15 jardines para admirar el arte topiario

Iglesia y jardín topiario en Sudeley Castle, Winchcombe | Flickr


Se suele decir que el arte de recortar árboles y arbustos perennes en formas geométricas o caprichosas tuvo su edad de oro en Europa en el siglo XVII. Sin embargo, no hay que olvidar que el arte topiario en sí ha sido popular desde los tiempos de la antigua Roma y el antiguo Egipto.


El topiarius (jardinero-paisajista ornamental) es el nombre que se daba en la antigua Roma a los jardineros dedicados a esculpir arbustos de hoja perenne para formar elementos arquitectónicos, figuras o letras. Al hablar de topiaria, siempre nos viene a la mente el boj (Buxus sempervirens) o el tejo (Taxus baccata). Sin embargo, existen otros arbustos muy adecuados para utilizar en esta práctica hortícola, como acebo (Ilex aquifolium); aligustre (Ligustrum sp.); evónimo (Euonymus japonicus); laurel (Laurus nobilis); haya (Fagus sylvatica); mirto (Myrtus communis); pitosporo (Pittosporum tobira) y Teucrio (Teucrium fruticans), entre otras especies.

A pesar de que el arte topiario a base de boj (Buxus sempervirens) es muy común, en los últimos años el panorama se ha complicado. Los daños causados por la oruga de la polilla del boj (Cydalima perspectalis) han dejadado su huella en muchos jardines de topiaria, que luchan por combatir esta plaga situando trampas de feromonas en todas las plantaciones de boj.


Brodsworth Hall and Gardens | Clive Nichols


El arte topiario no siempre se viste del mismo modo, ya que puede presentar formas arquitectónicas y formas caprichosas, que en numerosas ocasiones son piezas de ajedrez, teteras o pavos reales. También hay poda en nubes, cajas, bolas y largos setos que marcan líneas y sombras en el paisaje, dando a muchos jardines un sello de identidad.

Aunque su valor estructural es lo que da rigor al diseño del jardín, al hablar topiaria, casi siempre la asociamos a un juego, una fantasía de la mano de esas formas caprichosas. Son folies vegetales que pueden gustar más o menos, pero nunca dejan indiferente, y que, tal vez hoy, nos puede servir para llevar nuestra mente a un lugar algo más amable. Un paseo sin salir de casa, que nos conducirá a diferentes lugares del mundo, para descubrir dónde se esconden algunos de los jardines con arte topiario más bellos y admirados por quienes comparten una atracción especial hacia este tipo de práctica hortícola.

Cuando todo esto acabe, tal vez muchas topiarias tendrán "el pelo" largo y algo desaliñado, como nosotros. Pero eso lo arreglarán unas buenas tijeras y la mano experta del jardinero o topiarius. 


Packwood House
Warwickshire, Reino Unido.

Foto Karl Gercens

Un jardín de estilo contemporáneo, con borduras de herbáceas, prados de flores silvestres y un hermoso huerto. Los tejos en The Yew Garden (El Jardín de Tejo) tienen más de 350 años y, según la leyenda, representan el Sermón de la montaña.





Jardines de Marqueyssac
Dordoña, Francia

Foto Les Jardines Suspendus de Marqueyssac

Declarados bien de interés público francés, los románticos y singulares jardines de Marqueyssac ofrecen, en torno a un castillo del siglo XVII, más de seis kilómetros de paseos a la sombra, rodeados de 150.000 bojes centenarios tallados a mano, y acondicionados con miradores, rocallas, cascadas, teatros vegetales, etc. Una fantasía repleta de movimiento, donde el boj destaca con formas redondeadas y podas de porte algodonoso.





Arley Hall & Gardens
Cheshire, Inglaterra, Reino Unido

Foto Karl Gercens

Considerado uno los mejores jardines de Europa, han sido creados en los últimos 250 años por generaciones sucesivas de la misma familia.

Los robles (Quercus ilex) de 10 metros de altura se recortan en columnas apretadas a lo largo de una de las avenidas que dividen el jardín de 5 hectáreas.




Pazo-Monasterio de San Lorenzo de Trasouto
Santiago de Compostela, La Coruña, España.

Foto Pazo de San Lorenzo

Propiedad de la duquesa de Soma y Medina de las Torres, es particularmente conocido porque posee una de las obras más importantes de la jardinería geométrica española y, además, un buen ejemplo del uso de la jardinería como imitación de la naturaleza, cargada de simbolismo e intentando retenerla dentro de un espacio acotado (ver más detalles e imágenes aquí).





Rockingham Castle
Leicestershire, Inglatera, Reino Unido

Foto Rockingham Castle

Un castillo situado al borde de un acantilado que ofrece unas extraordinarias vistas al Valle Welland y los terrenos circundantes, que cubren cinco condados.

El famoso ‘Elephant Hedge’ tiene más de 450 años y su nombre responde a las ondulaciones de ese seto, que recuerdan a los lomos de un elefante (ver más detalles e imágenes aquí).





Powis Castle and Garden
Condado de Montgomeryshire, Gales, Reino Unido

Foto Powis Castle and Garden

Un castillo medieval situado en Powis, en cuyos jardines destacan los tejos recortados, que alcanzan una altura de 14 metros y necesitan aproximadamente 10 semanas de recorte de altura (ver más detalles e imágenes aquí).





