Hojas y otoño en los jardines de Aranjuez

Estanque de los Chinescos, Jardín del Príncipe (J. Aranjuez) •• Flickr


Las hojas ocres, naranjas o amarillas de los árboles invitan a muy diversos recorridos, especialmente en algunos parques y jardines históricos, que parecen empeñarse en atraer nuestra atención a medida que avanza el otoño.


En su día hablé de la explosión de color de los árboles en otoño en el Real Jardín Botánico de Madrid. También mostré sus alfombras de hojas, que mantienen en los senderos, una práctica que me animó a hablar, un año después, sobre la importancia de las hojas caídas en otoño para el suelo.

Jardines de Aranjuez, Jardín del Príncipe •• Flickr


Desde esa misma perspectiva, hoy os propongo visitar los Jardines de Aranjuez, una sucesión infinita de espacios verdes, que también se decoran con hojas de otoño en esta época. Un extenso parque y bosque ajardinados que en realidad conforman un conjunto de diferentes jardines trazados sobre antiguas huertas de frutales, donde se mezcla lo formal con lo natural.




Publicidad



Jardines de Aranjuez 

Los célebres Jardines de Aranjuez fueron lugar de reyes y, también, fuente de inspiración de artistas. Felipe II fue su gran artífice y promovió su construcción pensando en un lugar de ocio y recreo, alentado por su interés en acercarse a la naturaleza. Se encuentran en la ciudad de Aranjuez, situada en la fértil vega del río Tajo, al sur de la Comunidad de Madrid y a solo una hora de Madrid (media hora en tren). Una ciudad, cuyo paisaje cultural ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


Palacio de Aranjuez •• Karl Gercens


Efectivamente, durante los siglos XVII y XVIII, el Palacio Real de Aranjuez y sus jardines fueron lugar de descanso y recreo de la monarquía y la Corte española. En ese periodo, llegaron a Aranjuez especies vegetales procedentes de todo el mundo, que se integraron en este extenso jardín botánico, donde hoy se puede ver una importante colección de árboles cultivados procedentes de América y Asia.


•• Flickr


Hoy en día, los Jardines de Aranjuez forman parte de Patrimonio Nacional y todos los ciudadanos que acuden allí pueden visitar esa joya monumental y sus jardines circundantes diseñados con rigurosidad geométrica, como son el Jardín del Príncipe, el Jardín de la Isla y el Jardín del Parterre.

El Jardín de la Isla es el más importante y característico de la época de los Austrias, en el siglo XVI. Está situado junto al palacio y rodeado de las aguas del río Tajo, de ahí su nombre. Los senderos se disponen en cuadrícula con setos de boj (Buxus sempervirens), y a su paso, se pueden descubrir fuentes y pequeños saltos de agua, además de esculturas mitológicas y diversas estufas e invernaderos.

Delante de la fachada del palacio se encuentra el Jardín del Parterre, con setos recortados en equilibrio geométrico, siguiendo los cánones de los jardines franceses de la época. Se decora con jarrones de mármol, parterres de flores con vivos colores y fuentes alegóricas de la cultura clásica.


•• Flickr


Por último, el Jardín del Príncipe, diseñado según la moda inglesa del siglo XVIII y considerado una de las primeras muestras en España de jardín paisajista. Es el más extenso de todos los Jardines de Aranjuez, con un perímetro de 7 km y una extensión de 150 hectáreas, de las cuales solo son visitables aproximadamente la mitad. 

En el Jardín del Príncipe, un paisaje acompañado por el rumor del Tajo, es donde podemos disfrutar especialmente de senderos cubiertos de alfombras de hojas, dejando árboles desnudos que nos recuerdan que el invierno se acerca también a ese oasis creado en medio de la meseta castellana.


Jardín del Príncipe •• Flickr


Jardín del Principe •• Flickr

Jardín del Príncipe •• Flickr