Villandry. Jardines renacentistas franceses, con acento español y cultivo orgánico | El Blog de La Tabla

20 noviembre 2016

Villandry. Jardines renacentistas franceses, con acento español y cultivo orgánico


Foto con dron © Villandry Château et Jardins

Todo dicho, eso parece, sobre uno de los jardines de Francia más visitados.  Pero Villandry, en el valle del Loira, tiene mucho que contar y la vista de pájaro que ofrecen los drones nos va ayudará a recorrer un pequeño sendero histórico.

Lo cierto es que resulta tentador volver a Villandry una y otra vez para recordar, por ejemplo, que en los orígenes del renacimiento de ese “château” (castillo) y sus jardines se encuentra un médico extremeño llamado Joaquín Carvallo y diez años de trabajos de restauración.

Foto con dron © Villandry Château et Jardins

De España a Francia, con parada en Villandry

Joaquín Carvallo (Don Benito, Badajoz 1869 – París, 1936) era hijo de una familia burguesa extremeña. Tras estudiar medicina en Madrid, se trasladó a París. Allí comenzó a trabajar para el profesor Charles Richet, que recibiría el Premio Nobel de Medicina en 1913. 

Fue precisamente en el laboratorio de Charles Richet donde conoció a Ann Coleman, estudiante de Pensilvania, cuya familia, dedicada a la industria del hierro, poseía una gran fortuna. Se casaron y con el tiempo adquirieron una propiedad en la comuna francesa de Villandry. El entonces caserón semiderruido les costó 120.000 francos, eso fue en 1906.

El castillo de Villandry, hoy en día es una elegante estructura renacentista, construida originalmente en 1536 por Juan el Bretón, secretario de Estado de Francisco I, a partir de una fortaleza de la Edad Media. 

Desde entonces, se sucedieron diferentes propietarios y con el paso del tiempo el castillo y sus jardines se iban abandonando.  En el siglo XIX, la familia Hainguerlot sustituyó el jardín renacentista original por un jardín inglés, muy a la moda de entonces y que supuestamente resultaba menos costoso de mantener.


Foto con dron © Villandry Château et Jardin

De jardines “a la francesa” a jardines “a la inglesa” y viceversa

Entre 1908 y 1918 entra en escena el médico extremeño Joaquín Carvallo, conocido como Joachim en Francia. Tras adquirir la propiedad, se dispone a recuperar el esplendor del castillo y los jardines de Villandry, una propiedad de 6 hectáreas que iba a revivir. 

Para lograrlo, no dudó en abandonar paulatinamente su profesión hasta dedicarse en cuerpo y alma a Villandry y su restauración.

Foto: Villandry Château et Jardins

Una vez restaurado el palacio renacentista, Joaquín Carvallo tuvo claro que no quería el jardín inglés creado por la familia Hainguerlot. El jardín tenía que estar acorde al estilo del palacio, por lo que se dispuso a reconstruir el original.  


Foto: Villandry Château et Jardins

Para ser fiel a los orígenes de Villandry y recuperar su jardín renacentista, recurrió a fuentes documentales.  No existían planos, pero era un hombre de ciencias y supo servirse de sus hallazgos para interpretar el trazado. Parece ser que fueron los restos de muros semienterrados y el rastro borroso de tres grandes ejes, los que sentaron las líneas maestras del trazado actual: el jardín de agua, el jardín de boj y un huerto ornamental inspirado en los del Renacimiento.

Jardines “a la francesa” y cierto acento español

A la hora de reconstruir las terrazas originales de los jardines ornamentales, contó con la ayuda de dos españoles, el pintor Antonio Lozano y el artista y arquitecto paisajista Javier de Winthuysen, quienes diseñaron el cuadro de las cruces y el del amor. El cuadro de la música fue diseñado por el propio Joaquín Carvallo.

Un castillo con las puertas abiertas al público

La visión de Joaquín Carvallo le llevó a una decisión muy acertada: permitir la entrada en Villandry a quien quisiera visitarlo. Eso fue en 1920 y posteriormente se unieron otros propietarios de los château, que acabaron integrando una asociación ‘La Demeure Historique’. Cuando Carvallo falleció, en 1936, ya eran 150 castillos privados los que se habían unido a esa asociación y, con ello, se facilitó el acceso a un valioso patrimonio de la cultura europea.


Foto con dron © Villandry Château et Jardin

Geometría italiana en los jardines y tradición francesa en el huerto

La geometría y diseño de los jardines de Villandry han llegado a convertirse en una muestra del arte paisajístico del Renacimiento francés, en el que se combina el concepto geométrico de los jardines italianos con la tradición francesa de los huertos monacales. 

Según comentan en el sitio web de Villandry, Carvallo se inspiró supuestamente en los jardines del castillo de Blois y el de Amboise, ambos diseñados por el monje Pacello de Mercogliano en el siglo XVI.

