Mis flores: Las 25 flores favoritas de Vita Sackville-West, que ella llamaba 'flores de pintor'



Una delicia de libro que nos lleva a un jardín ideal, más artístico que terrenal, en el que Vita Sackville-West nos presenta sus 25 flores favoritas y que ella definía como “flores de pintor” por el encanto de sus formas, colores, patrones o texturas. Describe la apariencia, orígenes, características y las mejores formas de cultivar cada una de esas flores, y en ese maravilloso recorrido descubrimos su vida como jardinera, incluidos sus deseos y frustraciones.



Vita Sackville-West

Vita Sackville-West (1892-1962) fue una novelista, poeta y diseñadora de jardines inglesa. Nacida en el seno de una adinerada familia aristocrática, en 1913 se casó con el diplomático Harold Nicolson, con el que frecuentó el grupo de intelectuales británicos conocido como el Círculo de Bloomsbury.

Para Vita Sackville-West, la jardinería y la escritura surgieron de un mismo impulso imparable. Y ella misma reconocía que, del mismo modo que todo su jardín se engrandecía con rosas, su espíritu lo hacía con la rima.

Vita y su marido descubrieron y transformaron el Castillo de Sissinghurst en 1930. Sus jardines son hoy en día uno de los más inspiradores y populares de Inglaterra. Pero en libro que comento hoy, el jardín al que nos conduce su texto es un jardín ideal, porque no pertenece al mundo terrenal, sino más bien al de la literatura y el arte.

Mis flores
Esta joya de libro la he descubierto hace unos días y aunque he comprado la edición digital, menos cálida que un libro en papel, especialmente un libro como este, estoy disfrutando de su lectura como si de una charla entre amigas se tratara.

El título original es Some Flowers, un libro publicado originalmente en 1937 por National Trust. Esta nueva edición en español, titulada Mis Flores. Las 25 flores más singulares y bellas del jardín de la novelista inglesa, salió a la venta en octubre de este año. Está traducida por Miguel Cisneros Perales y a los textos de Vita le acompañan unas delicadas ilustraciones de Clara Pont.


En el prefacio del libro, su traductor nos explica que las flores de Vita son flores de pintor porque son obras de arte, porque se contemplan y sacan de su contexto original, porque son únicas en tanto que la forma de mirarlas y contarlas de la autora las revela originales.


Una interesante introducción que nos ayuda a entrar en ese jardín ideal sabiendo que, en cada descripción, Vita aportará datos sobre el origen de las flores, su morfología y cómo cuidarlas. Claro que, nos advierte que las flores adquieren más significado que el meramente taxonómico gracias a las metáforas, símiles e incluso versos, que apelan a una belleza que va más allá de la belleza botánica.

Es muy difícil escribir sobre flores
Y así es. La lírica y la retórica están presentes en libro, pero no tanto en sus descripciones botánicas, porque en Vita huye como alma que lleva el diablo del léxico empalagoso (“un vocabulario que merece ser consignado en un diccionario aparte”) de algunos escritores botánicos, tal y como nos explica en su prólogo.

"Que 'huele bien' es una frase cuando menos sincera, y aroma, perfume, esencia o fragancia no pueden reemplazarla. Estas palabras deben ser relegadas a un diccionario especial para jardineros y escritores de flores, en el cual palabras como pintoresco, refinado y cautivador han de marcarse como indecorosas". Siempre hay algo que aprender de Vita. 

Las flores de pintor
“Las flores que he elegido se caracterizan sobre todo por el encanto de sus formas, colores, patrones o texturas. En definitiva, son flores que hay que observar de cerca si queremos apreciar todos los detalles de su rareza o su belleza”.

Así describe las 25 flores que ha elegido y que denomina “flores de pintor” porque “Son flores que los pintores han pintado, o deberían pintar, siempre con deleite”. Y a medida que avanzas en el libro compruebas que tiene razón.

Lo primero que nos advierte Vita es que “este es un librito muy personal y, por tanto, arbitrario”, que no se dirige a jardineros profesionales, sino a aficionados que pueden estar algo aburridos de cultivar año tras año lo mismo que sus vecinos y buscan ideas nuevas que se ajusten a sus bolsillos, a su tiempo libre y a su pericia. Han pasado más de ochenta años y posiblemente siga teniendo el mismo valor.


Habla de cada planta con un estilo diferente, no parece describir, sino contar una historia sobre cada una de las flores, aunque en realidad sí está ofreciendo una valiosa descripción que viene acompañada de otros valores no menos estimados y en ocasiones simbólicos.

Sus flores son también personajes que tienen vida e historia propias. Caprichos, amistades, gustos y disgustos de cada flor se revelan en cada descripción, del mismo modo que se definen las formas y colores de cada una de sus partes. Al fin y al cabo, la escritura y la jardinería eran su pasión y su oficio. 

  

Algunos enlaces hipervinculados a productos y servicios publicados en los contenidos bajo la etiqueta "Escaparate"conducen a tiendas online con las que el EL BLOG DE LA TABLA tiene acuerdos de afiliación. Cuando realizas alguna compra a través de estos enlaces, EL BLOG DE LA TABLA recibe una pequeña comisión que no afecta al precio de los artículos, que son seleccionados por considerarlos interesantes y de confianza. 

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado