5 plantas bulbosas que crean alfombras de flores en invierno (y anuncian que se acerca la primavera)

Cyclamen coum y Galanthus | Foto © Kew Gardens

 


Alfombran el suelo en bosques y praderas, pero también en algunos jardines boscosos, donde sus flores blancas, rosas, amarillas o azules aparecen a mediados o finales del invierno, con la clara intención de anunciarnos que la primavera está cada vez más cerca.


Bulbos, rizomas o tubérculos de los que brotan plantas que adoran el frío y, en ocasiones, lo hacen a través de la nieve. Solas, o en compañía, a campo abierto o bajo los árboles, cuando florecen en masa el espectáculo está garantizado, alegrando esos días grises que a veces trae el invierno. Estas son algunas de esas plantas que disfrutan del frío y no escatiman en flores, aunque sea en invierno


Galanthus

Las diferentes variedades, híbridos y cultivares del género Galanthus se han convertido en una de las plantas bulbosas cultivadas más populares, despertando una auténtica pasión entre jardineros aficionados y profesionales de todo el mundo, muy especialmente en el Reino Unido, donde muchos jardines abren al público para que los visitantes puedan admirar las alfombras blancas que ofrecen sus campanillas de invierno (Snowdrops).

Foto © National Trust

El nombre del género
Galanthus responde al color blanco como la nieve de las flores; se traduce del griego y significa “flor de la leche”. Uno de los nombres comunes en español para las especies de este género es campanillas de invierno, en inglés snowdrops (gotas de nieve).

En estado silvestre, el género se limita a Europa, Asia Menor y el Cáucaso. Galanthus nivalis (la especie tipo) tiene la más amplia distribución y se encuentra en toda Europa, desde España en el oeste hasta el río Don en Rusia en el este y hacia el norte hasta Escandinavia. Se encuentra a 100-1.400 metros sobre el nivel del mar, aunque es más frecuente entre 300-600 m. 

Ver también ► Galanthus y la fiebre de las campanillas al final del invierno (snowdrops)


Crocus

Solemos hablar de azafrán para referimos a Crocus, pero hay que tener en cuenta que el azafrán se obtiene de la especie Crocus sativus, que florece a mediados-finales de otoño. Sin embargo, en el jardín vamos a disfrutar de otras especies y cultivares de Crocus que comienzan a florecer a mediados y finales del invierno, convirtiéndose en buenos heraldos de la primavera. Las especies de color amarillo brillante aportan el primer toque primaveral al jardín, cuando el año todavía está recién comenzado. Después vendrán colores azules, blancos, violeta...

Foto © Kew Gardens

Muy pocas plantas bulbosas, tuberosas o de cormos se plantan tan masivamente como los crocos. Junto con tulipanes, jacintos y narcisos, es la planta bulbosa más común que encontramos en parques y jardines. Se conocen más de 100 especies del género
Crocus, pero solo una treintena se llega a cultivar. 



Eranthis hyemalis

Para quienes están anhelando el despertar de la primavera, el acónito de invierno (Eranthis hyemalis) es uno de los primeros bulbos en florecer. Sus alfombras de pequeñas flores amarillas que suelen aparecer en los últimos días del invierno, justo antes de las campanillas de invierno (Galanthus spp), convirtiéndose en el heraldos de la próxima estación. El tiempo real puede variar, dependiendo de cómo se presente la primavera, pero puede florecer desde febrero hasta principios de abril, incluso, en muchos casos, sus flores surgirán a través de la nieve.

Foto © Brigitte Watz
 
Esta pequeña planta perenne tuberosa, pertenece al género Eranthis, con 8 especies aceptadas, y forma parte de la familia de los ranúnculos (Ranunculaceae). Tiene su área de distribución nativa en Asia Menor y Europa (Bulgaria, Francia, Italia, Yugoslavia), pero también se encuentra se encuentra introducida en algunos países de Europa y varias zonas de los Estados Unidos. 

Ver también ► Alfombras de flores amarillas de acónitos de invierno (Eranthis hyemalis)


Cyclamen coum

Las especies de Cyclamen son nativas principalmente de la región mediterránea: Grecia, Italia, Chipre, Creta, Turquía, Líbano e Israel (donde son la flor nacional). En la naturaleza, el ciclamen crece en terrenos rocosos o en la hojarasca debajo de los árboles.

En general, las especies botánicas tienen una bella floración en un periodo bastante corto –entre 3 y 4 semanas como promedio– que, dependiendo de la especie, se da en primavera u otoño e invierno. Las flores son de pequeño tamaño.

Foto Kew Gardens
 
La especie Cyclamen coum florece en invierno. En la naturaleza, de diciembre a abril, a medida que la nieve se derrite, dependiendo de la altitud. Las flores van del blanco, pasando por tonos rosados a magenta, generalmente sin perfume.

Crece en áreas de veranos más fríos y húmedos que en el Mediterráneo típico, con abundantes precipitaciones de invierno, desde el nivel del mar hasta los 2.150 m. 

Ver también  ► Especies botánicas de Cyclamen para el jardín


Iris reticulata

Iris reticulata se encuentra entre las especies de iris enanos de floración invernal más utilizadas, y de las que han salido los cultivares más populares en jardinería.

Los llamados iris enanos (dwarf iris) de floración invernal son plantas bulbosas de poca altura (suelen medir de 10 a 15 cm), pero que alegran con sus flores cualquier jardín, patio o terraza, dando la bienvenida a la primavera en invierno, una estación en la que no abundan las flores.
Foto © RHS Wisley

Es una especie nativa de Turquía y las montañas del Cáucaso. Suele medir unos 10 cm y sus flores son violeta-azulado con marcas amarillas. Florecen a
finales del invierno o principios de la primavera. Tiene formas cultivadas muy conocidas, como 'JS Dijt' ‘Cantab' ‘Alba’ 'Sea Breeze', 'Clairette' y ’Alida’. 



Helleborus x hybridus

Aunque la gran mayoría de los eléboros híbridos de jardín surgen de Helleborus orientalis, en la actualidad hay tal cantidad de variedades híbridas que resulta una tarea complicada reconocer si se tratan de híbrido entre H. orientalis y sus subespecies, o de H. orientalis y otras especies de Helleborus. También se han obtenido varios híbridos a través de cruces, naturales o creados por el hombre, entre varias especies de Helleborus.

Foto © Britt Willoughby Dyer 

Entre los cruces interespecíficos más populares se encuentra Helleborus x hybridus, que lo integran híbridos entre H. orientalis y otras especies de eléboros acaulescentes –es decir, los integrados en el grupo de tallo corto que no supera el nivel de la tierra– y las utilizadas para su cultivo en el jardín. 

Es una planta muy vigorosa, con gran variedad de formas, y flores que se presentan en una amplia gama de colores desde enero hasta abril.



Flores de crocos y acónitos de invierno (Crocus y Eranthis hyemalis) |  Foto HEN-Magonza


TEMAS RELACIONADOS

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado