Jardín del Parque Natural Señorío de Bertiz en Navarra

Foto: Parque Natural Señorío de Bertiz

 

Un microclima húmedo con ausencia de heladas ha convertido a Bertiz en uno de los bosques más singulares de Navarra, refugio de pájaros carpinteros y murciélagos. Profundamente unido a ese entorno se encuentra el romántico jardín paisajista transformado por Pedro Ciga y Dorotea Fernández, un matrimonio un tanto peculiar para la época, que también se ocupó de recuperar en su día ese bosque atlántico, declarado Parque Natural en 1984 por el Gobierno de Navarra.


En Bertiz, el concepto y propiedad del señorío comenzó en el año 1392, junto a la aparición de su primer titular, Pedro Miguel Bertiz. Se trataba de un dominio hereditario sobre las tierras, unas 2.000 hectáreas, similar al feudo medieval. El señorío pasó por herencia de generación en generación hasta 1884.

Sin embargo, el actual esplendor del recinto tiene sus orígenes en el año 1898, cuando la suerte quiso que las tierras del Señorío de Bertiz fueran a parar a manos de Pedro Ciga y Dorotea Fernández, una pareja culta y cosmopolita, amante de los viajes, la música y, lo más importante, de la naturaleza.

Foto: Parque Natural Señorío de Bertiz

El próximo sábado 20 de marzo, la serie Jardines con Historia que se emite en La 2 de Televisión Española cada sábado, nos lleva hasta Oieregi-Bertizarana, en el noroeste de Navarra, donde podremos caminar por los senderos del Señorío de Bertiz y conocer, de la mano de Arturo Franco, hasta qué punto la personalidad e inquietudes de sus últimos propietarios influyeron en el destino de Bertiz y su jardín. Descubriremos qué hicieron para devolver la vida a ese paraje inolvidable rodeado por inmensos bosques de hayas, robles y alisos; y cómo lo convirtieron en el lugar ideal para las especies que lo habitan.


Parque Natural Señorío de Bertiz
El Parque Natural Señorío de Bertiz abarca una superficie de 2.052 hectáreas dividida en dos zonas claramente diferenciadas: la zona de jardín y la zona montañosa cubierta por un frondoso bosque atlántico.

Pedro Ciga y Dorotea Fernández eran ecologistas comprometidos, miembros de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Guipúzcoa y de otras asociaciones para la protección del medio ambiente. Desde su llegada a Bertiz, se dejó de cazar, de pescar y de talar árboles en ese entorno natural.

El jardín

Tras adquirir Bertiz, el antiguo jardín, que había sido diseñado por un jardinero francés en 1847, fue ampliado y convertido en un espacio de influencias modernistas y románticas, donde no faltan pérgolas, fuentes, cenadores y plantas exóticas.

Las tres hectáreas y media de terreno que ocupa el jardín, albergan más de 120 especies vegetales distintas. Hay especies autóctonas y otras de diferentes lugares del mundo, que Pedro Ciga fue trayendo de todos sus viajes. Entre otras especies, se pueden ver gingkos, secuoyas, cipreses de los pantanos, cedros, liquidámbar, araucarias, criptomerias, camelias, hortensias, diferentes tipos de bambú y nenúfares.

Foto: Turismo Vasco

Foto: Turismo Vasco

Solado en capilla modernista Señorio Bertiz
Foto: Time Zone

Foto: Turismo Vasco

Foto: Parque Natural Señorío de Bertiz

Foto: Parque Natural Señorío de Bertiz

Foto: Parque Natural Señorío de Bertiz

Reformaron la Casa-Palacio –una edificación en el estilo tradicional de la zona que data de 1847– e incorporaron las pequeñas construcciones de estilo modernista que le dan al jardín su carácter romántico. Así, en el jardín encontramos una capilla modernista con su pérgola y, a solo unos pasos de la capilla, también en estilo modernista, la espectacular torre mirador, una estructura inspirada en las pagodas japonesas, construida sobre un elemento esencial del jardín: el río Bidasoa.

Foto: Parque Natural Señorío de Bertiz

En un atmósfera brumosa, los caminos serpenteantes conducen a un lago artificial con sus islotes, puentes, cascadas y hasta un cenador construido en hormigón que imita troncos.


El bosque atlántico

Una vez terminadas las reformas y la ampliación del jardín, Pedro Ciga y Dorotea Fernández decidieron intervenir en el bosque, implantando en él un modelo de conservación de la naturaleza innovador. Lo primero que hicieron fue acondicionar algunas sendas para poder pasear, lo que llamaron ‘los caminos del amo’. También colocaron bancos de piedra en lugares estratégicos con impresionantes vistas.

Pero de todas las obras que acometieron, la más importante fue la construcción de un palacete en la cumbre del monte Aizkolegi (842 m), donde solían pasar veinte días en agosto cada verano. Ese palacete constituye una excelente atalaya desde la que admirar el Parque Natural del Señorío de Bertiz, cuyas laderas están cubiertas por ese bosque atlántico que gracias a ellos se llenó de vida silvestre.

Pedro Ciga dejó escrita en su testamento su voluntad de que no circule por el paraje ningún tipo de vehículo, ni motocicletas, ni automóviles, ni carruajes, excepto los que correspondan a los servicios de la finca. Donó el Señorío de Bertiz, con la exigencia expresa de conservarlo sin variar sus condiciones, al Gobierno de Navarra, que lo declaró Parque Natural en 1984.

Foto: Parque Natural Señorío de Bertiz

Desde entonces, la gestión del Señorío de Bertiz, se ha basado fundamentalmente en la conservación del paisaje y de sus componentes, en mantener la estabilidad y biodiversidad de los ecosistemas, en realizar actividades educativas y en promover la investigación en los ecosistemas naturales.


Hoy en día, el Parque Natural Señorío de Bertiz, un bosque maduro con árboles de gran porte y bien conservados, es el único lugar de España que cuenta en su hábitat con las siete especies distintas de pájaros carpinteros que habitan en la península Ibérica. Algo muy significativo, si tenemos en cuenta que esta variedad en la fauna es un indicador de la buena conservación de este parque natural que reune todas las características de la Navarra pirenáica.

Jardines con Historia
La serie Jardines con Historia, dirigida por Sonia Tercero, cuenta en su equipo con el asesoramiento y selección de localizaciones realizado por la historiadora paisajista Mónica Luengo Añón (autora de Jardines de España, 2003) y el botánico Javier González García de Ángela. Los guiones de la serie han sido escritos por la novelista y guionista Silvia Herreros de Tejada (autora de La Otra Isla. 2020) y por la también guionista Belén Sevillano.

En este capítulo, cuentan con la colaboración de Alicia Ancho Villanueva, técnico superior restauradora de las vidrieras de Bértiz; Mónica Migueltorena, gerente de uso público del Señorío de Bértiz y Miguel Mari Elosegui, biólogo y técnico forestal del Señorío de Bértiz.

Los 15 jardines que forman parte de la serie, junto con los personajes que hay detrás de ellos, podéis conocerlos en este enlace.

Os recuerdo que la serie se emite todos los sábados a las 18 h en La2 de Televisión Española. Una vez finalizada la emisión de cada capítulo, podrá verse online en el sitio web de La2, A la Carta.


Foto: Parque Natural Señorío de Bertiz

Fotos e información: Parque Natural Señorío de Bertiz, Time Zone y Turismo Vasco


TEMAS RELACIONADOS

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado