Jardines Jardines de Invierno Jardines UK

Color, textura y acento vertical en el Jardín de Invierno de Bressingham Gardens

Selección de plantas con especial interés en invierno
Winter Garden | The Bressingham Gardens | © Richard Bloom 

Una colorida combinación de plantas que se extiende durante los meses más fríos, y diferentes especies de coníferas que aportan estructura. El color, contraste y acento vertical son algunas de las características que destacan en el Winter Garden de Bressingham Gardens, un jardín que se convierte en un ejemplo de maestría en la selección de especies con especial interés en invierno.

El Winter Garden es uno de los siete jardines que componen Bressingham Gardens y fue creado por Adrian Bloom, jardinero, escritor y viverista apasionado por crear jardines que ofrecen interés durante todo el año. Adrian Bloom comenzó a hacer sus jardines en Bressingham Estate en 1966, pero La historia hortícola de Bressingham comienza mucho antes.

Bressingham Gardens

Bressingham Gardens es la creación de varias generaciones de la familia Bloom, una de las dinastías hortícolas más importantes de Gran Bretaña. La historia de Bressingham comienza con el padre de Alan Bloom, Charles, que era jardinero en Cambridgeshire. Alan y su padre crearon lo que acabó convirtiéndose en un vivero productor de plantas mayorista, que en 1930 ya se había convertido en uno de los más grandes del Reino Unido.

Adrian Bloom
Picea pungens ‘Glauca Prostrata’ | © Richard Bloom 

Después de la Segunda Guerra Mundial, Alan Bloom compró en Norfolk, Inglaterra, una pequeña casa georgiana y una finca que cubre 7 hectáreas llamada Bressingham, y lo convirtió en el hogar de su familia. Una vez establecidos, él y su hijo Adrian Bloom continuaron su trabajo en el desarrollo de plantas herbáceas perennes resistentes, llegando a ser responsables de la introducción de muchos cultivares conocidos, incluidos Bergenia ‘Bressingham Ruby’, Achillea ‘Moonshine’, Crocosmia ‘Lucifer’, Phlox ‘Eva Cullum’ y Geranium ‘Rozanne’.

Allan Bloom comenzó a desarrollar el jardín frente a la casa en 1953. Conocido ahora como Dell Garden, allí puso en práctica un nuevo uso de las plantas vivaces, que plantaba en macizos con forma de islas irregulares, un estilo de plantación que bautizó como island beds. En 1962, los jardines de Bressingham se abrieron por primera vez de forma habitual al público.

Betula apoiensis ‘Mount Apoi’, Abies nordmaniana ‘Golden Spreader’, Cornus sanguinea ‘Midwinter Fire’ y Erica x darleyensis ‘Kramer’s Rote’ | © Richard Bloom 

El jardinero, escritor y viverista Adrian Bloom se unió al negocio familiar en 1962. Pronto, en 1966, comenzó a crear allí sus propios jardines, con especial interés en experimentar con la plantación de color durante todo el añoutilizando principalmente coníferas y brezos. En el Foggy Botton Garden, gran cantidad de coníferas maduras, árboles y arbustos de todo el mundo sirven de telón de fondo a las gramíneas ornamentales y plantas herbáceas perennes. En 2001 creó el jardín de verano, donde destaca el “río” de Geranium ‘Rozanne’ y otras plantaciones innovadoras de vivaces y gramíneas. Ese mismo año, también comenzó a replantar un área boscosa que había creado anteriormente, introduciendo exclusivamente especies arbóreas de origen norteamericano. Se unen a esos jardines otros espacios, como un jardín fragante y un pequeño jardín japonés. Años después, desarrolló el jardín de invierno (Winter Garden), en el que también emplea el concepto de island beds.

Hoy en día, toda la propiedad está rodeada por grandes árboles, incluidas las secuoyas americanas, algo que responde a la necesidad de proteger el jardín de los fuertes vientos provenientes del Mar del Norte, pero también a la pasión de Adrian Bloom por los árboles y, en particular, por las coníferas.

Winter Garden

El Winter Garden ocupa 2 hectáreas y está situado cerca de la entrada del centro de jardinería de Bressingham. Abrió sus puertas en noviembre de 2006 y se plantó específicamente con plantas de interés invernal. Abedules, cornejos, brezos, hamamelis y especies raras de coníferas, entre otras plantas, son las encargadas de levantar el ánimo a ese jardín en los meses más fríos.

Jardin de Invierno en Bressingham Gardens | © Richard Bloom 

Cuando diseñó este jardín, Adrian Bloom tuvo en cuenta que en los jardines de invierno se deben seleccionar plantas que proporcionen vegetación en verano y flores en los meses más fríos, así como especies arbustivas y arbóreas con tallos o cortezas que llamen la atención en invierno, cuando el sol está más bajo y el efecto sobre las plantas puede ser impresionante. También sabe que las plantas de crecimiento bajo proporcionan una alfombra exuberante, mientras que las coníferas pueden agregar un maravilloso color y estructura a un jardín de invierno. Además, en un día de invierno, e incluso en primavera, el espectáculo de tallos de colores de cornejos, flores de campanillas invierno, bulbos de floración temprana, eléboros y brezos son las mejores opciones para llenar de luz el jardín.

