Se agosta el paisaje y rebrota el lentisco



Siempre se asocian los colores vivos a los jardines en verano. Pero esa paleta a veces cambia, como lo hace la forma en que se seleccionan las especies vegetales en el diseño de plantación. Como lo hacen los paisajes.

La variación global del clima de la tierra (cambio climático) nos afecta a todos, porque su impacto se traduce en falta de agua potable, grandes cambios en las condiciones de producción de alimentos y un aumento en los índices de mortalidad debido a inundaciones, tormentas, sequías y olas de calor.

No cabe duda. Hace décadas que sabemos a ciencia cierta que algo sucede con el clima, y nuestro paisaje lo manifiesta día a día. Pero ¿cuánto tiempo hace que ponemos remedio a esto? ¿sabemos adaptarnos?





En el Mediterráneo el campo se agosta en mayo o junio y es difícil saber cuándo se recupera, si es que lo hace del todo. Los jardines solo pueden sobrevivir con la ayuda del hombre y esa ayuda también se va recortando, porque el agua escasea. El problema es que no sólo se prescinde del césped, sino que muchas personas han optado por tomar medidas drásticas como pavimentar todo el suelo del jardín, para evitarse los gastos que conlleva su mantenimiento. Como dice el dicho popular, es como huir del fuego para caer en las brasas.

Pero no es mi intención hoy extenderme en esta cuestión. Tampoco quiero detenerme a mencionar cuáles son algunas de las medidas que podemos adoptar para cultivar las plantas de nuestro jardín de forma eficiente, con el menor consumo de agua y los mejores resultados para el medio ambiente. Es decir, practicar una jardinería ecosostenible, en la medida de lo posible.

No quiero hablar de ese cambio que tenemos que adoptar de forma urgente en nuestra forma de entender el paisaje y, por ende, en el diseño de nuestros jardines. Tampoco voy a hablar de la correcta selección de plantas, que puede contribuir a crear nuestro particular paraíso sin necesidad de derrochar.


Scabiosa cretica


Scabiosa cretica

Acanthus mollis

Mi intención es hacer un recorrido en imágenes a lo largo de esta temporada estival, guardando aquí algunas de las fotos que he ido haciendo en los últimos meses en mi jardín, en el campo y en el Jardín Botánico de Valencia. Una representación de ese recorrido estival por rincones del litoral mediterráneo, donde encontré flores de aquellas plantas bien adaptadas al clima mediterráneo y que apenas necesitan intervención humana, y también algunas flores de aquellas que responden bien a nuestros cuidados, entre ellos, el riego frecuente, un lujo. 

Lo cierto es que sin apenas darme cuenta, en ese paseo por el verano mi vista se fue acostumbrando al aspecto que presentan algunas flores abatidas que se habían despedido de su temporada, aunque seguían mostrando su encanto. Y, también, a esos cálidos tonos de un paisaje agostado, en algunos casos mucho antes de lo que se supone debía hacerlo, como si los colores del otoño se hubieran anticipado.


Inflorescencias de Aloe camperi

En medio de todas esas circunstancias, las plantas suculentas, ajenas a todo, siguen su ritmo, coloreando con sus flores y marcando los paisajes con su estructura. 

Y así, entre una cosa y otra, llegué a la conclusión de que hay tres cosas urgentes que hacer: cambiar nuestros hábitos, adaptarnos a las nuevas circunstancias y comenzar a mirar el paisaje con otros ojos. El derroche ya no tiene cabida en nuestros jardines, pero eso no significa que no podamos aspirar a rodearnos de belleza e, incluso, exuberancia. Hay que aprender a hacerlo, pero antes, tenemos que aprender a mirar el paisaje que nos rodea, porque al tiempo que se agosta, es posible que rebrote el lentisco.


Brotes tiernos de Pistacia lentiscus

Euphorbia rigida

Scabiosa cretica

Pelargonium reniforme

Aeonium arboreum atropurpureum

Aeonium canariense

Aenium canariense

Varas florales secas de Aloe perfoliata

Aloe perfoliata

Flor de Opuntia lindheimeri Engelm var. linguiformis

Inflorescencia seca de Lamottea diania (cardo santo del Montgó)

Anthemis tinctoria 

Inflorescencias secas de Santolia impressa

Cistus creticus

Inflorescencias secas de Cistus creticus

Echinacia purpurea 

Paisaje mediterráneo agostado (Bétera, Valencia)

Inflorescencia seca de Lamottea diania (cardo santo del Montgó)

Inflorescencias secas de Sideritis angustifolia

Sideritis angustifolia

Teucrium hircanicum

Inflorescencias secas de Teucrium hircanicum

Zinnia y umbelas de perejil


PUEDE INTERESARTE


EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA