Flor azul de la achicoria (Cichorium intybus)
Flor azul de la achicoria (Cichorium intybus)

La achicoria tiene propiedades culinarias y medicinales, pero si hay algo que llama la atención de esta planta son sus flores de color azul intenso, con los pétalos acabados en cinco finas puntas. El primer año desarrolla la raíz, gruesa y pivotante, y el segundo se produce el despliegue floral, formando muchas ramas que, a su vez, se vuelven a ramificar varias veces.

La achicoria (Cichorium intybus) es una planta propia de las zonas templadas de América y Europa. Suele encontrarse en ribazos y orillas de caminos en terrenos secos, prados y terrenos en barbecho. Se cultiva especialmente en el norte de Francia, Bélgica, Alemania y España.

Es una planta herbácea robusta y vivaz de tallos rectos, que puede alcanzar hasta 1 metro de altura. Presenta numerosas ramificaciones. Las hojas son basales, anchas y de color violáceo y blanco, más o menos rizadas dependiendo de la variedad, y las ubicadas en la parte superior del tallo se encuentran reducidas a brácteas.

Flores de la achicoria (Cichorium intybus)

La floración se produce entre julio y septiembre.  Cuando florece forma muchas ramas que se vuelven a ramificar varias veces; estas ramas tienen hojas muy pequeñas y pueden parecer afilas. Sobre ellas se abren los capítulos azules, grandes y muy visibles.

Flores con alto nivel nectarífero y polinífero

Considerada  una planta de alto nivel nectarífero y polinífero, sus flores, de unos 4-5 cm, con los pétalos acabados en cinco finas puntas y de color azul intenso, suelen durar poco, no más de 2-3 días, pero lo hacen secuencialmente en la misma planta, desde el mes de Junio hasta Septiembre.

Flores de la achicoria (Cichorium intybus)

Sus flores, además, tienen la particularidad de no abrirse más que a pleno sol, y seguir la trayectoria de éste al igual que los girasoles. Efectivamente, la flor se gira buscando la luz del sol, y las abejas y mariposas lo hacen buscándola a ella.

Usos culinarios

Los humanos la miramos, admiramos, fotografiamos y, además, nos comemos en ensalada las hojas basales de la achicoria cuando están tiernas (dicen que en primavera y otoño están menos amargas); hacemos infusiones con su raíz tostada (Cichorium intybus var. Sativum) -en España fue el café de la postguerra- y la utilizamos en la elaboración de algunas recetas.

Forzando sus raíces se cultivan las endibias (Cichorium intybus L. var. foliosum). Además, están emparentadas con la escarola (Cichorium endivia L.).  

Propiedades medicinales

La hierba y sus raíces son las partes de la achicoria que se utilizan para obtener los componentes con propiedades terapéuticas.

Flores de la achicoria (Cichorium intybus)

La achicoria actúa como eupéptica (facilita la digestión), aumentando la secreción de jugos gástricos; y como colerético, aumentando la producción de bilis y facilitando la digestión de las grasas.

También se considera protectora del hígado, estando indicado en casos de insuficiencia hepática; y ejerce una ligera acción laxante y vermífuga (expulsión de parásitos intestinales). Además, favorece la circulación, rebaja la tensión arterial y puede disminuir el ritmo cardíaco.

Se puede hablar largo y tendido sobre los usos y beneficios de la achicoria, pero su flor, es su flor; azul y bien hermosa.

Flor azul de la achicoria (Cichorium intybus)


TEMAS RELACIONADOS

Pin It on Pinterest