El Corazón de la Alhambra

Patronato de la Alhambra y Generalife


Jardinería, restauración, fontanería, mantenimiento hidráulico, control de accesos o archivo son tareas que se desarrollan en el corazón de Alhambra. Cada especialista es una pieza insustituible que permite que el monumento permanezca vivo día tras día a través de los siglos. Algunas de las personas que hoy trabajan allí se han criado en medio de esa belleza y hay quien, mirando de reojo la proximidad de su jubilación, afirma "si yo pudiera parar el tiempo, lo pararía, para no irme de la Alhambra".


Las piezas del templete del Patio de los Leones se restauran en el corazón de la Alhambra, del mismo modo que se cultivan las plantas que después vestirán los jardines del Generalife. Esos son solo algunas de las tareas que se comentan en el vídeo que comparto hoy.

“Todos los trabajadores formamos como una pequeña ciudad que podía ser paralela a lo que había en la época nazarí. Tenemos nuestros talleres de artesanos, albañiles, fontaneros, jardineros… haciendo que funcione el día a día” dice María José, restauradora en los talleres de restauración de la Alhambra.

Cuando sabes que el trabajo en la Alhambra en muchos casos pasa de generación en generación, es sencillo descubrir que para alguno de sus cuidadores existe un fuerte vínculo con ese lugar tan especial, no solo por lo cautivadora que puede llegar a ser su belleza, sino también, porque allí han crecido, jugado e, incluso, alguno ha celebrado la Nochebuena con su padre mientras estaba de guardia.


Patronato de la Alhambra y Generalife


Es evidente que la belleza de la Alhambra no solo cautiva a los visitantes.  Parece que también se convierte en el mejor estímulo para que el trabajo en su interior fluya, como lo hace también el agua por los doce kilómetros de la Acequia Real, para después correr y saltar por acequias y fuentes por su propio peso, por desnivel. Porque “La Alhambra sin agua no existiría, no tendría duende. El agua es el alma de la Alhambra” dice Manuel Casares, responsable del mantenimiento hidráulico, el mismo que quiere parar el tiempo para no irse de la Alhambra. 

Todo eso y mucho más es lo que he descubierto hoy en este vídeo, recién publicado, donde se relatan pequeños detalles con mucha importancia que hacen latir cada día el corazón de la Alhambra. Espero que os guste.






PUEDE INTERESARTE


EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA