Jardines España Jardines Históricos

Parque Jardín Histórico del Monasterio de Piedra, próximo destino de Jardines con Historia

Parque Jardín Histórico del Monasterio de Piedra, Zaragoza (España) | Cascada La Caprichosa | © Monasterio de Piedra

El Parque Jardín Histórico en el que se enclava el Monasterio de Piedra ofrece un recorrido cuajado de rincones de extraordinario valor paisajístico, con caminos y senderos que cruzan plácidos lagos y arroyos, misteriosas grutas y bulliciosas cascadas con espectaculares saltos de agua. Todo ello, rodeado de una vegetación exuberante y a la sombra de árboles centenarios, que convierten ese conjunto histórico en un lugar paradisíaco.



El próximo sábado 7 de mayo se emite el tercer capítulo de la segunda temporada de Jardines con Historia, el espacio de La2 de RTVE dedicado a la historia y a la botánica, una serie dirigida por Sonia Tercero Ramiro que recorre jardines emblemáticos, públicos y privados, herederos de diferentes estilos y periodos históricos, que conforman la dimensión paisajística de los bienes culturales del patrimonio vegetal nacional.

Gruta Iris | © Monasterio de Piedra

En esta ocasión, Arturo Franco nos lleva al Parque Jardín Histórico del Monasterio de Piedra. Unos jardines de agua y piedra, famosos por sus grutas y cascadas, que forman un lugar único transformado por Federico Muntadas, un visionario que en el siglo XIX convirtió el paraje en el parque natural que hoy conocemos.

Monasterio de Piedra

El Monasterio de Piedra, en la localidad de Nuévalos, a 90 km de Zaragoza, está ubicado en un insólito emplazamiento geológico alimentado por el río Piedra, columna vertebral del lugar. Es un monasterio cisterciense cuyos orígenes se remontan al año 1186, cuando el rey de Aragón Alfonso II dona los terrenos y el castillo de Piedra a los monjes cistercienses del Monasterio de Poblet. Su fundación está directamente relacionada con el fenómeno de las repoblaciones de la segunda mitad del siglo XII y el de la expansión de los monjes cistercienses por la península ibérica.

© Monasterio de Piedra
Sala Capitular | © Monasterio de Piedra

En 1843, fue adquirido a través de subasta pública por Pablo Muntadas Campeny. Años más tarde, en 1850, su hijo Ferderico Muntadas, un hombre culto, cosmopolita y amante de la naturaleza, buscó integrar estos jardines en su entorno, potenciando el sentimiento de un espacio de naturaleza salvaje.

Con esta filosofía mandó excavar lagos, crear caminos y construir miradores para que se pudieran apreciar de la mejor forma posible sus grutas, sus cascadas y todos los rincones de gran belleza. Transformó la huerta existente en un jardín paisajista y las dependencias conventuales en una instalación hotelera e hidroterápica. Hoy en día, el Monasterio de Piedra en el destino turístico más visitado de Aragón y está catalogado como Conjunto de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico y Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento.

Torre del Homenaje | © Monasterio de Piedra

El conjunto monumental se construyó a lo largo de tres etapas: gótica primitiva (Siglo XIII), gótica renacentista (Siglo XVI) y clásica-barroca (Siglo XVIII). Aún se conserva gran parte del muro medieval de mampostería que rodeaba originariamente el convento, así como la Torre del Homenaje, una de las torres más emblemáticas e imagen corporativa del conjunto turístico Monasterio de Piedra. La iglesia, en ruinas, es el edificio central y cuenta con un claustro anexo en torno al que se disponen las estancias monacales.

El parque y el agua

En este enclave singular los visitantes cuentan con una amplia red de caminos y senderos integrados en la naturaleza de tal forma que potencian su valor paisajístico, donde el agua, con rincones mágicos alimentados por la mitología, y la exuberante vegetación lo convierten en un lugar paradisíaco.

