del monasterio, de 22 por 24 metros de lado, con un desarrollo de cinco por seis intercolumnios. Fue trazado por Juan de Oviedo, y transformado en su piso alto por Leonardo de Figueroa en 1724. 

El cuerpo inferior está formado por arcos de medio punto sobre columnas pareadas de mármol que descansan sobre un zócalo corrido cubierto por paneles cerámicos, en el que se abren algunos huecos. La segunda planta, reformada por Figueroa, es de ladrillo, con balcones separados por columnas jónicas pareadas.

Claustro Mayor •• Museo de Bellas Artes de Sevilla



Claustro de los Bojes

Diseñado por Juan de Oviedo y construido hacia 1612, con esbeltas columnas toscanas de mármol blanco en la planta inferior. En la actualidad, el patio no está plantado con boj (Buxus sempervirens) sino con arrayanes (Myrtus communis)

Patio de los Bojes •• Museo de Bellas Artes de Sevilla


Patio del Aljibe

Es el patio por el que actualmente se accede al Museo. Primitivamente era el más doméstico y daba paso a su izquierda a otros patios hoy desaparecidos. Toma el nombre del aljibe que tiene en su centro, rodeado de macetas con acebuches (Olea europaea var. sylvestris) recortados en bola.

Patio del Aljibe •• Museo de Bellas Artes de Sevilla


Hay un cuarto patio de pequeñas dimensiones llamado El Patio de las Conchas, que ocupa el espacio de la antigua sacristía. Tiene un estanque central con una pequeña fuente en uno de los extremos, rodeado por un seto bajo boj (Buxus sempervirens) y está decorado con numerosas macetas con plantas.

Patio de las Conchas •• Museo de Bellas Artes de Sevilla


Quería guardar un cuadro que me fascinó y acabé cautivada también por los patios del Museo de Bellas Artes de Sevilla, donde Gonzalo Bilbao pintó ese claustro con macetas y flores encendidas por la luz del sol. Es lo que tiene el arte, en cualquiera de sus facetas, que una vez que empiezas a disfrutarlo ya no quieres dejar de hacerlo.


Museo de Bellas Artes (Sevilla)
Claustro Mayor (Diciembre 2014) •• Museo de Bellas Artes de Sevilla






PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA