Patio Trueque, 4 (Patio de Carmela), el Centro de Interpretación de la Fiesta de los Patios

Patio cordobés con paredes blancas llenas de plantas, ventanas, puertas y macetas azules
Patio Trueque, 4 | Foto: Turismo de Córdoba

 

Paredes encaladas, macetas de color azul intenso, suelo de grandes chinos cordobeses, un pozo de inspiración árabe y muchas plantas, algunas de ellas centenarias. El patio de la calle Trueque, 4 es uno de los patios de Córdoba más emblemáticos, un perfecto ejemplo de las casas-patios que participan en la Fiesta cada mes de mayo, aunque hoy en día lo hace fuera de concurso por ser un patio institucional.


Ubicado detrás de San Lorenzo, el Patio de la calle Trueque número 4 es conocido popularmente como “Patio de Carmela”. Detrás de ese nombre popular se encuentra Carmen Montilla, fallecida en 2005 a los 82 años, una institución dentro del mundo de los propietarios de los patios que dedicó más de la mitad de su vida al cuidado de sus plantas y de su patio, incluso desde su silla de ruedas en los últimos años.

Esta antigua casa de vecinos se presentó por primera vez al concurso de patios cordobeses en 1957, consiguiendo el Segundo Premio. Desde entonces, ha ganado en 7 ocasiones el Primer Premio, fue segundo en seis ocasiones y obtuvo otros 24 reconocimientos, convirtiéndose en el patio que más premios ha cosechado en la historia del Concurso de Patios. 

Pero en 2010 tuvo que ‘apearse’ del concurso porque, tras ser adquirido por la empresa Vimcorsa en 2009, se alegó que en dicho patio no vivía nadie de manera permanente, requisito exigido en las bases del concurso. Tras ser adquirida por el Ayuntamiento de Córdoba, en 2014 se inició la rehabilitación con el fin de convertir esa casa típica de la arquitectura cordobesa en una especie de museo de las casas-patios.

Centro de Interpretación de la Fiesta de los Patios 

Desde 2016, esta casa-patio se ha convertido en el Centro de Interpretación de la Fiesta de los Patios Trueque Cuatro, un espacio expositivo permanente en el que el Ayuntamiento trata de dar a conocer todo lo relacionado con la Fiesta de los Patios, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2012.

Pozo del Patio Trueque, 4 | Foto: Patios de Córdoba
 

Su misión es mostrar a los visitantes el vínculo de los cordobeses con sus patios a lo largo de la historia, un patrimonio etnológico que descubre la esencia y evolución de esa tradición. Pero también está en su ánimo dejar constancia de que el festival celebra algo más que flores o bonitos patios.

El espacio expositivo se distribuye en cuatro salas dedicadas a la Fiesta y el Concurso de los Patios; dos salas audiovisuales; una tienda y un taller de jardinería didáctico, con herramientas para la siembra y el cuidado de las plantas, y donde se podrá conocer el tipo de vegetación propia de los patios y los cuidados que necesita.


Pero, como no podía ser de otro modo, el corazón de ese museo se encuentra en el patio, que se concibe como punto de partida de un recorrido por los diferentes patios cordobeses. 


Patio de Trueque, 4

El “Patio de Carmela” es el típico patio de casa de vecinos, en torno al que se distribuyen las distintas viviendas, que en su mayoría se encuentran en la planta baja. Se caracteriza por una arquitectura popular, con paredes encaladas en las que se abren ventanas con marcos de madera antigua y rejas de hierro. Las macetas que cuelgan, así como los marcos de las puertas, están pintadas en un color azul intenso que crea ese característico y refrescante contraste con el blanco de las paredes.


Foto: Turismo de Córdoba

El misterioso y estrecho callejón y el patio tienen el suelo empedrado con grandes chinos cordobeses, exceptuando algunas zonas cuyo suelo está pavimentado con losas de barro. La solería de barro, el empedrado o los mosaicos formados por chino cordobés son los suelos que predominan en los patios de Córdoba, ya que tienen en común que, al ser regados facilitan la humedad, logrando refrescar el ambiente, lo que a su vez ayuda al mantenimiento de las plantas.

En uno de sus rincones, hay una escalera que da acceso a la galería superior de vigas de madera pintadas en blanco. Con escalones irregulares, cada uno de ellos suele estar decorado por una maceta con plantas de flor.

Pero, sin duda, esta casa-patio es especialmente conocida por su pozo de inspiración árabe, aún en uso, que se sitúa en el centro del patio. Lo que hace singular a ese pozo es que tanto el brocal como los horcones son de mampostería y está cubierto con un tejadillo a dos aguas.

Foto: Julián Iglesias


Junto a los arriates con diversidad de plantas ornamentales de flor que bordean el recinto –diferentes especies de pelargonios y otras plantas de flor como petunias, claveles, jazmín, rosales, crisantemos y begonias, entre otras. También hay plantas verdes como cintas (Chlorophytum comosum) y helechos comunes (Nephrolepis exaltata); buenas matas de hierbabuena (Mentha sativa); plantas suculentas como Rhipsalidopsis rosea y frutales como el tomate enano (Solanum pseudocapsicum) y un limonero.

Las joyas de la corona de ese patio son dos plantas centenarias que trepan por las paredes del patio o cubren parte del pozo: un jazmín español (Jasminum grandiflorum) que tiene unos 150 años y un rosal de pitiminí (rosal miniatura o rosal enano) de 66 años, con flores dobles en tonos blanco y rosa, dispuestas en ramilletes y de una sola floración bien entrada la primavera.

El Centro de Interpretación de la Fiesta de los Patios Trueque Cuatro permanece cerrado desde octubre de 2019. Tras un cambio en la gestión del centro, tiene previsto reanudar su actividad antes de que acabe el año del Centenario del ConcursoAun así, el patio forma parte de Fiesta de los Patios, aunque fuera de concurso, y puede visitarse hasta el próximo 16 de mayo, fecha en la que se clausura la Fiesta de los Patios 2021.


Foto: Diario de Córdoba


TEMAS RELACIONADOS
► Patio Vesubio en Córdoba, el patio azul

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado