El jardín de Anja y Piet Oudolf en Hummelo. Otoño 2014 | El Blog de La Tabla

12 octubre 2014

El jardín de Anja y Piet Oudolf en Hummelo. Otoño 2014



"Si haces un jardín de cuatro estaciones, tienes que aceptar la decadencia y ver la belleza de ella. Hablo de textura y forma, las cabezas de semillas y los esqueletos. Así que en lugar de usar las tijeras usa tus ojos” Piet Oudolf.


Los ojos de Piet Oudolf no han dejado de buscar plantas, de probar, de ensayar e “inventar”, porque Piet Oudolf es paisajista de profesión, pero, sobre todo, un buscador de plantas de corazón y de acción. Nunca un jardín ha estado tan determinado por las plantas, hasta el punto de dar valor a todo su ciclo vital. Nunca el color fue tan diferente y la estructura tan determinante. Nunca una “mala hierba” fue mejor tratada. Algunas plantas ignoradas recuperaron su protagonismo gracias a Piet Oudolf.


¿Cómo podríamos resumir la forma de trabajar los jardines de Piet Oudolf? Es difícil y, por supuesto, tarea de expertos. Además es extenso, cronológicamente hablando, porque para hablar del estilo bautizado como New-Wave Planting habría que remontarse a finales del S.XIX y principios del S.XX , cuando el respeto y veneración por la naturaleza empezó a definir lo que, posteriormente, sería el estilo de jardín de campo inglés, con William Robinson a la cabeza del movimiento de Arts & Crafts, del que ya hablé en esta entrada.

Pero tampoco es imposible hacer un pequeño esbozo que marque las ideas básicas con las que empezar a mirar y entender los jardines, públicos y privados, de Piet Oudolf. Para captar la esencia de su trabajo, es una buena idea visitar su propio jardín. Ese jardín que creó como laboratorio. El origen de todo. El corazón de su obra. La razón de ser de su éxito y, por supuesto, la envidia de muchos. Un jardín que posteriormente se convertiría en vivero de producción, donde han sido bautizadas más de setenta nuevas variedades. Lo empezó a crear en 1982 y supuso su primer contacto con las plantas, con las que lleva más de tres décadas investigando y trabajando, y cuyo esfuerzo ha dado como fruto todo un repertorio de especies, principalmente herbáceas de hoja perenne (vivaces). Las 100 plantas favoritas de Piet Oudolf las podéis ver aquí.

Pues dicho y hecho. Nos trasladamos hasta Hummelo, en Holanda, porque es allí donde Anja y Piet Oudolf tienen ese jardín privado. Las fotos -gentileza de Adam Woodruff y realizadas hace un mes- nos ayudarán a ponernos en situación. Estamos en Otoño y vamos a mirar las plantas con lupa y el jardín con nuestros propios ojos. Veremos si cada planta elegida es la correcta y esta plantada en el lugar adecuado.




Conociendo a Piet Oudolf:

¿Jardines naturalistas o jardines formales?
Una mezcla de ambos. Esa es su marca. Plantas con apariencia de silvestres y elementos “robados” de los jardines formales. Las praderas se convierten en plantaciones con infinidad de posibles combinaciones de herbáceas perennes (algunas de hoja caduca, pero principalmente vivaces) y gramíneas ornamentales. Son todas plantas de las que hoy en día se dispone de un gran número de cultivares y variedades,  y que se acercan a los colores y la textura de las plantas silvestres, configurando ese pretendido esquema naturalista. Pero eso no significa que el jardín prescinda de una estructura formal, lo que sucede es que esa estructura se aligera trabajando los relieves. Las líneas curvas ayudarán a imitar la naturaleza. El resultado final es que se funden ambos estilos creando un efecto de continuidad. La naturaleza siempre está presente.













¿Color o textura?
Ambos, también, pero la textura cobra protagonismo y dirige el diseño. El color amplía su paleta con tonalidades de rojo y marrones (casi negro) antes impensables en el jardín y es, además, la herramienta que sirve para crear ese efecto de ola y movimiento característico de este tipo de jardines naturalistas o esos jardines en capas que comentaba aquí sobre Sarah Price. En esa textura, las cabezas florales asoman descaradas, cuando están en flor o secas.























¿Ecología o diseño?
Ambos, por qué no. Aunque existan algunas reticencias en cuanto a la posibilidad de introducir especies potencialmente invasoras, el abanico de posibilidades en la elección de especies es infinito y, por lo tanto, siempre existe la oportunidad de elegir aquellas que sean sostenibles y respetuosas con el entorno en el que vayamos a introducirlas, sin tener que renunciar por ello al diseño.

¿El paso del tiempo importa?
Sí mucho. Es determinante buscar el interés de las plantas a lo largo de su ciclo vital, lo que no significa que siempre nos vaya a ofrecer el color verde o flores frescas. La magia está en saber proyectar toda la paleta de colores y texturas que nos puede ofrecer determinada planta a lo largo de las cuatro estaciones, como ya indicaba en esta entrada. Por lo tanto, de las plantas no solo nos va a interesar su momento de esplendor, sino también su forma de morir. El mismo confiesa que ha dedicado más de tres décadas a experimentar en la búsqueda de aquellas plantas que no solo sabían vivir, sino también las que sabían morir. Ahora tiene una buena selección de plantas con interés durante todo el año.












  







¿Son bienvenidos las plantas bulbosas en sus jardines?
Sí, claro que sí. También apuesta por ellos, porque brindan la oportunidad de dar los primeros toques de color al jardín, cuando ya se empiezan a añorar tonalidades más vivas.

¿Necesitan mantenimiento?
Claro que sí. Todos los jardines necesitan, en mayor o menor medida, cuidados y mantenimiento. Pero, como es lógico, habrá determinadas tareas que se simplifican, bien porque algunas de las especies incluidas no requieren apenas cuidados o bien, porque vamos a reducir el número de veces que utilizaremos las herramientas de jardín para mantener su estructura. Pero tarde o temprano hay que hacerlo, está claro.

¿Existen reglas?
Sí, pero Oudolf anima a que sea cada jardinero quien experimente con las plantas, para conocerlas bien y averiguar en qué tipo de jardín funcionan mejor. Ese conocimiento profundo de las plantas le llevará a crear sus propias reglas.

¿Esculturas en el jardín?
Por supuesto, son una buena ayuda cuando la vegetación no esté en su mejor momento. Constituyen espacios que sabemos de antemano que siempre van a estar ocupados y nos permiten jugar con ello.

¿Qué pretende conseguir con sus jardines públicos?
Todo indica que se trata de conectar emocionalmente con la naturaleza y, si hablamos de un entorno urbano, conseguir ese efecto supone lograr un vínculo con la naturaleza estando en medio del asfalto. Esto es, sin lugar a dudas, todo un logro.  High Line y Lurie Garden son algunos de esos ejemplos. Pero en su sitio web podemos ver todo un repertorio digno de admirar.

¿Qué pretende conseguir con sus jardines privados?
Exactamente lo  mismo, pero en este caso el entorno suele ser más amigable y, lógicamente, resulta mucho más sencillo conseguir ese esquema naturalista. También aquí se pueden ver esos ejemplos.

¿Cuál es el último jardín que ha diseñado?
El jardín en Hauser & Wirth que que comenté en esta entrada y del que os hablaré mañana.

¿Se puede visitar el jardín de Anja y Piet Oudolf en Humello?
Sí, pero con cita previa y dentro de estas fechas y horarios que se indican en su sitio web.

















CONTENIDO RELACIONADO