Al norte de la Tierra: Jardín Botánico Ártico-Alpino de Tromso | El Blog de La Tabla

18 abril 2015

Al norte de la Tierra: Jardín Botánico Ártico-Alpino de Tromso



Inviernos relativamente moderados, gracias a la corriente del Golfo, que desplaza una gran masa de agua cálida procedente del golfo de México. Pero hablamos del jardín botánico más septentrional del mundo, donde se instala el clima ártico extremo.



El Jardín Botánico Ártico-Alpino se creó en 1994 y depende de la Universidad de Tromsø, en la provincia de Troms en Noruega. Abierto al público las 24 horas, literalmente, es decir, no hay vallas que lo acoten ni se cobra entrada por acceder a él y, además, 24 horas especialmente en épocas del año donde el sol nunca se pone (en junio, por ejemplo, hay 251 horas de sol). 



Todo eso la mitad del año, porque la otra mitad no puede visitarse, obviamente, pues el jardín está cubierto de nieve, lo que ofrece un buen alojamiento a la mayoría de las plantas de montaña. El verano húmedo y fresco también ayuda. Hay más de 5000 especies de plantas que provienen del intercambio de semillas con otros jardines del mundo. Todas corresponden a plantas del Ártico o aquellas que pueblan las cumbres alpinas de las montañas del mundo. El jardín muestra esa colección ordenada por continentes.


Crearon rocallas que simulan laderas del sur alojando plantas de Sudáfrica, Chile y Turquía. En contraste y justo en el lado opuesto, a solo 10 metros de distancia, se pueden ver las laderas que acogen plantas del norte. Destacan las prímulas (100 especies) y rododendros (100 especies) que tapizan los bosques alpinos. 

Su función no es únicamente la de convertirse en un museo vivo, sino que destaca su labor de investigación y conservación para preservar material genético de aquellas especies más vulnerables, debido a los efectos del cambio climático. Si te gustan las plantas alpinas, puedes darte un buen atracón.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Fotos e información Arktisk-alpin botanisk hage









CONTENIDO RELACIONADO