Jakobstuin, el jardín de Jaap de Vries en los Países Bajos | El Blog de La Tabla

08 abril 2016

Jakobstuin, el jardín de Jaap de Vries en los Países Bajos



Hacía tiempo que quería hablar de este jardín, pero los duendes, esos que me quieren bien y en ocasiones me regalan cosas bonitas, me distrajeron para que dejara pasar la ocasión.


Son los mismos duendes que ayer pusieron ante mis ojos las fotos que Rosanna Castrini realizó el pasado verano en Jakobstuin, el jardín de Jaap de Vries en los Países Bajos. Que conste que las fotos de Jaap de Vries son también excelentes, pero combinar la belleza de ese extraordinario jardín, con la magia que envuelve siempre las fotografías de Rosanna Castrini (qué grande es…), era para mí un regalo que no iba a despreciar, no en absoluto.

Origen del jardín y el Dutch Wave

Vamos al principio. Jaap de Vries no tenía ni idea de jardinería cuando decidió trasladarse de la ciudad al campo. Entonces trabajaba como técnico en un teatro.  Supongo que lo último que pensó es que, años después, acabaría creando un jardín como el que muestran las imágenes que hoy vamos a ver.

Jugaba con ventaja porque hablamos de una época (los años noventa del pasado siglo) en la que el movimiento conocido como Duth Wave (Nueva Ola de Vivaces) estaba en pleno auge. Me comentó que el primer jardín que visitó fue el de Ton ter Linden. Si echáis un vistazo a los artículos que he publicado sobre ese jardín, estaréis de acuerdo conmigo en que eso es empezar con buen pie. Jaap comenta que cuando vio ese jardín, tuvo claro que quería crear algo así.

Su segunda referencia fueron los jardines de Piet Oudolf y Henk Gerritsen, ambos, junto con Ton ter Linden, fundadores de ese movimiento.  

Se sirvió también de lo visto durante su vista a  uno de los jardines diseñados por Piet Oudolf en Alemania: Hermannshof.  Entre los libros de jardinería que han influido en su estilo, hace mención especial a uno, escrito por John Greenlee, titulado ‘The American Meadow Gaden’ (El jardín pradera americano).  



Un jardín en Jistrum | Jakobstuin

Una vez que nos situamos en ese origen,  llega el momento de reconocer el merito que le corresponde a Jaap, por haber sabido crear un jardín con todos los conceptos aprendidos de los grandes maestros del diseño de jardines, pero con gran personalidad. Sin planos y sin maquinaria. 

Este es su segundo jardín y lo empezó en 2009. Se sitúa en el norte de los Países Bajos, en Jistrum, una población de la provincia de Frisia.

No es diseñador de jardines, ni siquiera era jardinero cuando empezó, pero lo que ha creado es de tal belleza  que hace pensar que,  si no era un experto, tal vez sea mago. Pero no, no se trata de magia, sino de sentido común; ganas y mucho ensayo y error.

Creando un jardín | Definiendo objetivos

Su primer acierto fue tener la certeza de el estilo de jardín que deseaba implantar: una pradera a base de plantas vivaces. 

También supo definir sus objetivos: poder mirar por encima del jardín, como se hace en una pradera; pasear como lo harías en un prado de flores y darle al jardín un aspecto natural a base de gramíneas.


Las plantas en el jardín | Creando una pradera de vivaces

Utiliza muchas especies incluidas dentro del grupo que suele conocerse como “plantas de pradera”, que suelen ser de origen norteamericano, tales como Echinacea, Helenium, Liatris, Veronicastrum; entre las gramíneas encontramos Nassella tenuissima, Sporobolus o Festuca mairei .

Pero también ha querido introducir plantas de otras partes del mundo, como Provskia (de origen asiático) y de Europa una de las gramíneas más deseadas, Calamagrostis acutiflora ‘Karl Forester’.

Entre el grupo de plantas que él denomina como “típicas del movimiento Dutch Wave” suele utilizar especies como Miscanthus, Eupatorium y Polygonum (Persicaria) polymorpha.  

Por último, también juegan un papel importante en el jardín algunas plantas anuales, tales como Leonotis o Cleome.

Una selección de especies que ofrece combinaciones exquisitas y que Jaap prefiere describir como ‘pradera de vivaces’. Esa pradera ocupa 3.000 metros cuadrados y a ella hay que unir un pequeño huerto y un invernadero donde propagan y cultivan las plantas que utilizan el jardín.

Sacando conclusiones | El suelo

De la experiencia ha sacado sus propias conclusiones, esas que le sirven para aconsejar a quiénes le preguntan “cómo lo ha conseguido”. Él responde que  “yo, simplemente lo hago”.  Sabio consejo si tenemos en cuenta que en el jardín no debemos tener miedo, sino ganas de probar. Si no probamos nunca sabremos hasta qué punto esa planta que creíamos que no funcionaría lo hace, y si no lo hace, siempre se puede cambiar. Eso lo tiene muy claro.

Por supuesto, hay que marcarse objetivos realistas, y él  tuvo muy en cuenta el suelo.  Ha preferido buscar y elegir plantas que funcionan bien en su suelo arenoso. Ese es el consejo que suele dar, porque, aunque se podría intervenir y crear un suelo apropiado a determinada planta, supone mucho trabajo cada año y eso hay que valorarlo. Como ejemplo, Jaap menciona las rosas, que no cultiva en su jardín puesto que prosperan en suelo arcilloso.

El jardín está abierto al público en fechas determinadas  y cuenta con alojamiento (Bed & Breakfast). Tenéis todos los detalles en su sitio web. Mi agradecimiento a Rosanna Castrini por permitirme utilizar sus fotos y a Jaap de Vries por su amabilidad al facilitarme toda la información. 

Y ahora, poneos cómodos, porque creo que os gustará este jardín y vais a querer ver las fotos una y otra vez. 








CONTENIDO RELACIONADO