Jardín corporativo en una azotea de Londres convertido en un paraíso para las abejas y otros polinizadores

Foto © Richard Bloom


La azotea de un edificio de oficinas comerciales, situado en el este de Londres, se ha ajardinado para convertirla en un lugar de descanso para los trabajadores y un pequeño paraíso para la vida silvestre, con espectaculares plantaciones verticales y horizontales.


Pocas personas ponen en duda ya que enverdecer las ciudades es urgente. La ecologización urbana tiene grandes aliados en aquellos proyectos de paisajismo público o privado que incluyen azoteas y muros verdes.

El jardín urbano que muestro hoy está ubicado en Londres, la ciudad europea más contaminada, según datos recientes de la Agencia Europea del Medio Ambiente. Esa situación alarmante ha motivado que el alcalde de esa ciudad, Sadiq Khan, decidiera presentar un plan muy ambicioso con un objetivo claro: cero emisiones en 2050. El nuevo Plan de Londres incluye políticas que promueven más y mejores espacios verdes en el entorno construido, y protegen las áreas naturales de la ciudad. En cifras, esa estrategia ambiental incluye políticas y propuestas que tienen como objetivo garantizar que más de la mitad de Londres sea verde para 2050 y que la cobertura de árboles de la ciudad aumente en un 10%.

Foto © John Davis
Este jardín corporativo se sitúa en la cuarta planta del edificio de oficinas Stylus en Old Street, en el este de Londres, dentro del plan de rehabilitación de lo que en su día fue una fábrica de gramófonos victoriana. El objetivo principal era maximizar la biodiversidad de esa área para aumentar de forma notable el impacto ecológico de ese proyecto en el medio ambiente local. El resultado, un proyecto del diseñador de jardines británico John Davies construido en 2018, en el que destaca un uso refrescante de la plantación y los materiales duros, suavizando la hostilidad de una zona urbana dominada por ruido del tráfico con un vegetación exuberante que es claramente visible desde el nivel de la calle.

John Davies tiene en su haber varios jardines en azoteas que han sido galardonados. En este caso, el jardín le valió el Gran Premio en la edición de 2020 de los Premios de la Sociedad de Diseñadores de Jardines (SGD) 2020.

Foto © Richard Bloom

La distribución del ajardinamiento de este lugar de descanso para los trabajadores lo solucionó con un diseño de camas elevadas construidas con acero Corten que hacen zigzag alrededor de dos lados de la azotea, inclinándose hacia arriba y hacia el borde del edificio. Las camas elevadas soportan bancos empotrados hechos de madera de iroko (obtenida del árbol tropical Milicia excelsa), maximizando el impacto visual de cada área plantada mientras se hace un uso eficiente del escaso espacio disponible. Para abrir la zona central y crear una sensación de profundidad, también diseñó una cama triangular.

Las plantas vivaces se eligieron teniendo en cuenta aquellas especies que atraen abejas, mariposas y otros insectos polinizadores. El resultado final fue una exhibición floral diseñada para extenderse desde la primavera hasta finales de otoño y una rica mezcla de néctar.

El esquema de plantación también incluye arbustos y árboles que ofrecen interés por sus flores y sus frutos como serbales (Sorbus), Sarcococca y Nandina.

Foto © John Davies

También se plantaron cuatro espinos de tallos múltiples (Catraegus persimilis ‘Prunifolia’) que aportan altura y crean sensación de cerramiento. Además, sus flores blancas atraen insectos polinizadores en primavera, mientras que en otoño sus frutos rojos aportan alimento a las aves.

Los espinos están plantados con plantas de flores violetas como Salvia nemorosa "Caradona", Lavandaula angustifolia "Hidcote", Liatris spicata y Geranium "Rozanne".

La plantación incluye gramíneas ornamentales y otras vivaces como Dianthus carthusianorum con flores en tonos magenta, Phlomis russeliana con inflorescencias en tonos amarillos, valeriana blanca (Centranthus ruber ‘Alba’) y las encantadoras flores de Erigeron karvinskianus que caen sobre las paredes suavizando el acero corten de las jardineras.

Foto © John Davies

La temporada de interés se alarga con la introducción de un muro verde de 40 m2 instalado por la empresa especializada en jardines verticales Tapestry Vertical Gardens, con el que se maximizó el espacio disponible, aumentando con ello el  número de especies vegetales y, por ende, la biodiversidad. 

El sistema de riego hidropónico instalado en el muro verde les permitió incluir arbustos como fucsias, Buddleja y Fatsia japonica subiendo desde una terraza del tercer piso, recorriendo todo el ancho de la azotea del cuatro piso y hacia arriba hasta las chimeneas. Aquí también se introduce plantación de erigeron, cuyas flores caen en cascada suavizando el aspecto.

Foto © Richard Bloom

Fotos: John Davies y Richard Bloom


TEMAS RELACIONADOS

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado