Oda a los abedules y a sus distintivas cortezas

Abedul del Himalaya, Betula utilis var. jacquemontii 'Silver Shadow' en el jardín de invierno de Anglesey Abbey | Fernando Ruz


Los abedules (Betula) se encuentran entre los árboles más atractivos y comunes en el paisaje y en los jardines, en gran parte debido a sus distintivas cortezas, entre las que destacan las especies con corteza blanca que brilla bajo la luz del sol invernal, aunque, en realidad, estos árboles son hermosos en cualquier época del año.


Género Betula

El género Betula, al que pertenecen los abedules, lo integran alrededor de 60 especies de árboles o arbustos caducifolios de la familia Betulaceae. Las especies de abedules tienden a ser muy similares, por lo que los botánicos suelen tener opiniones muy diversas sobre la división del género Bétula. Para quienes estén interesados en conocer con detalle el género, existe un libro (en inglés) editado por Kew Gardens -The Genus Betula: A Taxonomic Revision of Birches- la primera monografía sobre este grupo de plantas cuyas especies son notoriamente difíciles de identificar, y que incluye todos los abedules que crecen en Europa, Asia y Norteamérica.


Efectivamente, los abedules se pueden ver en latitudes norte de Eurasia y Norteamérica, donde suelen crecer en lugares muy húmedos. También crecen en las laderas del Himalaya y en las cadenas montañosas asociadas.  En el norte de la Península Ibérica se reconoce la existencia de dos especies (Betula alba y B. pendula) con sus respectivas variedades y subespecies.

Son especies pioneras de vida corta que viven en entornos difíciles y rara vez superan los 20 metros (normalmente miden mucho menos).

Las especies europeas constituyen un elemento típico de los terrenos industriales abandonados, tolerando las bajas temperaturas y prosperando en suelos poco fértiles.


Betula pendula | Flickr


En otoño, el follaje de muchas especies americanas de abedules se vuelve de un amarillo intenso, creando un dosel mágico de tonos otoñales que, combinado con las llamativas cortezas escamosas, brindan un final espectacular de esa estación. Y es que, si hay algo por lo que llaman la atención estos árboles, es por la corteza, que tiende a caer por sí sola y con la edad se arruga cada vez más. La corteza pueden presentarse en diferentes colores en función de la especie, desde tonos blancos, tintes rosáceos cremosos o blancos grisáceos, hasta marrones rojizos.


Betula nigra | Wikipedia

Betula papyrifera var. cordifolia | Flickr

Betula alleghaniensis | Flickr

Betula albosinensis 'Fascination'
Betula costata

Betula utilis var. jacquemontii | Fernando Ruz

Betula Betula utilis var. jacquemontii | Fernando Ruz

Betula utilis | Wikipedia

Betula | Flickr


Todas las cortezas de los abedules están característicamente marcadas con lenticelas (líneas oscuras) largas y horizontales , y a menudo se separa en placas delgadas y de papel, especialmente sobre el abedul de papel (Betula papyrifera). Los colores distintivos dan los nombres comunes de abedul gris, blanco, negro, plateado y amarillo a diferentes especies.

A esto le sigue el encanto especial que ofrecen las especies de tallo blanco en invierno, cuyas cortezas blancas brillan cuando los árboles están desprovistos de su follaje.


Abedul de tallo blanco | Wikipedia

Amentos femeninos de abedul (Betula dahurica) | Flickr

Amentos masculinos de abedul (Betula) | Wikipedia



Tras el invierno, le siguen las flores masculinas y femeninas en largos racimos colgantes y flexibles llamados amentos, que surgen en cada árbol individual y aparecen antes o con las hojas en primavera. Los amentos masculinos se extienden en longitud, mientras que los amentos femeninos tienen una formación más corta y rígida.


Abedules (Betula) en el jardín

Los abedules son, en general, excepcionalmente resistentes y relativamente fáciles de cultivar al sol y a la sombra moteada. Su hábitat nativo hace comprender que resistan bien el frío y no toleren las temperaturas muy altas.

Se pueden plantar aislados o en grupos, y la mejor época para hacerlo es en primavera u otoño. Es interesante saber que se adaptan bien una amplia gama de suelos, aunque suelen preferir los suelos ácidos, en condiciones secas y húmedas. Sus raíces poco profundas pueden ser sensibles al calor, por lo que su ubicación ideal es aquella que proporcione sombra a las raíces, y que el dosel reciba sol durante la mayor parte del día para que el follaje crezca rápidamente. El acolchado alrededor de las raíces ayuda a mantener una temperatura uniforme del suelo.


Betula populifolia 'Whitespire Senior', Hydrangea arborescens 'Annabelle', Matteuccia struthiopteris Ostrich Fern, Hedera helix. Jardín Botánico de Chicago | Flickr


Los abedules son árboles de rápido crecimiento, como ejemplo, una plántula de 30 cm puede alcanzar una altura de 6 metros en 10 años. No necesitan mucha poda, de hecho, suelen reaccionar mal a los intentos de poda o de darles forma, por lo que es preferible dejar que desarrollen su propia forma natural o, si es preciso, eliminar las ramas enfermas. Es esencial que cualquier trabajo de poda se lleve a cabo entre finales del verano y mediados del invierno, ya que la savia 'sangrará' mucho en otros momentos.


Especies y variedades de abedules



Independientemente de los múltiples usos que tienen, los abedules también se cultivan como árboles ornamentales, y entre las diferentes especies disponibles para jardín se suelen seleccionar los de corteza blanca en particular, en gran parte por su apariencia en invierno.


Abedul del Himalaya, Betula utilis var. jacquemontii 'Silver Shadow' | Fernando Ruz


El abedul del Himalaya, Betula utilis , especialmente la variedad o subespecie jacquemontii , se encuentra entre las más plantadas para este propósito. Se ha cultivado desde la década de 1870, y hay muchos cultivares disponibles, incluidos 'Doorenbos'; 'Grayswood Ghost'; 'Forest Blush', de suave corteza blanca con un toque de azul a rosa; y 'Silver Shadow', este último considerado como uno de los abedules más hermosos por sus deslumbrantes tallos blancos. De tamaño pequeño a mediano su corteza blanca contrasta con las hojas péndulas de color verde oscuro. Betula utilis 'Knightshayes' tiene un hábito ligeramente llorón.

Otras especies con corteza blanca ornamental incluyen Betula ermanii; Betula papyrifera, un árbol grande con una llamativa corteza blanca parecida al papel y follaje de otoño en color amarillo; Betula pendula y Betula raddeana.


Betula papyrifera (abedul de papel) | Flickr

Betula papyrifera (abedul de papel) | Flickr

Betula ermanii | Flickr

Pero hay más colores que también ofrecen un interesante valor ornamental, como el color rosado y naranja de la corteza de Betula nigra, conocido como el "abedul de río" porque crece bien en terrenos húmedos. Por su parte, Betula lutea y B. lenta muestran una corteza marrón con un efecto pulido junto con un follaje amarillo de colores vivos para iluminar los doseles de otoño. Con corteza de color bronce a marrón rojizo también destaca B. occidentalis.



Betula occidentalis | Flickr


Todos los expertos coinciden en que el aspecto de la corteza del abedul y su adaptabilidad hacen que este género de árboles tengan un uso extendido en el campo del paisajismo, y muy especialmente en los jardines de invierno.


Betula utilis var. jacquemontii 'Silver Shadow' en el jardín de invierno de Anglesey Abbey | Fernando Ruz 





PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA