Árboles y arbustos con atractivas cortezas en invierno

Corteza de Prunus serrula (Cerezo tibetano) | Foto Zdenek Kiesenbauer


Si hay una época del año en la que valoramos la belleza de las cortezas de árboles y arbustos es el invierno, cuando especies caducifolias pierden sus hojas y nuestra mirada se escapa hacia su esqueleto y la piel que lo cubre, la corteza, revelando llamativos troncos blancos brillantes, amarillos, rosas cálidos y marrones rojizos que iluminan el jardín. Pero el resto del año también disponemos de árboles y arbustos de hoja perenne, con vistosas cortezas que ofrecen igualmente interés visual, que podemos tener en cuenta en nuestra selección.


Son diversas las características de los árboles y arbustos que tenemos en cuenta a la hora de seleccionar una determinada especie para incorporar al diseño de plantación de un jardín. Además de los requerimientos y condiciones de cultivo, solemos tener en cuenta características como su estructura, el tamaño en estado adulto, la temporada de floración, el follaje y frutos de otoño, etc. A todos esos aspectos, se unen las texturas y los colores de sus tallos, que no son determinantes, pero sí pueden considerarse cualidades muy valiosas desde el punto de vista ornamental, ofreciendo acentos de colores brillantes, un aspecto que no hay que desechar a la hora de decantarnos por una u otra especie y variedad.

La importancia de la corteza de los árboles
Las cortezas son las capas más externas de los tallos y raíces de las plantas leñosas, que incluyen árboles, enredaderas leñosas y arbustos. Una diversa y compleja capa de tejido que rodea la madera de árboles y arbustos, que se convierte en la protección del tronco contra las agresiones externas.

Corteza de abedul (Betula) | Foto Nicpic

La corteza contiene suberina y a veces taninos y otros productos que impermeabilizan y protegen al árbol de los agentes climáticos y los parásitos. También se dota de sistemas de defensa contra herbívoros, como son las espinas, acúleos, etc. Además, las pequeñas aberturas que se presentan en las cortezas, llamadas lenticelas, permiten el necesario intercambio gaseoso con el exterior. 


La belleza de algunas cortezas, especialmente en invierno 
Desde el punto de vista ornamental, además del cromatismo, esas cortezas nos pueden ofrecer interesantes texturas lisas y brillantes, decapadas, rugosas, estriadas, exfoliantes, etc. Son arboles y arbustos de muy diversos tamaños dispuestos a crear un interesante efecto si sabemos situarlos adecuadamente en un lugar del jardín donde pueda apreciarse. 


Prunus serrula (Cerezo tibetano)

Prunus serrula (Cerezo tibetano) | Foto Deejays123

Probablemente una de las cortezas más elegantes, al menos desde mi punto de vista. Su tronco tiene un aspecto brillante, especialmente cuando el sol golpea la corteza lisa de color rojo intenso que está estructurada con muchas lenticelas. Este pequeño árbol lleva flores blancas en primavera y tiene follaje amarillo y bayas rojas en otoño, pero destaca en invierno por su atractivo tronco. Existen otras variedades con diferentes tonalidades en rosa, violeta o caoba. 


Acer griseum (Arce de corteza papirácea)

Acer griseum | Foto S. Rae

Como sugiere su nombre común, el arce de corteza papirácea (de papel) tiene una corteza de color marrón rojizo brillante que desprende en capas delgadas. Las ramas tienen un hermoso hábito extendido y en otoño el follaje se vuelve de un vivo tono rojo antes de que caigan las hojas.

Es un verdadero todoterreno para jardines, porque el árbol también tiene un maravilloso color otoñal y crece lentamente, lo que lo hace adecuado para jardines más pequeños. 


Betula utilis var. jacquemontii (Abedul del Himalaya)

Abedul del Himalaya | Foto Fernando Ruz

Los abedules son especialmente valorados por sus cortezas relucientes, generalmente blancas. El abedul del Himalaya de tallos múltiples crea un efecto visual muy interesante, especialmente cuando se planta en grupos y con un fondo colorido. Ver más en: Oda a los abedules y a sus distintivas cortezas

Otros abedules con corteza atractiva son el abedul chino (Betula albosinensis) con corteza lisa y veteada en un juego de colores que va del rosa blanquecino al cobrizo; o el abedul velloso (Betula pubescens) con una corteza lisa que se extiende desde el marrón rojizo Cambia de marrón claro a blanco grisáceo. 


Tilia cordata ‘Winter Orange’ (Tilo de hojas pequeñas)

Tilia cordata ‘Winter Orange’ | Foto New Wood Trees

Este cultivar de tilo de hojas pequeñas ofrece tonalidades otoñales en amarillo y tallos de color naranja dorado en invierno que se agrietan longitudinalmente con la edad. 


Cornus alba 'Sibirica' (Cornejo siberiano) 

Cornus alba "Sibirica" y Carex morrowii | Foto Martyn Hird

El cornejo siberiano es la superestrella entre los arbustos con coloridas cortezas. Sus distintivos tallos jóvenes lacados en rojo brillan de lejos, por lo que es uno de los más utilizados en caminos y jardines de invierno. 

Deben podarse cada año, casi hasta el nivel del suelo en marzo, para garantizar que se produzca una nueva cosecha de los tallos de colores más brillantes para el próximo invierno. 

Otra variedades interesantes incluyen Cornus alba ‘Baton Rouge’ que forma un matorral de esbeltos tallos rojos que se vuelven de color carmesí brillante en invierno; y especies como Cornus sanguinea 'Midwinter Fire', con espectaculares tallos de invierno en color amarillo-naranja-rojo. Ver más en: Cornejos encendiendo el jardín de invierno

Plantación de verano y Prunus serrula var. tibetica. RHS Flower Show Tatton Park 2018 •• © RHS / Neil Hepworth

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado