Cuando un stand en Chelsea se convierte en un colorido y alegre jardín de otoño, con vivaces en flor y deslumbrantes arreglos florales

Chelsea Flower Show 2021 | Stand de Gaze Burbill diseñado por Ann-Marie Powell | © Clive Nichols


Un colorido espacio ajardinado con plantas vivaces y gramíneas ornamentales evocando la campiña inglesa y una terraza rural en la que relajarse rodeado de naturaleza, donde los arreglos con flores encienden el espacio como si de fuegos artificiales se tratara.


Si hoy tienes un día marrón y necesitas una razón de peso para pensar que, a pesar de todo, la vida es bella, quédate un rato por aquí, porque posiblemente llegues a pensar que lo es y el día cambie de color. Así son las cosas, una sola imagen puede despertarnos de una especie de letargo que nada tiene que ofrecernos. Si son muchas y todas bellas, mejor aún. Si las imágenes nos transportan a un jardín de otoño lleno de plantas en flor y mesas donde el color; y la belleza de las flores compiten con la de los jarrones y la cristalería que las viste para la ocasión, entonces, estamos de fiesta. Y como esa fiesta se celebra en Chelsea Flower Show, no se ha escatimado en detalles.

© Clive Nichols

Lo cierto es que no es una fiesta en el sentido estricto de la palabra, sino un stand comercial instalado en la presente edición de Chelsea Flower Show, el festival de la RHS que se clausura hoy. Las imágenes nos llevan a un también extraordinario escenario creado por la multi galardonada diseñadora de jardines británica Ann-Marie Powell, que recientemente ha creado The Wildlife Garden, un jardín de vida silvestre que pretende inspirar a las personas a crear islas de biodiversidad en sus propios jardines, y que se forma parte de uno de los tres jardines de en RHS Hilltop, el gran espacio de exhibición interactivo creado en los jardines de Wisley (RHS Garden Wisley), donde se explora la forma de adaptarnos y mitigar los efectos del cambio climático en nuestros propios jardines. 

En esta ocasión, ha sido la encargada de diseñar el stand de Gaze Burvill, una empresa fabricante de muebles de jardín de alta gama elaborados con madera de roble de primera calidad. Tanto el estudio de Ann-Marie Powell (AMPGD), como la fábrica de Gaze Burvill se encuentran en la campiña de Hampshire, en la región Sudeste de Inglaterra, un paisaje que ha inspirado el diseño de este stand. El espacio se ha dividido, creando dos áreas en torno a los temas 'Hampshire Wild' y 'Rural Refined'. Un área de bosque salvaje y una terraza rural que se convirtieron en el telón de fondo perfecto para exhibir algunos de los nuevos diseños de muebles de roble de la firma, y donde se han montado también una plataforma y suelo de madera de roble que se reutilizará una vez que el espectáculo haya terminado.

© Clive Nichols

© Clive Nichols

© Clive Nichols

Los flamantes muebles han tenido también una deslumbrante compañía, la de las zonas plantadas con vivaces que en su mayoría florecen en otoño y algunas gramíneas ornamentales, así como, los delicados e icónicos jarrones de cristal de diferentes colores de Sarah Raven, cuyas flores ha recogido de Perch Hill el talentoso Arthur Parkinson para crear con ellas los diferentes arreglos florales. Una conjunción de astros que se celebra con una explosión de fuegos artificiales. La fotos, que han sido capturadas por Clive Nichols, el mejor fotógrafo de jardín británico, ponen la guinda. No es la primera vez que tengo el placer de compartir su trabajo y podéis ver más en este enlace.

En la zona ajardinada, destacan la flores de Lobelia x speciosa ‘Hadspen’s Purple’, que contrastan con las de Crocosmia ‘Fire King’ y la luz de las plumas de Pennisetum ‘Fairy Tails’. Pero también hay flores de Helenium ‘Moerheim Beauty’, Pennisetum ‘Fairy Tails’, Salvia ulginosa, Savia 'Amistad', Echinacea ‘Summer Cloud’ y Anemone hupehensis ‘Pamina’, y Achillea entre otras plantas vivaces.

© Clive Nichols

© Clive Nichols

Las mesas se han vestido con 3 arreglos grandes, gigantes diría yo, diseñados por Arthur Parkinson y creados con flores de temporada, donde abundan las diferentes variedades de dalias, flores que él mismo reponía a diario, viajando con ellas en tren desde el jardín de Sarah Raven en Perch Hill, en Sussex, hasta el recinto ferial, en Londres. En las mesas no solo brillan los grandes arreglos florales, sino también los cerca de 50 floreros de ramilletes, con flores chispeantes que salpican de color esa deslumbrante terraza. Pero no solo deslumbran las flores y los floreros, sino también la espléndida cristalería de vidrio prensando de 1890 a 2020, de la línea mix-century de Lamb & Newt, con piezas de diferentes colores que se suman a la fiesta.

© Clive Nichols

© Clive Nichols

© Clive Nichols

© Clive Nichols

Aquellas personas que la conocen bien, han comentado estos días que el stand estaba lleno de la habitual alegría y energía de Ann-Marie Powell. Ella no se ha cansado de celebrarlo, compartirlo y agradecer su colaboración a aquellas personas que han hecho posible montar ese espectacular stand, un trabajo que ha tenido como recompensa la admiración del público y una medalla de oro al mejor stand comercial en Chelsea Flower Show 2021.


CHELSEA FLOWER SHOW 2021

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado