Herbario de plantas curativas



La acelga y la zanahoria son buenas para el hígado, una cataplasma de orégano alivia el reúma, la infusión de frambuesa ayuda contra la diarrea, la ensalada de hojas de diente de león alivia los excesos alimentarios mientras que el agua de las flores del aciano puede ser una buena crema post-solar. Sí, ya sabemos que las plantas tienen propiedades curativas que el ser humano ha ido descubriendo a lo largo de los años. Pero ¿qué es lo que sabemos de esas plantas y sus propiedades? y, lo que es más importante ¿sabemos manejar bien toda esa información?

Herbario de 100 plantas curativas

Cada vez redescubrimos más plantas útiles, esas que calmaron hambrunas, aliviaron dolores y curaron enfermedades. La etnobotánica tiene miles de años de experiencia y nosotros, hoy en día, somos grandes ignorantes en ese aspecto.





Publicidad


El libro que hoy os recomiendo, que salió a la venta el pasado 8 de noviembre, es una obra que presenta cien plantas curativas y lo hace a través de 100 láminas botánicas elaboradas por Pierre y Délia Vignes, que se complementan con los textos de Gerard Debuigne y François Couplan.

Gérard Debuigne es un médico francés especializado en fitoterapia y nutrición. François Couplan es un etno-botánico y escritor francés, especialista en usos tradicionales de las plantas silvestres comestibles.

En el libro enumeran las propiedades más destacadas de esas 100 plantas curativas y explican cómo utilizarlas. Para ello, especifican sus principios activos y van añadiendo detalles sobre los riesgos de toxicidad de algunas de esas plantas si se hace un mal uso de ellas, así como lo lugares donde localizarlas o la relación que tienen con otras especies. Empieza bien ¿no os parece?




Es importante destacar, en primer lugar, que los autores siempre se refieren a plantas silvestres, la mayoría de ellas autóctonas y algunas naturalizadas. Es obvio que cuando encontremos información sobre las propiedades de las plantas, siempre se hace referencia a aquellas plantas que existen en la naturaleza sin intervención humana. Este no es el caso de las plantas que crecen en huertos y jardines. En este punto, entra en juego otra cuestión, que hace referencia a que parte de nuestra flora está amenazada y, por lo tanto, todas las plantas que están legalmente protegidas deben ser respetadas. Eso es lo primero que debemos tener en cuenta.

Es indudable que resulta de suma importancia saber exactamente qué estamos cosechando, por lo que cualquier información que nos oriente en esta materia es siempre bienvenida y los libros, cuando están debidamente documentados, se convierten en grandes aliados.

Precisamente el libro Herbario de Plantas Curativas facilita la identificación, propiedades y formas de utilizar esas 100 plantas seleccionadas que tienen interesantes propiedades curativas. 


Guía práctica para el herborista en ciernes

Además, al final de libro, también se incluye una guía práctica para el herborista en ciernes, donde se explica todo lo referente a la recolección de plantas medicinales, desde la ética del recolector responsable, pasando por el calendario de recolección, y la conservación de las plantas recolectadas.

También se explica en esa guía final el modo de empleo de las plantas medicinales, las propiedades terapéuticas de las plantas y, muy importante, toda la legislación española en esta materia.

Muy importante tener en cuenta, también, las precauciones de empleo y advertencias “El editor y los autores declinan toda responsabilidad por los malos usos que se pudiesen hacer de los remedios incluidos en esta obra. Las plantas que se presentan no deben consumirse de forma excesiva, ni en cantidad ni en duración. Por otra parte, este libro no pretende hacer las veces de un tratado médico. No abandone en ningún caso un posible tratamiento sin consejo médico, y pida siempre una opinión médica antes de seguir las indicaciones expuestas en esta obra. En caso de sufrir alguna patología crónica, antes de hacer uso de una planta medicinal consulte a su médico o a su farmacéutico”.


Dicho todo esto, solo me queda añadir que el libro, impreso en tapa dura y con excelentes ilustraciones de los detalles -estéticos y útiles- de cada planta, es una pequeña joya que bien merece un hueco en nuestra librería y, además, una buena fuente de información que nos ayuda a acercarnos más a las plantas y comprender hasta qué punto son importantes, porque, al fin y al cabo, dependemos de ellas.





PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA