Flor de Opuntia monacantha | El Blog de La Tabla

26 septiembre 2014

Flor de Opuntia monacantha



Son llamativas las flores de las cactáceas ¿verdad? Y éstas os muestro hoy son pequeñas joyas que encuentro en el camino, aunque supongo que el lugar que les correspondería sería un jardín botánico.


La Opuntia monacantha (Willd.) Haworth es una especie originaria de América del sur, más concretamente de las áreas costeras de Brasil, Uruguay y Argentina.  La forma variegada es la que más se ha introducido en otras zonas templadas del Mundo, especialmente para la cría de la cochinilla (Dactylopius coccus), insecto utilizado en la industria textil para teñir de rojo la seda y la lana, como se hace también con otras opuntias, como la Opuntia maxima.

En Europa fue introducida -probablemente en los siglos XVI y XVII (se desconoce la fecha exacta)-  por los conquistadores españoles y portugueses. La primera vez que se ha encontrado naturalizada en España ha sido en el año 2003, concretamente en la comarca del Baix Camp, en Tarragona y, según informa el Ministerio de Ganadería, Alimentación y Medio Ambiente, seguramente procedente de restos de jardinería vertidos en el medio natural.




De nuevo, hablamos de una planta invasora de zonas áridas, porque puede competir ventajosamente con la vegetación autóctona, desplazándola e impidiendo su regeneración. Por es ese motivo, esta especie de Opuntia también se encuentra incluida en el  Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, aprobado por Real Decreto 1628/2011, de 14 de noviembre, estando prohibida en España su introducción en el medio natural, posesión, transporte, tráfico y comercio.

No es un capricho, es una cuestión de sentido común. Si queremos tener  plantas exóticas (alóctonas) en el jardín, tenemos muchas otras donde elegir, porque la mayoría de las plantas cultivadas y comercializadas hoy en día son alóctonas no invasoras. Solo determinadas especies exóticas están catalogadas como invasoras y es en esos casos,  cuando debemos ser muy cuidadosos y si ya las tenemos plantadas en el jardín,  nunca dejar que los restos de poda tomen contacto con el medio natural.



Dicho esto, aquí están sus flores y sus espinas que, como es lógico, hacen daño cuando te pinchan y aunque fue ayer todavía lo recuerdo (vagamente…).  El enlace a la ficha del MAGRAMA, para conocer más detalles sobre esta especie de Opuntia, lo dejo aquí.


























CONTENIDO RELACIONADO