Los arriates geométricos de hortalizas y flores de ese huerto ornamental han sido fotografiados por miles de turistas que visitan el lugar, y, creo, no nos cansamos de ver esas imágenes año tras año.



Seis jardines en cuatro niveles

En la actualidad, las áreas temáticas del jardín de Villandry se distribuyen en seis jardines, que se presentan en una sucesión de cuatro terrazas.

Nivel más bajo
En el nivel más bajo está el huerto ornamental, formado por cuatro cuadros idénticos con diferentes cultivos que ocupan una superficie total de casi una hectárea y tienen dos esquemas de siembra al año.

Nivel intermedio
En el nivel intermedio se sitúan los jardines ornamentales, distribuidos en cuadros inspirados en diferentes temas: amor, música y religión.

Tercer nivel
En el tercer nivel se encuentran el jardín acuático, el jardín de hierbas y el laberinto.

Ultimo nivel
En el último nivel se puede disfrutar del jardín más reciente (2008), el Jardín del Sol, que pretende ser un lugar para relajarse con cierto aire de desorden, aunque tal desorden no existe. Ese jardín se estructura con los mismos principios de organización de los demás jardines en Villandry, e incluye 3 cuadros: cuadro del sol, cuadro de la nube y cuadro de los niños.


Fotos: Sergey Karepanov


Algunas cifras sobre el mantenimiento de los jardines

No es de extrañar que las especies vegetales y su mantenimiento nos ofrezcan cifras algo sorprendentes, que ayudan a adivinar el trabajo de un equipo de 10 jardineros que mantiene durante todo el año los jardines de Villandry.

Existen 52 km de boj que se podan dos veces al año, en mayo y agosto.

Son 115.000 las plantas de flor y hortalizas las que se plantan en los jardines ornamentales y el huerto ornamental cada año. La mitad de las plantas son cultivadas a partir de semillas por los jardineros del castillo en sus invernaderos.




Cada año se crean 2 programas de plantación con diferentes criterios estéticos y agronómicos. El primero de marzo a junio y el segundo de julio a noviembre.

Cada invierno se podan los 1.016 tilos repartidos por toda la propiedad, para lo que es necesario el trabajo de cuatro hombres a tiempo completo durante dos meses (1.100 horas de trabajo), además de las 400 horas que ocupa la poda de vides, arbustos, perales y manzanos.

La topiaria a 196 tejos se realiza dos veces al año (junio y octubre)




Agricultura orgánica en Villandry

El giro en las actividades hortícolas dentro de los jardines de Villandry tiene fecha de origen, 2009, y protagonista, el jardinero jefe Laurent Portuguez.

Desde esa fecha se fueron adoptando medidas encaminadas a hacer que los jardines de Villandry se mantuvieran con criterios orgánicos.

Sus esfuerzos se centraron en el huerto ornamental, donde fueron suprimiendo y sustituyendo los pesticidas por métodos orgánicos con depredadores naturales.

Además, en la primavera de 2010 se instalaron cuatro colmenas en las terrazas al sur de los jardines.

Los fungicidas naturales a base de minerales, oligoelementos, aceites esenciales y purines y decocciones sirvieron para estimular las defensas naturales de las rosas, vides y frutales, haciendo las plantas más resistentes a enfermedades.

Además, se realizaron cambios en los métodos de cultivo y en la selección de plantas, que se realiza con el correspondiente control orgánico del material vegetal (plantas y semillas) y el compost. Los programas de plantación de primavera y verano son completamente orgánicos y están sujetos a la correspondiente certificación.

Para la escarda ya no se utiliza ningún tipo de herbicida y controlan la maleza utilizando métodos tradicionales con herramientas como azadas de cuatro ruedas, rastras y… mucha paciencia por parte de algunos jardineros. 

En realidad, lo que pudiera parecer una modernización en las prácticas hortícolas de este histórico jardín, en realidad es una vuelta de tuerca a esa recuperación de los orígenes de Villandry y sus jardines.  Todo estaba ya inventado, tan solo tenían que sacar los recuerdos del baúl.

El legado de Villandry

Tras la muerte de Carvallo, fueron sus descendientes quienes se ocuparon del mantenimiento de Villandry, propiedad hoy en día de su bisnieto Henri Carvallo, quien mantiene y dirige ese valioso legado.


Las imágenes son cortesía de Sergey Karepanov (salvo las de la propia organización) y se han realizado hace cuatro años, pero si tenemos en cuenta el histórico recorrido temporal de estos jardines, se puede decir que cuatro años no es nada y que a Villandry siempre hay que volver.

Jardín del Sol en Villandry
Foto: Villandry Château  et Jardins









CONTENIDO RELACIONADO