Zamioculcas zamiifolia: mitos y verdades de esta planta tan fácil de cultivar en interiores

Zamioculcas zamiifolia


Conocida popularmente como ZZ Plant (en inglés, para simplificar el nombre latino que es un trabalenguas), Zamioculcas zamiifolia se dio a conocer como planta de interior en la década de 1990. Desde entonces, su ascenso ha sido meteórico y hoy en día es una de las especies favoritas para el diseño de interiores con plantas. Razones para ello, no le faltan.

El hecho de que Zamioculcas zamiifolia se esté volviendo cada vez más popular como planta de interior se debe, especialmente, a su follaje brillante de color verde oscuro y su aspecto arquitectónico. Además, tiene un hábito claramente vertical, por lo que es excelente si desea un follaje que no ocupe demasiado espacio.


Zamioculcas zamiifolia


Pero, a su valor ornamental, hay que unirle su fácil cultivo, ya que se trata de una planta que apenas requiere cuidados, prácticamente libre de enfermedades o plagas; con un excelente rendimiento bajo poca luz y que puede llegar a soportar la disponibilidad de agua restringida.


Zamioculcas zamiifolia


Zamioculcas zamiifolia es la única especie del género Zamioculcas y pertenece a la familia de las aráceas (Araceae), la misma que la de especies tan populares como plantas de interior como los anturios (Anthurium), los filodendros (Philodendron), las calas o lirios de agua (Zantedeschia), las alocasias (Alocasia), los espatifilos (Spatiphyllum) o la espectacular costilla de Adán (Monstera deliciosa), entre otras. También es la familia de la espectacular flor cádaver (Amorphophallus Titanum).

A pesar de sus robustos tallos, se clasifica como herbácea. Se trata, pues, de una hierba perenne (estacionalmente latente) sub-erecta, que crece de un rizoma corto y muy grueso, y puede alcanzar 80 cm de alto. Su gran atractivo lo aportan las vistosas hojas pinnadas con apariencia coriácea, robustas y notablemente regulares, que salen en zigzag de un vigoroso tallo central.


Rizoma de Zamioculcas zamiifolia

Hojas pinnadas de Zamioculcas zamiifolia

Inflorescencia Zamioculcas zamiifolia | Flickr


Como sucede con todas las aráceas, la planta produce la característica inflorescencia que combina una espata y un espádice de floración, que en este caso es corto y de color amarillo-marrón en su base. Las flores no son vistosas.

La especie fue descrita en 1892, pero no fue hasta finales de la década de 1990, cuando los productores iniciaron su cultivo para usos ornamentales, cuando esta planta comenzó a ser conocida en el mercado.


No es una planta desértica

La distribución nativa de Zamioculca zamiifolia se encuentra en Kenya, KwaZulu-Natal (Sudáfrica), Malawi, Mozambique, Zanzibar (Tanzania) y Zimbabwe. Aunque es cierto que esos países tienen un período seco, Zamioculcas zamiifolia no es una especie desértica, como se puede leer en alguna información que facilitan algunas páginas web.

A veces se encuentra en hábitats muy secos, pero también hay que tener en cuenta que, en su hábitat natural, esta planta crece en bosques tropicales húmedos, así como en sabanas y en suelos pedregosos. Para hacer frente a los periodos secos, almacena agua en sus gruesos pecíolos (unen la lámina de una hoja a su base foliar o al tallo).


Zamioculcas zamiifolia


Dado que la planta puede tolerar largos períodos sin agua, se suele decir que es una planta que soporta estoicamente la sequía. Y sí, sobrevivirá, pero eso no significa que vaya a prosperar. A pesar de la información que a menudo se ofrece, la planta necesita agua como cualquier otra planta y, si no la regamos adecuadamente, sus hojas comenzarán a caerse, una técnica de supervivencia que ha desarrollado la especie en su hábitat natural, para conservar la humedad y sobrevivir a los periodos de sequía severa, es decir, se comporta como planta caducifolia mientras espera a que regrese la estación lluviosa.

La caída de las hojas no significa que la planta se vaya a morir, ni mucho menos, tan solo permanece inactiva para defenderse del estrés hídrico. De hecho, si nos sucede algo así, tal solo hay que volver a regalarla con regularidad e irá resucitando progresivamente. Pero supongo que estamos todos de acuerdo en que no resulta muy seductor tener en casa una planta sin hojas.



Suelo húmedo, pero no encharcado

Tenemos claro que la “planta ZZ” no se muere por nuestro abandono, pero, aunque el cultivo puede tolerar un medio seco, el estrés repetido por la falta de riego reducirá el crecimiento. Por ello, es recomendable regar regularmente sin llegar a empapar el sustrato.

Lo ideal es dejar que se seque la parte superior del sustrato antes de volver a regarla. Si la planta se cultiva en maceta de plástico, podemos saber cuándo necesita una nueva dosis de riego si al levantarla notamos que el peso es muy ligero. Por supuesto, el método más infalible es enterrar un poco el dedo en la tierra para saber si todavía conserva humedad.


Otros cuidados

Prefiere sustratos arenosos y bien drenados. Se puede abonar una vez cada seis meses, más o menos, con un fertilizante de uso general para plantas de interior.

Cada pocos años conviene replantarla, aunque serán sus gruesas raíces las que nos hagan saber que la planta ya necesita una maceta nueva algo más grande.

Puede propagarse vegetativamente por división de los rizomas o mediante esquejes, incluso con una sola hoja.


Reproducción vegetativa mediante hojas de Zamioculcas zamiifolia | Flickr

Zamioculcas zamiifolia en el exterior | Flickr


No le gusta el frío, por lo que lo ideal es cultivarla manteniendo temperaturas superiores a 15°C. (lo ideal es entre 18-26ºC). Si el ambiente en el interior es muy seco, habrá que vigilar bien el grado de humedad del sustrato. En primavera y verano podemos sacar la planta a una zona semi sombreada del exterior, siempre que la temperatura no baje de 12ºC.

La iluminación no es un problema para esta planta, ya que puede prosperar sin luz natural, incluso en interiores bajo luces fluorescentes, como las de los edificios de oficinas. Esto significa que puedes situarla allí donde más te guste, siempre que no reciba la luz directa de sol en exceso.


Zamioculcas zamiifolia | visto en COLVIN

fotoS BLOEMENBUREAU HOLLAND Y FLICKR



PUEDE INTERESARTE

EXPLORA MÁS SOBRE ESTE TEMA

Entradas que pueden interesarte

Contenido patrocinado

INSTAGRAM