Thuja occidentalis ‘Barabit’s Gold’, Cornus alba ‘Sibirica’ y Festuca glauca | © Richard Bloom 

Pero, además de una correcta selección de plantas, Adrian Bloom resalta la importancia que tiene saber reunir grupos de plantas que combinen rusticidad, color y textura, creando interesantes contrastes. De este modo, en ese jardín se han seleccionado diferentes especies y variedades de arbustos, coníferas, plantas de hoja perenne, bulbosas y gramíneas ornamentales, con las que han creado inspiradoras combinaciones de plantas clave para un jardín de invierno. Colores que se vuelven más intensos cuando la planta se sitúa a pleno sol.

Carex dipsacea, Pinus heldreichii ‘Smidtii’, Picea sitchensis ‘Tenas’ y Cornus sanguinea ‘Midwinter Fire’ | © Richard Bloom 

La fuerte presencia de coníferas, un grupo de plantas de las que Adrian Bloom es coleccionista y especialista, brinda la oportunidad de jugar con contrastes en cada una de las plantaciones, gracias a las especies disponibles que pueden ofrecer un espectacular cambio de color estacional, escala y estructura. Con diferentes formas, hábitos de crecimiento y altura, no faltan coníferas con agujas en tonos azules, como Cedrus atlantica ‘Glauca Pendula’; el dorado de Pinus mugo ‘Carsten’; el verde brillante de Pinus thumbergii ‘Thunderhead’; el azul grisáceo de Abies procera ‘Glauca Prostata’ o el plateado de Picea sitchensis ‘Tenas’, entre otras especies y variedades.

Jardín de Invierno en Bressingham Gardens | © Richard Bloom 

Para proporcionar acentos verticales entre las plantas perennes, se han plantado tujas, como Thuja occidentalis ‘Degroot’s Spire’, y cipreses, como cupressus arizonica var. glabra ‘Blue Ice’, que sirven de telón de fondo de algunas combinaciones de plantas. Además de otras coníferas, también aportan estructura vertical diferentes variedades de abedules, como Betula utilis var. jacquemontii ‘Grayswood Ghost’ o Betula apoiensus ‘Monte Apoi’, cuyas cortezas peladas proporcionan en invierno un contraste blanco brillante junto al follaje bruñido de bergenias, como Bergenia ‘Bressingham Ruby’; y los tallos rojos de algunos cornejos, como Cornus alba ‘Sibirica’ o Cornus sanguinea ‘Midwinter Fire’.

Entre las plantas de crecimiento bajo, hay que destacar las alfombras que crean diferentes selecciones de brezos de floración invernal, como Erica darleyensis ‘Kramer’s Rote’, Erica carnea ‘Vivellii’ y ‘Pink Spangles’; Erica carnea f. aureifolia ‘Aurea’; Erica carnea f. alba ‘Springwood White’, ‘Springwood White’ y ‘Myretuoun Ruby’.

Bergenia ‘Bressingham Ruby’, Cornus alba ‘Sibirica’, Betula ‘Bressingham Ruby’ |  © Richard Bloom 

No faltan eléboros (Helleborus x hybridus), campanillas de invierno y, algo más tarde, otras plantas bulbosas de floración temprana, como Scilla siberica.
Bergenias y otras plantas de crecimiento bajo suelen estar acompañadas de gramíneas ornamentales que crean textura y un interesante contraste, como Chionochloa rubra,Panicum virgatum ‘Northwind’, Carex dipsacea y Festuca glauca; o plantas vivaces con apariencia de gramíneas, como Acorus gramineus ‘Ogon’, Ophiopogon planiscapus ‘Nigrescens’ y Libertia peregrinans ‘Gold Leaf’.

Hamamelis x intermedia ‘Pallida’, Erica x darleyensis ‘Kramer’s Rote’ y Acorus gramineus ‘Ogon’ | © Richard Bloom 

Pero un jardín de invierno también ha de tener fragancia y Adrian Bloom plantó Hamamelis x intermedia ‘Pallida’ cerca de un camino para que los visitantes pudieran disfrutar del aroma. El color de los pétalos es de un amarillo pálido, por lo que él propone plantarlos siempre contra un fondo oscuro para crear un mejor efecto.

Bloom’s Best Perennials and GrassesEntre las publicaciones de Adrian Bloom, merece una mención especial su libro Bloom’s Best Perennials and Grasses, una guía para elegir las mejores plantas vivaces y gramíneas ornamentales para nuestros jardines. El objetivo es recomendarnos plantas excelentes y fáciles de cultivar que tienen la capacidad de brindar un largo período de interés, incluida la selección que hace de 12 plantas que garantizan el interés durante todo el año. El libro se puede adquirir en este enlace de su sitio web.

Más información: The Bressingham Gardens Fotos © Richard Bloom para El Blog de La Tabla

TEMAS RELACIONADOS

► Paseo de invierno en Harlow Carr, o cómo encender el color del jardín en los días más fríos
► Jardín de invierno en Wakehurst
► Jardín de invierno en Anglesey Abbey and Gardens
► Winter Garden en el Botánico de Cambridge: oda al invierno



Pin It on Pinterest