Las Calabazas de Yayoi Kusama | El Blog de La Tabla

02 octubre 2014

Las Calabazas de Yayoi Kusama



Comienza la fiebre de las calabazas y éstas son de muy buen tamaño, pero no se han cultivado en la tierra, lo que no significa que no sean exquisitas, además de evocadoras.


Hoy quería compartir el trabajo de Yayoi Kusama (Matsumoto, Japon, 1929) que se expone desde el pasado 16 de septiembre en Londres y en el que, de nuevo, las calabazas son su modelo. Una artista grande, sin duda y otra obra inmensa de esta creadora que lleva casi setenta años dedicados al arte en el sentido más amplio de ese término.


“Mi vida ha sido una batalla y desde pequeña he luchado por vivir” Considerada la precursora del Pop Art, tiene el mérito de haber sabido abrirse camino, desde el punto de vista artístico y político, en un mundo dominado por hombres.

Hija de una familia de comerciantes de semillas hortícolas (de ahí su interés por elementos del mundo natural), expuso por primera vez en Japón, cuando tenía 23 años. Después vino Nueva York, el Pop-Art, la Psicodelia y arte feminista. Vuelta a Japón y mucho recorrido en forma de dibujo, pintura, grabados, escultura, instalaciones, performance, cine, literatura, moda y diseño de objetos.

Su signo de identidad y técnicas que le han hecho única son el patrón de red all-over, creado a partir de espacios negativos entre los bucles individuales de la red y que pueden ser vistos como lunares; y  sus esculturas blandas (Accumulations).

Esta exposición en la galería y jardín Victoria-Miro de Londres se compone de dos elementos: en la galería principal se exponen (hasta el 4 de octubre) pinturas y calabazas de mosaico a gran escala. Por otro lado, en el jardín de la galería se exponen hasta el 19 de diciembre las esculturas de calabazas creadas en bronce. Estas últimas son el fruto de 2 años de trabajo y es la primera vez que la artista trabaja con bronce a esa gran escala. Me encantan, me han parecido realmente bellas y considero que la exposición bien merece una visita, pero si no es posible acudir, siempre nos queda la posibilidad de navegar. Ya sabéis, como en otras ocasiones, si no vamos, miramos.


















Esculturas vivas en High Line at the Rail Yard







CONTENIDO RELACIONADO