Levens Hall
Kendal, Inglaterra, Reino Unido

Foto Levens Hall

Los jardines tienen una superficie de 4 hectáreas, de las cuales, el llamado Topiary Garden, el jardín topiario más antiguo y extenso del mundo, ocupa 4.000 metros cuadros.

En ese jardín hay más de 100 piezas de topiaria, cada una recortada con un diseño inusual, creando espectaculares figuras geométricas vegetales que atrapan la atención de los visitantes año tras año.

La siembra y formación de esos jardines se iniciaron en la década de 1690 y poco o nada ha cambiado su diseño desde entonces (ver más detalles e imágenes aquí).





Jardines de Séricourt
Séricourt, Pas-de-Calais, Francia

Foto Jardins de Séricourt

El arquitecto paisajista Yves Gosse de Gorre creó en 1985 Les Jardins de Séricourt en torno a su propiedad, y lo hizo con el fin de que se convirtiera en un escaparate para su actividad profesional y su pequeño vivero.
Ocupan una superficie de aproximadamente 4, 5 hectáreas y están clasificados desde 2004 como Jardin Remarquable en Francia.  (ver más detalles e imágenes aquí).





Hinton Ampner Gardens
Hampshire, Inglaterra, Reino Unido

Foto Hinton Ampner Gardens

Una casa señorial con jardines, construida originalmente en 1793, remodelada en 1867 para adaptarla a los gustos victorianos de la época y, finalmente, en 1936 fue restaurada, devolviéndole las formas clásicas de su original estilo georgiano.

Alejados de las terrazas formales, se aprecian paseos bordeados con grandes setos de boj que parecen invitar a descubrir qué otras sorpresas nos esperan al final. Los pilares abovedados, junto a otros elementos ornamentales del jardín, parecen marcar el diseño. Pero hay más elementos de topiaria. Conos, pilares redondos y cajas marcan espacio y avenidas que conducen a huertos y otros tesoros. (ver más detalles e imágenes aquí)





Les Jardins d’Étretat
Étretat, Francia

Foto Étretat Garden

Los jardines se sitúan en los acantilados de la Côte d'Albâtre, con el arco natural de la Porte y l’Aiguille, una aguja de 70 metros de alto. El jardín se ha dividido en varios espacios diferenciados. El plato fuerte lo ofrecen las esculturas vegetales, como las creadas a base de Ilex aquifolium, Osmanthus burkwoodii y Osmanthus heterophillus, talladas por las manos de expertos jardineros. (Ver más detalles e imágenes aquí).




Jardines del Castillo de Amboise
Amboise, Indre-et-Loire, Francia

Foto Chateau Amboise


Situados en el centro del Valle del Loira, los jardines, que no son muy extensos, han sido planificados con una mezcla de bolas y conos inmaculadamente recortados y una plantación de relleno más ligera, que se adapta con armonía al castillo histórico. Al final del jardín, un río de bolas de boj rematadas con árboles esféricos recortados da vida y drama a las laderas. 





Sudeley Castle
Gloucestershire, Inglaterra, Reino Unido

Foto Geograph.org.uk

En el Yew Tree Walk, los tejos, recortados escultóricamente, suelen proyectar fuertes sombras sobre el césped bien cortado de un paseo entre los numerosos tejos que hay en el extremo sur de los jardines del castillo.





Longwood Gardens
Kennett Square, Pennsylvania, Estados Unidos

Foto Flickr

Es uno de los principales jardines de exhibición de horticultura en los Estados Unidos (ver más detalles e imágenes aquí). En el Topiary Garden, uno de los múltiples jardines temáticos en Longwood, se pueden ver conos, espirales y otras formas, e incluye más de 50 especímenes en 20 formas diferentes. Algunos de ellos se plantaron en 1936, aunque la mayoría se agregaron en 1958 de una finca de Long Island. Los tejos son meticulosamente cuidados, podados y entrenados desde hace décadas, para lograr las formas escultóricas que pueden disfrutarse hoy en día.




Hampton Court Palace
Londres, Reino Unido


Los jardines y la finca en Hampton Court Palace, como el palacio en sí, cubren varios períodos de la historia. El parque cubre 750 acres y hay 60 acres de jardines formales para disfrutar. Además de los parterres y topiaria en el Privy garden, despiertan gran interés los tejos antiguos que hay en el parque, que datan de hace cientos de años y hacen una gran vista desde el interior del palacio. Continúan recortándose, pero debido a su gran edad, han crecido hasta convertirse en una inmensa circunferencia y cada uno tiene su propio carácter.





Hidcote Garden
Gloucestershire, Inglaterra, Reino Unido

Foto Flickr

Considerado uno de los mejores jardines de Inglaterra creado en este siglo por Lawrence Johnston. El jardín, con clara influencia del estilo Arts and Crafts, se compone de una serie de pequeños jardines dentro de un jardín. Destacan los arcos y aves de tejo, entre otros figuras geométricas y caprichosas.  las habitaciones de jardín, separadas por majestuosos setos de tapices, es decir, setos compuestos por diferentes especies, como el tejo, el acebo y la haya, de modo que en verano adquieran diferentes colores moteados y en invierno tengan un aspecto teatral distintivo propio.




PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA