Una planta medicinal en un patio interior de Brooklyn: el nuevo mural de Mona Caron

“Cohosh rising: re-wilding the city” mural de Mona Caron en Brooklyn | 475 Clermont


Arte público capaz de transformar un espacio urbano y la vida de una comunidad, en este caso gracias a uno de los murales de varios pisos con los que la artista Mona Caron suele celebrar la resistencia rebelde de las “malas hierbas”, que en esta ocasión no son nada malas, porque la planta simbólica elegida fue Actaea racemosa (sin. Cimicifuga racemosa), fuente de varios medicamentos utilizados tradicionalmente por los nativos americanos, que la artista ha representado en un precioso mural de 27 metros de altura.



Mural de Mona Caron en Brooklyn | 475 Clermont


Mona Caron, conocida internacionalmente por sus gigantescos murales, recibió recientemente el encargo de diseñar un mural para el patio interior de un nuevo edificio de 12 pisos con 363 viviendas de lujo en alquiler. El edificio está ubicado en la intersección de los florecientes vecindarios Fort Greene y Clinton Hill de Brooklyn, Nueva York.


Mona Caron

He hablado en otras ocasiones de esta artista de origen suizo, con base en San Francisco, que utiliza el muralismo, la ilustración y la fotografía, como expresión artística y como “artivismo”. Nada más bucólico que expresar una denuncia con ese admirable arte que siempre despierta mi admiración y la de millones de personas, porque su obra es conocida internacionalmente.

En su día mostré algunas imágenes de "Brisbane Mural", donde la ciudad de Brisbane era la protagonista. El mural narra la historia de esa ciudad de California y su campaña de apoyo y protección de la mariposa azul (Mission Blue Butterfly), una especie en peligro de extinción local.

También compartí las populares “malas hierbas” que crecían descaradas entre el cemento. En los murales de la serie Weeds, Mona Caron no pretende defender a las plantas en sí, sino que se trata de representar una metáfora. Pequeños trozos de vida que se atreven con el cemento, hasta romperlo y atravesarlo.

Más recientemente, hablé de otro mural de Mona Caron creado en Taiwan, Outgrowing, con plantas que provienen de diferentes continentes, pero tienen una característica común: su poder curativo. En esa ocasión representó plantas que crecen espontáneamente en el entorno urbano; y mariposas que se encargan de repartir el polen.



Una planta medicinal en un patio interior



“Cohosh rising: re-wilding the city” es el título del último mural creado dentro del patio interior de ese nuevo edificio en Brooklyn. El mural, de 27 metros de altura solo se puede ver desde las casas de los residentes, lo que exigía un tema botánico más introspectivo. La elección de la artista fue una planta que se puede llamar de todo menos “mala hierba”, una especie nativa que “echará raíces” volviendo a la tierra original, mientras sigue la luz hacia el cielo en forma de espirales en lugar de cuadrículas.



“Black cohosh” (Actaea racemosa) en el mural de 27 m. de altura en el nuevo edificio de Brookl | Mona Caron


Caron trabajó estrechamente con el conservador de plantas nativas del Jardín Botánico de Brooklyn y el Centro de Plantas Nativas Greenbelt de Nueva York en Staten Island, para elegir una flor silvestre nativa del paisaje original específico del área de Fort Greene: El “black cohosh” (Actaea racemosa), que es una planta medicinal utilizada por los nativos americanos y que en 2013 se destacó como uno de los cinco remedios herbales sin receta más vendidos en los Estados Unidos.



Actaea racemosa (sin. Cimicifuga racemosa)


Actaea racemosa (nombre vernáculo en inglés: black cohosh) es una atractiva planta herbácea perenne de la familia Ranunculaceae, que emerge de una gran masa nudosa de tallos subterráneos y puede alcanzar una altura de 2 metros o más. Crece principalmente en las laderas húmedas y fértiles de los bosques caducifolios a lo largo del este de los Estados Unidos y el sureste de Canadá.

Las hojas son compuestas (divididas en muchos folíolos más pequeños). Las hojuelas son generalmente de color verde medio a oscuro y dentadas, con 2-5 conjuntos que se ramifican en grupos de tres a lo largo del pecíolo (tallo de la hoja). Las plantas individuales pueden tener tan solo una o dos hojas compuestas de hasta 60 cm de longitud. Los grupos pueden llegar a ser considerables con el tiempo.


Flores de Actaea racemosa | Flickr


De junio a septiembre, la planta produce espigas altas y estrechas de pequeñas flores de color blanco cremoso que tienden a doblarse ligeramente hacia el sol. Los tallos de flores aparecen como un grupo de estambres (partes masculinas) que rodean el estigma (parte femenina) sin pétalos o sépalos aparentes. Tienen un olor ligeramente fétido que atrae polinizadores.

Tras la floración, produce lo que se conoce como folículos, frutos secos que se desarrollan en tallos cortos a lo largo del tallo de la flor, que se abren en la parte superior para revelar dos hileras de semillas pequeñas, lisas y marrones, de forma similar a los segmentos de una naranja. 


Usos medicinales

Actaea racemosa fue utilizada tradicionalmente por varias tribus nativas americanas, incluidos los cherokee y los iroqueses, para una amplia gama de afecciones, incluido el reumatismo y la tuberculosis, y como ayuda ginecológica.

En la medicina herbal occidental moderna, el uso de esta planta generalmente se limita al tratamiento de los síntomas de la menopausia y otras afecciones del sistema reproductivo femenino, pero muchos todavía apoyan la aplicación en una gama mucho más amplia de trastornos, incluida la artritis y el tinnitus. 

Para fines medicinales, generalmente se usa el rizoma (tallo subterráneo), por lo que es necesario desenterrar toda la planta para cosechar la parte medicinal. Esto, unido al hecho de que se cosecha casi exclusivamente de la naturaleza, ha motivado que sea objeto de cierta preocupación por parte de los conservacionistas y reguladores, a medida que aumenta la demanda mundial de productos que contienen esta hierba. La popularidad de esta hierba medicinal también está teniendo un impacto en otras especies de Actaea y plantas similares con las que se confunden o se sustituyen intencionalmente por comerciantes sin escrúpulos.

Además de los posibles usos medicinales, esta planta, como otras muchas especies de Actaea, se cultiva como planta ornamental en jardines parcialmente sombreados o arbolados situados en regiones templadas. 







PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA