Jardín público con plantación naturalista en New Holland, San Petersburgo

Novaya Gollandiya (New Holland), San Petersburgo | MOX Landscape Architeture - Foto © Richard Bloom



Una importante renovación urbana en el centro de San Petersburgo ha convertido la isla artificial de New Holland en el centro cultural y de ocio de esa ciudad, un gran espacio que aflora como la nueva cara de la cultura rusa contemporánea. En el corazón de la isla, y dentro de una plaza bordeada por edificios históricos, destaca la soberbia plantación de estilo naturalista, con abundantes gramíneas ornamentales, un “río de salvias” y otras vivaces plantadas en pequeños bloques para crear acento de color. Un jardín diseñado para ofrecer interés incluso después de la floración.


El pasado mes de abril leí en la revista de la Royal Horticultural Society (RHS) un interesante artículo en el que el paisajista y escritor Noel Kingsbury, gran divulgador del movimiento New Perennial a través de cursos, libros y revistas especializadas, hablaba sobre un jardín de estilo naturalista construido en el parque de New Holland en San Petersburgo en 2018. En su día compartí una foto en Instagram, pero tenía pendiente comentar en el blog algo sobre este jardín.
New Holland, la nueva cara de la cultura rusa contemporánea
Situada en el centro de San Petersburgo, la isla artificial de Novaya Gollandiya (conocida internacionalmente como New Holland) es un patrimonio cultural de la época de Pedro el Grande, que ha sido recientemente restaurado para convertirlo en un importante centro cultural y de ocio. Con forma triangular, New Holland ocupa una superficie de 8 hectáreas y está delimitada por dos canales (Kryukov y Admiraltesky) y el río Moyk. Cuando Pedro el Grande fundó la ciudad de San Petersburgo en 1703, la isla y sus edificios se erigieron originalmente para almacenar madera de barco para su flota. En la segunda mitad del siglo XVIII, los edificios de madera fueron reemplazados por estructuras de piedra, creando un conjunto arquitectónico de estilo neoclásico temprano. Posteriormente, durante el período soviético, New Holland se usó como un sitio de almacenamiento naval.

Jardín de estilo naturalista en New Holland, San Petersburgo | MOX Landscape Architecture - Foto © Richard Bloom

Ya en este siglo, la histórica isla en la ciudad fue reconvertida con éxito gracias a un proceso de renovación iniciado en 2010 y que comenzó a ejecutarse en 2014. Se reacondicionaron edificios que habían sido creaciones de vanguardia en su época, como las fachadas clasicistas, diseñadas en 1765 por Vallin de la Mothe, junto con el icónico arco que enmarca la puerta sur de la isla. En 2016, New Holland se abrió permanentemente al público por primera vez en 300 años y, a partir de entonces, la isla, incluidas las estructuras que se conservan en ella, fue convirtiéndose en el centro cultural y de ocio de San Petersburgo y la nueva cara de la cultura rusa contemporánea, con los emblemáticos edificios de ladrillo rojo pulido con chorro de arena, que albergan espacios culturales, áreas de exposición, oficinas y restaurantes.
Un parque público
Pero San Petersburgo es una ciudad que carece de espacios verdes, por lo que la construcción de un parque público en ese proyecto de renovación urbana era más que necesaria. La firma holandesa de arquitectura paisajista West 8 fue contratada para restaurar los terrenos disponibles de la isla, 2,2 hectáreas donde ahora unos 150 árboles bordean los senderos de grava roja que serpentean a través de New Holland y sus jardines. 

 MOX Landscape Architecture - Foto © Richard Bloom

Precisamente en esos jardines se creó una impactante plantación naturalista de estilo pradera. El trabajo fue adjudicado a Mox Landscape Architecture, un estudio de paisajismo con sede en Moscú, propiedad de Dmitry Goluve y Yury Formenko, y especializado en la construcción de jardines privados en toda Rusia. Eran conscientes de que se enfrentaban a las limitaciones del clima local y, además, al tratarse de un espacio público, el jardín tenía que proyectarse para ofrecer interés todo el año, algo que supieron resolver bien. En una parcela alargada de 800 m2, construyeron una extraordinaria plantación con abundantes gramíneas ornamentales y plantas vivaces, que se extienden a lo largo de un lado de una plaza bordeada de edificios históricos.
Gramíneas ornamentales y un "río de salvias"
En su artículo, Noel Kingsbury comenta que este jardín es un buen ejemplo del tipo de plantación de vivaces a gran escala cada vez más usado en Europa y América del Norte y que se asocia con el New Perennial Movement, algo que viene a demostrar el interés por el estilo de plantación de nuevas vivaces en Rusia y Europa del Este en general.