Saltos de agua en el Parque Jardín Histórico del Monasterio de Piedra | © Monasterio de Piedra
Cascada Cola de Caballo, con más de 53 metros de caída | © Monasterio de Piedra
Lago del Espejo | © Monasterio de Piedra
Fenómeno óptico del arco iris en la gruta Iris | © Monasterio de Piedra

Desde tranquilos lagos, como el Lago de los Patos o el Baño de Diana, hasta bulliciosas cascadas como La Caprichosa, Iris, Trinidad o la impresionante Cola de Caballo, con más de 53 metros de caída, el recorrido está siempre lleno de sorpresas.

Árboles autóctonos y alóctonos

El Parque y Jardín Histórico del Monasterio de Piedra es uno de los pocos lugares donde todavía se puede ver un bosque de ribera en un excelente estado de conservación, que en este caso se rodea de un monte mediterráneo también muy notable.

Entre los dos tipos de bosques se distribuyen más de 50 especies de árboles y arbustos autóctonos y alóctonos, que hacen de este parque uno de los mejores arboretos del país.

Saltos de agua en el Parque Jardín Histórico del Monasterio de Piedra | © Monasterio de Piedra

Entre las especies autóctonas el almez (Celtis australis) es probablemente el árbol más representativo. No en vano, es la especie dominante de los bosques de esta parte de la cuenca del río Piedra, formando en este parque uno de los bosques más impresionantes de España, con ejemplares de gran tamaño y longevos.

Otros árboles autóctonos presentes en el parque son la sabina mora (Juniperus phoenicea), que en el parque forma bosques, lo cual es poco frecuente, ya que esa especie suele crecer aislada o junto a otras especies; algunos bosquetes de tilos de hoja ancha (Tilia platyphyllos); saúcos (Sambucus nigra) y cornicabras (Pistacio terebinthus).

Baño de Diana | © Monasterio de Piedra

Entre los árboles alóctonos, destaca el plátano de sombra (Platanus x hispanica), uno de los ejemplares característicos de la jardinería del Monasterio de Piedra. Con más de 50 metros de altura y 200 años de antigüedad, estos imponentes árboles ofrecen el emblemático paseo de plataneros que rodea el Vergel de Juan Federico Muntada y que da la bienvenida a los visitantes del parque.

En el parque también se pueden ver algunos de los fresnos (Fraxinus angustifolia) más altos de España, con ejemplares de hasta 40 metros de altura. Esta especie alóctona es, junto con el almez, el árbol más abundante y característico de la zona. También se encuentran otros árboles alóctonos, como el aliso napolitano (Alnus cordata) y el castaño de Indias (Aeusculos Hippocastanum).

Castaños de Indias (Aeusculos Hippocastanum) en flor en la Plaza de San Martín que da acceso al hotel y al monasterio cisterciense | © Monasterio de Piedra

Llaman la atención por su espectacular tamaño los ejemplares de nogal (Juglans regia), otra especie alóctona, pero, como en el resto de España, un árbol naturalizado desde antes de la época romana, que está presente en las zonas más húmedas, donde nace de forma espontánea.

Jardines con Historia

La serie Jardines con Historia cuenta con el asesoramiento de la historiadora y paisajista Mónica Luengo y el botánico Javier González García de Ángela, así como con la dirección de fotografía de Ignacio Giménez-Rico, los guiones de Belén Sevillano, Jordi Farga, Rafa Alberola y Silvia Hererros de Tejada, la realización y montaje de Joakim Yuke Ward y Victoria Oliver Farner, la dirección de producción de Mariona Tella y la sintonía de Jeansy Aúz.

Arturo Franco en el Monasterio de Piedra | © Time Zone Producciones

Fecha de emisión: sábado 7 de mayo a las 18:00 en La 2 de RTVE. Una vez finalizada la emisión de cada capítulo, también podrá verse online en el sitio web Play de RTVE.

Fotos: Monasterio de Piedra



Os recuerdo que podéis acceder a todos los episodios de la primera temporada de Jardines con Historia en este enlace de la web de Televisión Española

Pin It on Pinterest