Austrocilyndropuntia. Flores y espinas, como la vida misma | El Blog de La Tabla

06 junio 2014

Austrocilyndropuntia. Flores y espinas, como la vida misma




Es lo que tienen los paseos por el campo, plantas autóctonas que conviven con plantas alóctonas pero, a pesar de que llevan tanto tiempo con nosotros,  su coexistencia no es tan armónica como parece.

Ayer compartía en twitter una foto que hice a primera hora de la mañana mientras paseaba. Como la vida misma, escribí como pie de foto, y es que es así como lo veo. Pinchos y flores y, además, contradicciones, porque a pesar de que hemos crecido viendo cómo forman parte de nuestro paisaje, tenemos que mirarlas con cierto respeto, como sucede con la Opuntia máxima (chumbera) o el Agave americana (pita). Todas esas plantas tienen pros y contras, flores  y espinas que confunden, que las hacen doblemente hermosas y, si somos capaces de gestionar los restos de poda en un jardín privado, podremos disfrutarlas, pero no debemos olvidar que su reproducción,  cultivo y venta, en muchos casos están prohibidos, por tratarse de especies incluidas en el Catálogo de Especies Exóticas invasoras.


La Austrocylindropuntia sp. (A. subulata, A cylindrica, A. tunicata) está incluida en el Atlas de las Plantas Alóctonas Invasoras de España porque, cuando aparece en zonas áridas, compite ventajosamente con la vegetación nativa, especialmente en las zonas más alteradas. Al menos por esta zona, doy fe de que es así, invaden y compiten con flora autóctona como Pistacia lentiscus (lentisco), Chamareops humilis (palmito), Juniperus phoenicea turbinata y Juniperus macrocarpa.

Procede de América del sur y parece ser que su origen puede estar en los Andes de Perú, pero se encuentra muy extendida en Chile, Bolivia y Argentina. En España se introdujo en el siglo XX (la fecha exacta se desconoce) y se cita como naturalizada por primera vez en las provincias de Valencia y Castellón en el año 1984. Actualmente se encuentra extendida por puntos dispersos del litoral mediterráneo, desde Barcelona hasta Málaga y la Isla de Ibiza.

Se trata de un arbusto o arbolillo de hasta 4 o 5 metros de altura, muy ramificado, con los tallos cilíndricos, carnosos, suculentos, de hasta 50 cm de longitud. Hojas aleznadas, persistentes, de hasta 12 cm de longitud y aréolas -situadas en la parte superior de los tubérculos-  con 1 a 4 espinas erectas, fuertes, rectas, de color blanco-grisáceo, de hasta 8 cm de longitud y desprovistas de vaina. Los frutos, muy parecidos a los tallos, son algo espinosos, de hasta 10 cm de longitud y dan flores al año siguiente, entre Mayo y Julio.

El género Austrocilyndropuntia se segregó de Opuntia para incluir en él a las especies de tallos cilíndricos desprovistas de vainas en las espinas. No solo se reproduce por semilla, sino que cualquier tallo desprendido, e incluso el fruto, enraíza con toda facilidad.







Austrocylindropuntia subulata
Familia: Cactaceae
Género: Austrocylindropuntia 










CONTENIDO RELACIONADO