Para evitar que la plantación masiva resultara aburrida, las plantas se agruparon en pequeños bloques que se repiten en toda el área formando un tapiz. La mayor parte del jardín (por superficie y volumen) está ocupada por gramíneas ornamentales de 0,5 a 2 metros de altura. Las gramíneas más altas, visibles desde la distancia, se utilizan como puntos focales, mientras que las de menor altura se plantan en el centro y a lo largo de los caminos.

 MOX Landscape Architecture - Foto © Richard Bloom

MOX Landscape Architecture - Foto © Richard Bloom

MOX Landscape Architecture - Foto © Richard Bloom
 -  
Aunque las plantas dominantes son las gramíneas y las plantas vivaces, el año en ese jardín comienza a principios de mayo con bulbos de flor de primavera, que incluyen, entre otras especies, más de diez variedades de tulipanes, Allium aflatunense, Fritillaria meleagris y narcisos (Narcissus ‘Toto’ y Narcisus poeticus).

Claro que, en mayo y junio, el rasgo dominante lo ofrecen las salvias plantadas al más puro estilo del "río de salvias" 
que Piet Oudolf diseñó para un parque de Suecia y, posteriormente, en Lurie Garden, Chicago, en las que se inspiraron. Los bloques de salvias incluyen tres selecciones de Salvia sylvestris (‘Mainacht’, ‘Blauhügel’ y ‘Rügen’) y cultivares de Salvia nemorosa, lo que permite extender las olas de color, ya que las cuatro especies florecen en diferentes momentos. Además, con los oportunos cuidados, la salvia puede repetir la floración a finales del verano.

Salvia nemorosa 'Ostfriesland' | MOX Landscape Architecture - Foto © Richard Bloom

Las salvias serpentean a través de la plantación en varios tonos de azul violeta, se mezclan con las gramíneas ornamentales –principalmente
Deschampsia cespitosa ‘Bronzeschleier’– a lo largo del perímetro, y se disuelven gradualmente hacia adentro, creando unas líneas borrosas que pretenden mantener la sensación de naturalidad. 
Otras gramíneas ornamentales que aparecen en en algunas olas de menor tamaño son Calamagrostis brachytricha, Calamagrostis x acutiflora ‘Overdam’, Molinia caerulea subsp. caerulea y Sesleria caerulea.
Pequeños bloques de vivaces para crear acento de color
El resto del área plantada está llena de pequeños bloques de vivaces elegidas para crear acento de color durante la mayor parte del verano, pero que continúan funcionando durante el invierno, porque en la selección de plantas se ha tenido en cuenta aquellas especies que presentan cabezas de semillas que resultan atractivas, pero también son físicamente fuertes. Echinacea, Geranium, Echinops, Persicaria, Alchemilla e Hylotelephium son algunos de los géneros presentes en este jardín.

Deschampsia cespitosa ‘Bronzeschleier, Molinia caerulea subsp. caerulea, Echinacea purpurea y Geranium 'Rozanne' | MOX Landscape Architecture - Foto © Richard Bloom

MOX Landscape Architecture - Foto © Richard Bloom

En realidad, el esquema de plantación está integrado en gran parte de las especies de vivaces que suelen utilizarse en los jardines que siguen las pautas del movimiento New perennial, plantas que en su mayoría prosperan en esas latitudes. A ellas se ha unido la gramínea local Leymus arenarius, una herbácea rizomatosa con rango nativo en Europa, incluida la Península Ibérica, elegida por su follaje de color azul acero, para relacionarse con el azul de las salvias, y que se mantiene bajo control al ser plantada en contenedores especiales.

La plantación se complementa con vivaces que aquí se comportan como anuales, con la introducción de especies como Verbena bonariensis, Gaura lindheimeri de flor blanca e hinojo común (Foeniculum vulgare), lo que ayuda a mantener el jardín siempre fresco y nuevo.

Un sofisticado diseño de plantación, como lo define Noel Kingsbury, que sobrevivirá gracias al mantenimiento cualificado, ya que Mox , además de diseñar y construir jardines, también gestiona el desarrollo y cuidado de sus plantaciones. Al parecer, se trata de una fórmula bastante común en proyectos rusos de alto nivel y, añade Kingsbury, un modelo del que todos podríamos aprender. No le falta razón ¿verdad?

MOX Landscape Architecture - Foto © Richard Bloom


FOTOS E INFORMACIÓN: 

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado