El Alcázar de Sevilla y sus jardines en 20 fotos

Real Alcázar de Sevilla


Las que en su mayoría fueron antiguas huertas musulmanas, hoy en día albergan un variado conjunto que abarca prácticamente toda la historia y los estilos de jardineríaDeclarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el Real Alcázar de Sevilla es el palacio en uso más antiguo de Europa y un oasis en pleno centro de esa ciudad, con 7.000 metros cuadrados de jardines.


Tres cuartas partes del Real Alcázar de Sevilla están conformadas por jardines. En ellos abundan estanques y fuentes, además de 21.000 especímenes de 180 especies de plantas y árboles diferentes que se distribuyen por 31 espacios ajardinados.


Los especialistas en jardines históricos suelen coincidir en que resulta complejo resumir todo lo que inspiran y esconden los jardines del Alcázar de Sevilla.


El núcleo original del Alcázar se construyó en el siglo X como palacio del gobernador musulmán. Construido y reconstruido desde principios de la Edad Media hasta nuestros días, consta de un conjunto de edificios palaciegos y amplios jardines. El Alcázar acoge un raro compendio de culturas donde áreas del palacio almohade original conviven con el Palacio de Pedro I que representa el arte mudéjar español, junto con otras construcciones que exhiben cada estilo cultural desde el Renacimiento hasta el Neoclásico.


Ramas y rosas sobre mármol italiano


Así, junto a los jardines de los taifas de Sevilla, vamos a encontrar numerosos elementos impregnados en mayor o menor medida de arte mudéjar, almohade, renacentista, barroco y modernismo ecléctico novecentista. Hay, también, algún retazo de jardín regionalista de principios del siglo XX y un guiño al paisajismo inglés. El romanticismo concurre en sus patios, fuentes, estanques, setos y hasta en las sombras de sus árboles.


Hoy podemos hacer un breve recorrido virtual gracias a las fotos que comparten desde el patronato del Alcázar en sus redes sociales. Imágenes con las que suelen saludar a sus seguidores y que hoy me sirven para invitaros a descubrir sutiles detalles y alguna que otra curiosidad sobre este conjunto monumental. 



Jardines del núcleo principal



Los jardines del núcleo principal están situados en la parte posterior del Palacio mudéjar. Allí se encuentra el Jardín del Chorrón, que debe su nombre al chorro de agua que proveniente de los Caños de Carmona entraba en el Alcázar y caía con estrépito al hoy llamado estanque de Mercurio.


Situados junto a la muralla baja que protegía el palacio desde las antiguas huertas, se localizan esos pequeños jardines a los que bautizaron con románticos nombres: Jardín de la Danza, Jardín de Troya, Jardín de la Galera y Jardín de las Flores. 


Fuera de esa antigua muralla y en terrenos que en su día se dedicaron a huertas, se crearon el Jardín del Laberinto, el Jardín de las Damas y el Cenador de Carlos V.


Real Alcázar de Sevilla


Al otro lado de la muralla que cercaba el Alcázar se alzan el Jardín de los Poetas y el Jardín de Marqués de la Vega-Inclán, diseñados a principios del siglo XX y construidos en la antigua Huerta del Retiro.


En lo que fue la Huerta de la Alcoba se construyó un jardín paisajista a la inglesa, con pequeñas praderas y sendas sinuosas curvas que contrasta con la acentuada geometría del resto de los jardines. En ese jardín, el guiño mediterráneo lo aporta la acertada plantación de árboles que proporcionan esa sombra tan necesaria en los días de calor en la ciudad de Sevilla, algo que el Ayuntamiento de esa ciudad no está valorando adecuadamente, a juzgar por la gestión de arbolado urbano que están realizando en los último años y que pasa por una reducción drástica del arbolado, en muchos casos justificada por el mal estado de los arboles y el consiguiente riesgo de accidentes. Pero eso es otro tema, aunque suceda en la misma ciudad.



Jardines fuera del núcleo principal



Fuera del núcleo principal se encuentra el Patio o jardín de la Casa de Contratación, que muestra un crucero almohade del siglo XII con albercas cruciformes fiel representación del Paraíso descrito en el Corán. Fue descubierto en 1973 en el solar que ocupó la antigua Casa de Contratación de Indias.


En lo que en su día fue el mayor teatro del siglo XVII –el Corral de la Montería – se construyó en los años 40 del siglo XX el Patio o Jardín del León.


También fuera del núcleo principal se encuentran el Patio de la Montería, desde el que se puede contemplar la fachada del Palacio Mudéjar; el Jardín del príncipe y el Patio del Crucero o de Doña María de Padilla.


Arrayán, macasar, laurel, ciprés, naranjo, granados, naranjo moruno, magnolio, chirimoyo, celinda, senecio, evónimo, árbol de Júpiter, dama de noche, buganvilla, jazmín, hiedra, glicinia, palmeras, ficus, palo borracho, hibisco, aralia papelera, acanto, clivia, costilla de Adán, oreja de elefante y cintas son algunas de las especies vegetales que habitan esos jardines.


Solo podremos descubrir alguna de esas plantas en estas imágenes, pero os invito a apreciar el resultado de cada una de las miradas talentosas que han sabido capturar buena parte de la esencia del Alcázar de Sevilla y sus jardines. 


Palacio Mudejar, Patio de las Doncellas

Jardín de las Damas

Jardín de Troya

Galería de los Grutescos

Fachada mudéjar

Estanque de Mercurio

Jardín de los Poetas

Jardín de la Danza

Jardín de la Alcoba


 Jardín de los Poetas

Patio del Yeso

Sala de los Pasos Perdidos

Jardín de la Galera

Cúpula del Salón de Embajadores | Foto A. Junco

Palacio Mudéjar

Patio de las Muñecas

Vista del Estanque de Mercurio y la Galería de Grutescos

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado

INSTAGRAM