Bodnant Garden, del Jardín de Invierno al Laburnum Arch solo hay unos meses (y unos metros)

Bodnant Garden, Winter Garden | © Joe Wainwright Photography


Un gran jardín suele ofrecer interés en cada temporada, incluso en invierno. Bodnant Garden, uno de los jardines británicos más valorado por sus colecciones botánicas, también garantiza interés en los meses más fríos, especialmente desde el año 2012, cuando se inauguró el Winter Garden, un jardín de invierno cuyo recorrido comienza una vez que se sale del espectacular Laburnum Arch, la pérgola que cada primavera, desde hace ya 140 años, se enmarca con flores amarillas de laburno en cascada.


Bodnant Garden se encuentra a unos 13 kilómetros al sur de la ciudad de Conwy en Gales, Reino Unido. Las montañas Carneddau de la cordillera de Snowdonia sirven de telón de fondo y sus vistas panorámicas se disfrutan desde la enorme casa de granito.

Los jardines, que se extienden por las 32 hectáreas que rodean la casa, se iniciaron en 1875 por Henry Pochin, un exitoso químico industrial, cuya visión victoriana le permitió crear Bodnant Garden con la ayuda del arquitecto paisajista inglés Edward Milner.




Al fallecer Henry Pochin en 1895, su hija Laura heredó la propiedad. Ella compartió la pasión de su padre por el jardín, como lo hizo después su hijo Henry Duncan McLaren. Durante 85 años, el desarrollo de Bodnant Garden fue un asunto familiar; una valiosa asociación entre cuatro generaciones de la familia McLaren y sus jardineros principales, las tres generaciones de la familia Puddle. En 1949, la propiedad fue donada al National Trust.

El jardín está formado por dos partes. Un jardín superior, alrededor de Bodnant Hall, que consta de cinco impresionantes terrazas de estilo italiano que anclan majestuosamente la casa en su entorno montañoso, praderas de césped sombreadas por árboles y jardines de flores donde destacan las rosas.

La parte inferior del jardín, conocida como “Dell”, está formada por el valle del río Hiraethlyn y alberga un pintoresco jardín salvaje, con una colección de rododendros de todos los colores imaginables, azaleas y árboles maduros, algunos con casi un siglo de antigüedad; grandes estanques de plantas acuáticas y una cascada.




Todos los elementos de este jardín se ven realzados por fuentes, esculturas inusuales y folies, edificaciones extravagantes construidas sin funcionalidad alguna, con el propósito de proporcionar un interés a una vista o paisaje.

Pero si hay algo que da un valor personal a este jardín es su conexión con los exploradores de plantas del siglo XIX y principios del XX, quienes recolectaron muchas de las especies de plantas por las que el jardín es ahora mundialmente famoso, incluidas las Colecciones Nacionales de Rhododendron forrestii, Magnolia, Eucryphia y Embothrium.



Winter Garden



Una de las recientes implantaciones en Bodnant Garden es un área destinada al Jardín de Invierno, situado en la zona superior en lo que solía ser una rocalla eduardiana. Se necesitaron cuatro años de planificación y dos años para la construcción del Winter Garden, que abrió sus puertas al público el día de Año Nuevo de 2012

El responsable del diseño e implantación fue Troy Scott Smith, quien posteriormente trabajó como jardinero jefe en Sissinghurst Castle (ver más aquí), y desde julio de 2018 ocupa ese puesto en Iford Manor (Peto Gardens). Todo cobra sentido.

La ruta de invierno de estos jardines se inicia al salir del popular Laburnum Arch (Laburnum anagyroides), el tunel de flores de laburno más antiguo y largo del Reino Unido. La pérgola, construida en 1881, tiene 55 metros de largo y a finales de mayo se cubre de doradas flores colgantes. En diciembre y enero, lo jardineros se encargan de desatar cuidadosamente las plantas de su marco de metal, podan los tallos y los atan nuevamente. Si se visita el jardín en invierno, es posible apreciar la intrincada estructura de esa pérgola.




Al salir del Laburnum Arch se camina hacia el paseo de invierno, un camino marcado por camas de bulbos de flor de primavera: narcisos en miniatura que florecen desde principios de diciembre, seguidos de Cyclamen, Scilla, iris enanos de floración invernal y muchas variedades de campanillas de invierno (Galanthus) a principios de año.

Una vez que se abandonó la rocalla eduardiana, el jardín renovado aprovecha al máximo la luz invernal y se ha convertido en una exhibición de follaje, flores, cortezas y aromas ricamente coloridos.





Color de invierno en la plantación

Se conservaron los árboles maduros existentes, que aportan estructura al esquema de plantación, como lo hacen también mucho viejos arbustos, como rododendros, Garrya, camelias y un viejo arce (Acer palmatum). Además, se agregaron otras plantas estructurales más altas, como los abedules blancos (Betula utilis) y cerezos (Prunus serrula).

Formando el nivel medio hay arbustos de gran interés ornamental en invierno, como Hammamelis, Daphne, Sarcococca, que aportan aroma; Viburnum x bodnantense -un híbrido que lleva el nombre de este jardín, ya que fue allí donde se obtuvo- y Camellia, por sus flores; Cornus y Rubus por sus tallos y Skimmia por sus bayas.






Debajo de esos arbustos, plantaron una capa de arbustos pequeños y plantas herbáceas, que incluye Bergenia y Pittosporum de hojas rojas; gramíneas ornamentales que también aportan interés durante el invierno y helechos; brezos y eléboros y una colorida siembra de bulbos de flor.

Y dicen que después vendrá la primavera, y con ella se podrá disfrutar de narcisos, camelias, magnolias y rododendros. Vendrá también la embriagadora vista y el aroma de las rosas, los estanques de lirios, las camas herbáceas y los vibrantes prados de flores silvestres en verano. No faltará un caleidoscopio de rico color de hojas en otoño, para volver a disfrutar de nuevo de paisajes brillantes y escarchados en invierno. Cuatro estaciones con mucho interés, aroma, color y estructura. Eso es lo que hace grandes a los jardines, incluso a aquellos que no son grandes.









fotoS E INFORMACION | Bodnant garden nt



PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA