Silene diclinis

flores silvestres color rosa


Hay flores silvestres cuya vulnerabilidad parece aumentar su atractivo. Silene diclinis es un endemismo exclusivo de la Comunidad Valenciana, localizado en las comarcas litorales del sur de Valencia, en las comarcas de La Safor, La Costera  y  La Vall d’Albaida (Valencia).


Silene diclinis (Ojo de perdiz; Ull de perdiu) es una hierba perenne, de porte tendido o ascendente, poco elevada del suelo. Crece en herbazales, sobre suelos algo alterados, márgenes de carreteras, caminos y campos de cultivo de secano (olivos, almendros y algarrobos) y de regadío (cítricos). Indiferente al sustrato, habita tanto suelos calcáreos como silíceos.


flores silvestres color rosa


Vulnerable y protegida

Es un endemismo protegido porque, además del empleo de herbicidas o la ampliación de carreteras, la transformación del uso del suelo en los cultivos ha hecho vulnerable a esta especie, relegada a vivir en márgenes de cultivos anexos. No obstante, el abandono de los cultivos tampoco le es favorable, ya que es muy poco competitiva y se ve desplazada fácilmente por parte de las plantas características del matorral acidófilo mediterráneo. 

Todas esas circunstancias han hecho que la especie Silene diclinis sea la única especie valenciana que apareció en el primer libro rojo mundial de flora silvestre (Lucas & Synge, 1975), editado en 1978. En la actualidad, está catalogada como vulnerable en el Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España (Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino), en el marco del Inventario Español de Especies Terrestres. Además, está incluida en la lista de Plantas Legalmente Protegidas en el Catálogo Valenciano de Especies de Flora Amenazadas.


flores silvestres color rosa


Se diferencia del resto de congéneres de la zona central valenciana por tener flores en dicasios unisexuales y de color rosa. Pertenece a la sección Elisanthe del género Silene, donde se han producido híbridos artificiales con todas sus especies; entre ellas, convive en hábitats naturales con Silene latifolia, con la que, sin embargo, no se han detectado híbridos en el medio natural. 

También está considerada como una especie de alto valor ornamental, que ocasionalmente es objeto de comercio internacional, al haberse cultivado abundantemente en jardines botánicos europeos.


flores silvestres color rosa


Entre las medidas que se proponen para su conservación, se plantea la protección de espacios actuales; la repoblación artificial en zonas vecinas y la recolección de germoplasma y conservación en viveros.

En este caso, las imágenes corresponden a ejemplares que se cultivan en la rocalla de endemismos del Jardín Botánico de Valencia. Allí, cerca del mar Mediterráneo, asoman sus flores cada primavera (desde febrero hasta mayo) al calor de sol y en compañía de otras especies de Silene.





PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA