Mahonia, esplendor en el jardín de invierno

Mahonia | Foto © Giuseppe Cighetti


Esculturales arbustos, resistentes y fáciles de cultivar, que proporcionan estructura en el jardín, alegrando los días oscuros de invierno con sus flores de color amarillo brillante, a menudo muy fragantes.

Mahonia es un género de arbustos de hoja perenne, sin espinas, de la familia Berberaceae. El género lo integran unas 70 especies distribuidas por Asia, desde el Himalaya a Japón e Indonesia, y en Norte y Centroamérica. Están muy estrechamente relacionadas con el género Berberis y, a menudo, unidas a él, aunque son muy distintas en su carácter siempre verde, en sus hojas pinnadas y en la ausencia de espinas en sus ramas.

Algunas especies , junto a los híbridos y variedades obtenidos, se cultivan como planta ornamental por su brillante follaje siempre verde y sus flores globulares o en forma de campana, de color amarillo suave, que nacen en racimos irradiados desde un punto central, dándole un característico atractivo al jardín en invierno. 

Hojas de Mahonia
Foto Melissa McMasters

Flores de Mahonia
Foto Tony Hisgett
Frutos azules de Mahonia
Foto Alec Bétrancourt

Las flores, que se producen en invierno y principios de la primavera, son a menudo fragantes y duran muchas semanas. 
A las flores le siguen llamativos racimos de bayas ornamentales en forma de uva de color negro azulado en otoño, que pueden durar hasta la próxima temporada de floración. 

Las bayas son comestibles y ricas en vitamina C. Se pueden agregar a mermeladas y jaleas, yogur, macedonia de frutas y otros postres, siempre que estemos seguros de que no contienen restos de pesticidas o abonos químicos. Por supuesto, constituyen también un rico alimento para las aves, por lo que es una buena opción si queremos un jardín de vida silvestre que favorezca la biodiversidad.

Cultivo y cuidados
La mahonia es un planta muy fácil de cultivar. Se debe plantar en otoño o primavera, pero siempre evitando las heladas y las altas temperaturas.

Las plantas prosperarán en cualquier suelo bien drenado, aunque los suelos ricos en materia orgánica ayudan a que se establezcan con éxito. A partir de entonces, crecerán sin ningún requerimiento.

Soportan la exposición sombreada, la media sombra o incluso el pleno sol si no es demasiado intenso. En general aguantan temperaturas por debajo de cero grados. Sin embargo, pueden llegar a perder sus hojas con el exceso de calor.

Mahonia x media 'Winter Sun' | Foto Emerald P.

Durante el primer año el riego debe ser regular, pero en pequeñas cantidades. Después, solo es necesario regar en caso de altas temperaturas o períodos prolongados de sequía. En esos casos, es conveniente cubrir la base del arbusto con mantillo para retener un cierto nivel de humedad.


El mayor problema de Mahonia son las heladas de finales de primavera. Los nuevos brotes, particularmente de las variedades Mahonia x media, pueden congelarse. Se puede cortar, pero a veces causa áreas de crecimiento atrofiado. La mayoría de las variedades están libres de plagas y enfermedades, aunque algunas son más susceptibles a la roya y el mildiu polvoriento.

La poda no es realmente necesaria, pero conviene podarlas ocasionalmente para rejuvenecer los tallos viejos, ayudando a que el follaje sea más denso o aumentar el vigor de la planta. Para mantenerlas compactas, se debe podar un tercio de la planta cada primavera, después de la floración, fomentando con ello un crecimiento uniforme.

Las mahonias altas que quedan desnudas en la base se restauran fácilmente recortando los tallos a unos 15 cm a finales del invierno hasta principios de la primavera. A este tipo de mahonias no les gusta la exposición a vientos fríos, ya que pueden quemar su follaje.

Se pueden reproducir por semillas, por esquejes, por división de mata o por acodos.

Mahonia en el jardín
Su predilección por la sombra seca las hace muy útiles para rincones sombreados. Además, su follaje puntiagudo convierte a estas plantas en una pantalla de seguridad efectiva.

Las especies de menor porte se utilizan en jardinería como cobertura de suelo, formando grupos densos, mientras que las que alcanzan mayor altura se suelen utilizar formando pequeños grupos.

Mahonia también es una planta muy eficaz como parte de un borde de arbustos de hoja perenne, junto con otros arbustos que florecen en invierno como el macasar (Chimonanthus) y Daphne. También son un buen telón de fondo para las flores de invierno, como las campanillas de invierno o los eléboros.

Algunas especies y cultivares

► Mahonia x media

Los cultivares de Mahonia x media (cruces híbridos de M. japonica y M. lomariifolia) son los más tempranos en florecer, comenzando en octubre y durando hasta el invierno. Aunque se considera principalmente un arbusto de invierno, el follaje estructural, los frutos ornamentales y una variedad de colores otoñales ofrecen interés durante todo el año.

Mahonia x media ‘Winter Sun’ es una forma popular de Mahonia por su excelente fragancia floral. Las flores amarillas nacen en racimos grandes y erectos a mediados del invierno, seguidas de pequeñas bayas ornamentales de color púrpura. Otros cultivares del grupo son ‘ Charity’, ‘Lionel Fortescue’ y ‘Underway’.

Mahonia x media 'Winter Sun' | Foto Cambridge Botanic Garden


► Mahonia japonica


Es una de las opciones de arbustos de floración invernal más populares. Su follaje se vuelve rojo intenso en invierno, seguido de fragantes flores de color amarillo limón. Los nuevos brotes pueden quemarse con las heladas. Altura: 2 m. Propagación: 3 m.

Mahonia japonica | Foto Emerald P.


► Mahonia lomariifolia

Es un arbusto alto y erguido con un elegante follaje de color verde oscuro, brillante y profundamente aserrado, que contrasta bien con sus flores perfumadas de color amarillo suave que se producen de noviembre a febrero. Una especie elegante y arquitectónica que alcanza los 2,5 m de altura.

Mahonia lomariifolia | Foto Fernando Ruz


► Mahonia aquifolium

Es buena como planta de cobertura del suelo o cobertura baja. Su follaje verde se vuelve bronce o púrpura en invierno. Las flores, de color amarillo brillante en primavera, son seguidas de bayas de azul a purpura parecidas a las uvas, que le dan el nombre común por el que se las suele conocer: Uva de Oregón. Alcanza 1,5 m de altura y una extensión de 2 m. Existen varios cultivares como ‘Apollo’, ‘Atropurpurea’ y ‘Smaragd’.

Mahonia aquifolium | Foto Мирослав Стаменов


► Mahonia nitens 'Cabaret'

Es un arbusto compacto que produce capullos de flores de color rojo anaranjado brillante que se abren en elegantes racimos de flores amarillas, que duran desde agosto hasta noviembre. Altura: 1 m. Extensión: 80cm 

Mahonia nitens 'Cabaret' | Foto RHS

Foto de portada © Giuseppe Cighetti en Flickr

TEMAS RELACIONADOS

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado