Cómo hacer un herbario: aprende a secar y prensar plantas

Materiales para hacer un herbario (herbarium) • © RHS / Joanna Kossak


Si tienes interés en crear tu propio herbario para identificar alguna de las especies vegetales que forman parte de tu entorno; guardar como recuerdo plantas del jardín o hacer alguna composición artística, sigue leyendo, porque vamos a ver los pasos a seguir para prensar y secar adecuadamente las muestras recogidas. Pero antes de continuar, es importante recordar que si recogemos una especie en el campo hay que tener cuidado en cortar sólo el material que necesitamos, sin dañar mucho la planta.


La mayoría de los especímenes en un herbario son plantas prensadas y secas. Estas muestras prensadas se montan en hojas de cartulina y se almacenan en carpetas planas, siguiendo una secuencia lógica, que puede organizarse alfabéticamente; como un índice o por similitud, colocando las plantas que están más estrechamente relacionadas entre sí.

Herbarium

En botánica, el herbario (del latín herbarium) es una colección de plantas preservadas que se almacenan, catalogan y organizan sistemáticamente para su estudio. Conservan la mayoría de las características importantes de una planta, lo que permite a los botánicos realizar investigaciones sobre las plantas sin necesidad de ver un espécimen vivo.


Barry Phillips (Herbarium Assistant en RHS) creando un especimen de herbario •  © RHS / Bob Martin


Cuando se recolectan especímenes en el campo, el herbario y la información asociada se utilizan para identificar y clasificar estos especímenes, aportando información sobre cómo son las plantas; donde se encuentran; qué nicho ambiental ocupan; qué especies están amenazadas de extinción; qué variación morfológica y química ocurre; y, cuando florecen o producen semillas. 

Los herbarios también proporcionan un registro histórico de lo que estaba creciendo en un lugar particular en un momento particular. Son el alma de los jardines botánicos de todo el mundo, y muchas colecciones históricas en herbarios ahora registran plantas que ya no viven en el lugar de donde fueron recolectadas. Para las plantas cultivadas, estos registros darán una fecha más reciente de cuándo se cultivó una planta en particular.


Herbarios domésticos

Pero también se pueden hacer herbarios domésticos con el fin de crear una colección que incluya, por ejemplo, las especies de nuestro entorno o las plantas cultivadas que hemos tenido en flor en una temporada en concreto. También se pueden hacer composiciones artísticas con las plantas preservadas que sirvan como elemento decorativo, incluso para hacer un regalo.

Sea cual sea la motivación que nos lleva a crear nuestro propio herbario, hoy vamos a ver cuáles son las pautas que debemos seguir para realizar adecuadamente el proceso de prensado y secado.


Fábrica de Texturas

Materiales


  • Tijeras de podar
  • Tijeras normales
  • Bolsas de plástico (para mantener la humedad de la planta recolectada hasta ser prensada)
  • Papel de periódico o cartón corrugado
  • Prensa casera, a base de dos tensores y dos planchas de madera
  • Etiquetas o cinta adhesiva de lino
  • Hojas blancas grandes para plegar
  • Hojas A4 para el montaje
  • Lápiz y bolígrafo

Recolección

Elije la planta individual a prensar. Se puede elegir toda la planta si es lo suficientemente pequeña como para caber en una hoja de papel A4. Cuando recogemos una especie en el campo hay que tener cuidado en cortar sólo el material que necesitamos sin dañar mucho la planta e intentar que la muestra tenga flor y fruto.

Si no vamos a prensar la planta inmediatamente conviene guardar la planta en una bolsa de plástico y anotar en lápiz algunos datos: nombre, fecha, municipio, coordenadas…

Prensado

Hacemos una etiqueta para la planta, indicando dónde y cuándo la encontramos, el nombre común o latino claramente. Colocamos cada muestra y la información en un pliego de papel de periódico o cartón corrugado, y entre muestra y muestra ponemos un montón más de hojas de periódico o una carpeta de papel secante.

Podemos ir añadiendo las especies que queramos. Una vez que se hayan distribuido todas las muestras, cubrimos con el tablero superior y colocamos ladrillos o un objeto pesado encima, aplicando presión de manera uniforme; o usamos correas para mantener apretada la prensa, estirando bien los tensores. Esperamos una semana, pero es muy importante que cambiemos cada día el papel de periódico o el papel secante para evitar que se pudra.

Montaje, identificación y etiquetado

Una vez secas podemos sacar las plantas de la prensa. Con tiras de cinta adhesiva de lino o similar, fijamos la planta a una hoja (el papel A4 de buena calidad, preferiblemente sin ácido, es suficiente para las necesidades de un herbario doméstico).

En la esquina inferior derecha de la hoja escribimos los datos de la planta: nombre científico, lugar y fecha de recolección y persona que lo ha recolectado. Cuando no conozcamos la especie, podemos ayudarnos de algún manual o guía para identificarla. Si queremos indicar el color de la flor, podemos servirnos de una tabla de colores.

Almacenado y conservación

Con el tiempo, tendremos un herbario donde consultar y recordar las especies vegetales que conocemos. Es importante guardar el herbario en una caja con antipolillas para que dure mucho tiempo.

Si os interesa ver todo el proceso, en el Jardín Botánico de Valencia tienen un vídeo en el que, con la ayuda del conservador Xuso Riera, nos enseñan a construir paso a paso nuestro propio herbario (ver aquí).










PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA