Recorrido virtual por el 'jardín extraordinario' que transformará los Campos Elíseos



Movilidad, reducción de la contaminación acústica y naturaleza como ecosistema serán los ejes centrales. La alcaldesa de París ha anunciado que los Campos Elíseos se transformarán en un “jardín extraordinario” después de los Juegos Olímpicos de 2024. 


Con 1,9 kilómetros de largo, esa emblemática avenida parisina representa 370 años de historia francesa en una alineación de monumentos célebres y el gran trazado urbano que ha dado fama al urbanismo francés. Pero no ha escapado de la decadencia, lo que ha hecho necesario su rediseño.

Los Campos Elíseos son el tramo más prestigioso de la principal arteria histórica que se extiende a lo largo de 8 km desde el Louvre hasta el Arco del Triunfo. Es tal vez la avenida más famosa del mundo y por ella transitan cada día 100.000 personas.

Su historia multifacética se remonta a Luix XIV, cuando en 1667 encargó a André Le Nôtre el proyecto para la creación de una carretera que conectara el Palacio de las Tullerías y el Castillo de Versalles. París era hasta entonces una ciudad protegida por murallas que se abría a la naturaleza. Le Nôtre realizó una extensión de lo urbano abierto a lo rural, introduciendo modernidad en una ciudad que seguía siendo fundamentalmente medieval.
Las herramientas que Le Nôtre utilizó fueron la visión geométrica y una perspectiva central que simbolizaron la materialización del mundo moderno. De este modo, los Campos Elíseos se convirtieron en la expresión del poder del rey y la voluntad del hombre de dominar la naturaleza a través del conocimiento. Durante más de tres siglos han sido el escaparate mundial de la modernidad y un lugar de orgullo para París y Francia.

Sin embargo, los Campos Elíseos no escaparon de la decadencia. A partir de los años setenta del siglo pasado, el automóvil ganó terreno, dejando a los peatones en segundo plano y trayendo consigo el ruido y la polución. A esto se sumó el crecimiento del turismo internacional en la década de 1980 y la multiplicación los edificios de oficinas y de comercios. Poco a poco, la avenida fue perdiendo el encanto para los parisinos.

Un “jardín extraordinario” en los Campos Elíseos El origen de este proyecto de transformación de la famosa avenida parisina se encuentra en el Comité de los Campos Elíseos, asociación que engloba a los comercios y negocios de la zona, que lleva desde 2018 reclamando un rediseño significativo de la avenida y sus alrededores, un área que había sido progresivamente abandonada por los parisinos y afectada por crisis sucesivas: los chalecos amarillos, las huelgas, problemas sanitarios y económicos”.


La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha anunciado un plan de 250 millones de euros para transformarlo en un espacio verde, ecológico, deseable e inclusivo. El responsable del proyecto es el arquitecto Philippe Chiambaretta junto a la agencia PCA – STREAM, que
transformará esa emblemática avenida en un “jardín extraordinario” después de los Juegos Olimpicos de 2024.

Campos de extraordinarias posibilidades
Chiambaretta y su equipo trabajaron durante 18 meses con un objetivo en mente: que la avenida fuera sostenible, popular e inclusiva. Los ejes de reflexión que guiaron al equipo fueron reducir las molestias de la movilidad y de la contaminación acústica; y repensar la naturaleza como ecosistema.

Movilidad

Diariamente, 65.000 automóviles transitan por la avenida de ocho carriles. En el futuro, existirían solo cuatro carriles, dos vías, para hacer "una calzada más angosta, más fácil de atravesar y un espacio para los peatones y las bicicletas”, comentó en su día Chiambaretta.


Contaminación acústica

El segundo eje es reducir la contaminación acústica. La avenida está hecha de adoquines, lo que multiplica por dos el nivel de ruido. Por eso la idea es recubrirlos, dejándolos visibles, con un pavimento flexible. Esto se combinaría al aumento del parque automotor eléctrico.

Naturaleza como ecosistema

El tercer y último eje se centra en la naturaleza. Actualmente la avenida tiene un suelo impermeable, el agua de lluvia va directamente a las alcantarillas y se desperdicia. Para resolver este problema, se propuso aumentar la superficie de porosidad del suelo. Así, se absorbe el agua, creando lechos vegetales, jardines y fuentes a lo largo de la avenida. Esto dará paso a un paseo refrescante, teniendo en cuenta el aumento de la temperatura en la capital debido al calentamiento global.

La idea es crear una bóveda formada por los árboles que bordean la avenida desde la plaza de la Concordia,- que se volvería peatonal- hasta el Arco del triunfo. Históricamente, los árboles se han cortado al estilo de Versalles. Para 2030,  se dejaría a los árboles crecer naturalmente. En total los parisinos podrían disfrutar de las 24 hectáreas de jardín existentes pero renovadas y más acogedoras.


El ambicioso proyecto está estimado en 150 millones de euros. Buena parte sería financiada por los poderes públicos. Pero también habría una contribución del sector privado. Si nada se tuerce, el proyecto se pondrá en marcha a partir de 2024. 

Hasta entonces, podemos conocer mejor como está previsto que sea ese "jardín extraordinario"  que transformará los Campos Elíseos en 2030, gracias al vídeo Les Champs des Possibles, que "por arte de magia" nos permite pasear por él durante casi cinco minutos. 

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado