Pallenis maritima, planta mediterránea tolerante a la sequía y a litorales costeros secos

Pallenis maritimia (sin. Asteriscus maritimus), asterisco o margarita de mar


En suelos pedregosos o arenosos, en grietas de paredes de edificios antiguos o en ambientes litorales secos. Pallenis maritima, una planta rupícola mediterránea tolerante a la sequía que florece casi todo el año, muy utilizada en jardinería de secano, en rocallas y en jardines costeros por su excelente comportamiento como cubierta vegetal.


Pallenis maritima (Asteriscus maritimus)
Originalmente citada como Asteriscus maritimus, en la actualidad, el nombre científico de esta especie mediterránea es Pallenis maritima. Pertenece a la familia de las asteráceas (Asteraceae) y es conocida popularmente como asterisco o margarita de mar.

Su área de distribución nativa se encuentra en Canarias y el sur de Europa (Baleares, Córcega, Francia, Italia, Portugal, Cerdeña, Sicilia y España), y aparece introducida en Gran Bretaña.


Pallenis maritima es una planta herbácea perenne postrada que forma una pequeña mata redondeada densa. Suele encontrarse en zonas de matorral, sobre suelos pedregosos o arenosos, bien drenados; en grietas en las paredes de edificios antiguos (murallas, torres) y en ambientes litorales secos, donde comparte hábitats con otras especies capaces de crecer en roquedos cercanos al mar como Salvia rosmarinus (Rosmarinus officinalis), Chamaerops humilis y Capparis spinosa entre otras.




Con tallos leñosos y ramificados, tiene hojas alternas gruesas, de hasta 3 cm de largo y 1 cm de ancho, de color verde oscuro grisáceo y cubiertas de pelos rígidos y ásperos. Las flores, en forma de margarita de 3-4 cm y color amarillo vivo, se producen casi todo el año, en especial desde la primavera hasta bien entrado el verano.

En el jardín 
El valor ornamental de Pallenis maritima en el jardín se encuentra en su capacidad de formar matas en forma de cojín, de 15 a 20 cm de altura y hasta 40 cm de extensión, creando una perfecta cubierta vegetal, extendida y resistente a las malas hierbas, que se cubre de flores de margarita de 3 cm de color amarillo brillante. Para lograr ese efecto, en jardinería se suele aconsejar una densidad de plantación de 6 plantas por m2.
 
Debemos cultivarla a pleno sol, en suelos pobres, pedregosos o arenosos, perfectamente drenados. Es bueno saber que soporta bien la piedra caliza. Con moderada resistencia a las heladas, puede tolerar temperaturas de -6 a -8 ° C en períodos cortos. Normalmente libre de plagas y enfermedades.

Se puede reducir la mata mediante poda ligera en otoño. Si queremos reproducirla, la multiplicación suele hacerse mediante semillas o por esquejes basales o de madera blanda en verano. 

Hay que resaltar que se trata de una planta que tolera altos niveles de insolación, es muy resistente a las sequías estivales (hasta 4-5 meses de sequía) y soporta muy bien los suelos salinos (halófila) y la cercanía del mar. Esas son las razones por las que se suele utilizar en restauración paisajistica y, en jardinería, para cubrir pequeñas superficies y rocallas, en jardines de secano, jardines de grava y jardines costeros en litorales secos.



TEMAS RELACIONADOS

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado