Jardinería para personas con diferentes capacidades en el Botánico de Chicago: Buehler Enabling Garden



Caminos llanos y anchos, mesas de cultivo elevadas, cestas colgantes que pueden ajustarse sin dificultad a distintas alturas, son algunas de las medidas adoptadas en este jardín diseñado para que personas con diferentes necesidades puedan practicar horticultura terapéutica sin obstáculos.


Las plantas nos hacen sentir mejor, no cabe duda. Muchos estudios científicos han documentado que la exposición a la naturaleza está asociada con una amplia gama de beneficios para la salud, incluidos niveles más bajos de estrés y menores riegos de padecer enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta y otras afecciones. Cualquier situación con nos acerque, de un modo a otro, a ella, será beneficiosa.

Buehler Enabling Garden 
El Buehler Enabling Garden es un jardín de enseñanza práctica construido en el Jardín Botánico de Chicago, que promueve el diseño de jardines, herramientas, equipos y técnicas que involucran a personas de todas las habilidades y edades en la jardinería, ofreciéndoles un lugar para explorar la naturaleza y reflexionar.



Cualquier persona que visite el Jardín Botánico puede pasear por ese jardín rehabilitador, pero el propósito principal de Buehler Enabling Garden es servir a las personas que pueden beneficiarse de la terapia hortícola y lo hacen gracias al uso de actividades de jardinería y plantas dirigidas por profesionales para ayudar a restaurar la salud física y mental. 

Terapia hortícola en el Jardín Botánico de Chicago
El Jardín Botánico de Chicago siempre ha estado comprometido con la terapia hortícola y la jardinería segura, cómoda y saludable para todos. De hecho, tiene uno de los programas más antiguos y completos de Estados Unidos sobre horticultura terapéutica y, aunque el Buehler Enabling Garden se inauguró en 1999, el programa de terapia hortícola de este jardín botánico se había lanzado 22 años antes.



Su diseño del Buehler Enabling Garden responde a un plan creado en 1997, que establecía las principales herramientas y características que debía reunir. Algunas de ellas son el uso equitativo, es decir, que el diseño es útil para cualquier grupo de usuarios; la flexibilidad, para que se adapte a una amplia gama de preferencias y habilidades individuales; el uso sencillo e intuitivo para que sea fácil de utilizar independientemente de la experiencia o habilidad del usuario; poco esfuerzo físico para que se pueda utilizar de forma eficiente y cómoda con un mínimo de fatiga; o el tamaño y espacio adecuados para el acercamiento, la manipulación del alcance y el uso, independientemente del tamaño del cuerpo, la postura o la movilidad del usuario.

Hoy en día, en ese jardín se pueden ver contenedores a diferentes alturas que acercan la superficie de trabajo, permitiendo que todos los visitantes puedan ver, oler y tocar sin necesidad de agacharse.

Una sección de la superficie del césped se eleva para permitir que personas con movilidad reducida puedan sentarse en el césped. Otra sección plantada en una rejilla metálica permite que personas con discapacidad visual tengan una orientación táctil, es decir, que la rejilla les permite contar los cuadrados para identificar las plantas con las que están trabajando.

La pavimentación y nivelación es un factor que también se ha tenido en cuenta. De este modo, el contraste de color entre el pavimento de la superficie y las paredes ayuda a las personas con mala visión; el cambio en la textura de la superficie ayuda a los estudiantes táctiles y el grado de nivel proporciona fácil acceso.



Las mesas de cultivo están elevadas a diferentes alturas y anchos, permitiendo con ello el acceso a una variedad de personas. En cuanto al riego, los grifos permiten un fácil acceso para aquellas personas con limitación en la fuerza de las manos.

Es sistema de cabrestante requiere menos fuerza y energía para poder acceder a las cestas colgantes, que se ajustan a diferentes alturas.

El agua se usa en todo el jardín, incluido un muro de agua con una cascada que llama la atención o fuentes de agua elevadas en miniatura.

La persona responsable de mantener Buehler Enabling Garden como un jardín de enseñanza práctica y de ofrecer programas de horticultura terapéutica es Alicia Green, quien también gestiona un personal de 40 voluntarios que ayudan con el mantenimiento del jardín y promueven la misión del Jardín habilitante como un jardín sin barreras.


Fotos e informacion | Chicago Botanic Garden

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado