El Retiro Jardines España Jardines Históricos

Parque del Buen Retiro en Madrid, nuevo destino de Jardines con Historia

El Parque del Buen Retiro. Alineaciones de árboles del amor en flor (Cercis siliquastrum) en el Jardín de los Planteles | © A. Dellanotte

Conocido popularmente como el Retiro, el Parque del Buen Retiro es uno de los jardines históricos más antiguos de la ciudad de Madrid. Situado en el corazón de la ciudad, junto al Real Jardín Botánico y el Museo del Prado, esos jardines nacieron para el descanso y divertimento de la Corte. Los monarcas de las Casas de Austria y Borbón dejaron su impronta y lo convirtieron en el impresionante parque público que es hoy.

Hoy en día, es uno de los lugares más populares de Madrid, que recibe al año más de 20 millones de visitas. Un jardín de jardines, un vergel poblado con más de 19.000 árboles de 163 especies, en una superficie de 118 hectáreas y con un perímetro de 4,5 km, lo que justifica sus 19 puertas de acceso.

Ría de Patinar en el Parque del Buen Retiro, Madrid | © A. Dellanotte

El próximo sábado 25 de junio se emite el décimo capítulo de la segunda temporada de Jardines con Historia, el espacio de La2 de RTVE dedicado a la historia y a la botánica. La serie, dirigida por Sonia Tercero Ramiro, recorre jardines emblemáticos, públicos y privados, herederos de diferentes estilos y periodos históricos, que conforman la dimensión paisajística de los bienes culturales del patrimonio vegetal nacional.

Vita aérea del Parque del Retiro en Madrid | © Emilio Naranjo (Secretos de Madrid)
Estatua del Ángel Caído | © A. Dellanotte

En esta ocasión, su presentador, Arturo Franco, nos lleva a Madrid para descubrirnos (o redescubrirnos) el Parque del Buen Retiro, su historia y sus secretos, sus rincones menos conocidos y, por supuesto, su sentido y belleza.

El origen del Parque del Buen Retiro

El Retiro es bello por dentro y por fuera. Naturaleza y arquitectura modelada por la historia del país, pero lleno también de historias anónimas. Es compañía y soledad. Pero siempre es vida. No importa cuándo pasees por ese parque y sus jardines, nunca es un lugar solitario, aunque siempre sea un lugar tranquilo.

Estanque de La Chopera y, al fondo, el Bosque del Recuerdo, construido como homenaje a las 191 víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid | © A. Dellanotte 1000px

Su origen se encuentra entre los años 1630 y 1640, durante el reinado de Felipe IV y, por supuesto, estaba destinado para uso y disfrute de la corona. Desde entonces, lo sucesivos reyes y reinas de las Casas de Austria y Borbón fueron configurando su diseño. Así, por ejemplo, el Paseo de las Estatuas se creó cuando Carlos III decidió retirarlas del Palacio Real, porque consideraba que ya estaba bastante adornado. Supongo que no le agradaron demasiado y decidió que era más adecuado ubicarlas en El Retiro. Así, como quien cambia la lámpara de lugar.

Alineaciones de Castaños de Indias en flor en el Paseo de las Estatuas del Retiro | A. Dellanotte

A lo largo de los siglos, los acontecimientos históricos y los cambios de reinado lo fueron modificando hasta convertirlo en lo que es hoy: un espectacular jardín de jardines, un auténtico vergel poblado por más de 19.000 árboles de 163 especies diferentes. De este modo, el que fuera un lugar exclusivo, destinado al descanso y el divertimento de la Corte, llega a nuestros días transformado en parque público, en uno de los lugares más populares de Madrid, que recibe al año más de 20 millones de visitas.

Olmos en flor en el Retiro de Madrid | © A. Dellanotte
Ahuehuete (Taxodium mucronatum) en el Parque del Retiro | © A. Dellanotte

Por supuesto, nada de lo que es y supone el Parque del Buen Retiro para los ciudadanos hoy en día estaba en los planes de la corona española. Cuando el conde-duque de Olivares animó al entonces príncipe Felipe IV, era principalmente para mantenerlo entretenido en ese espacio y apartarlo de los temas del gobierno. Del colosal palacio del Rey Planeta que se construyó entonces sólo se conserva el Salón de Reinos y el Casón del Buen Retiro, ambos partes del Museo del Prado. A partir de ese edificio se fueron creando los jardines sin un orden establecido ni planificación.

Los jardines del Retiro

Los jardines del Retiro son unos jardines de carácter ecléctico, donde se mezclan elementos de diferentes épocas y estilos. El Jardín del Parterre, de influencia francesa; el Reservado con sus caprichos, de estilo paisajista pintoresco; el Estanque Grande o el Palacio de Cristal son solo algunos de los rincones más representativos del Retiro.

Parterre en el Parque del Buen Retiro | © A. Dellanotte

En su origen, los jardines se crearon sin un orden establecido ni planificación. Se trataba entonces de un conjunto de diferentes zonas ajardinadas que incluían partes más formales a base de setos geométricos, otras más boscosas, paseos cubiertos de celosías, huertas y una serie de ermitas, habitadas por ermitaños.

Estanque Grande del Retiro | © A. Dellanotte

Se crearon estanques, canales y fuentes. El más importante era el Estanque Grande, que todavía perdura, usado para espectaculares batallas navales (naumaquias) y fiestas teatrales.

Esa época de esplendor del Retiro finaliza con la muerte de Felipe IV en 1665, y el espacio que hoy conocemos poco tiene que ver con aquel.  Los únicos vestigios son el ya icónico Estanque Grande y el Estanque Ochavado. Desde entonces y a lo largo de los siglos, los acontecimientos políticos y las diferentes tendencias paisajísticas han ido transformando el conjunto.

Una de las fuentes del Parterre en el Retiro | © A. Dellanotte
La Fuente de la Alcachofa y el Paseo de Cuba en un día de niebla en el Retiro | © Antonello Dellanotte

La llegada de los Borbones al trono en el siglo XVIII con Felipe V dejó también su impronta en el Retiro. De esa época es el Parterre, que, a pesar de algunas modificaciones posteriores, mantienen el trazado original, de influencia francesa, con su eje central y los parterres a ambos lados.

Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), el Buen Retiro se convirtió en cuartel general del ejército invasor francés. Tanto los edificios como los jardines fueron arrasados, y miles de árboles talados. Una catástrofe que se palió en parte con la llegada al poder de Fernando VII, cuando los jardines se restauraron con una masiva repoblación de árboles. En esa época se creó un jardín de sabor romántico, con pequeñas construcciones pintorescas, como la Casita del Pescador y la Montaña Artificial.

La Casita del Pescador en el Retiro | © Antonello Dellanotte

El Parque del Buen Retiro llegó a ser de todos los ciudadanos a partir de 1868, cuando la Revolución conocida como La Gloriosa, que dio origen al Sexenio Democrático, abrió las puertas de este parque al público, que pasó a ser propiedad municipal. Aunque, durante el reinado de Carlos III entre 1759 y 1788, el monarca, a quien se llegó a conocer como ‘el mejor alcalde de Madrid’, permitía el acceso de los ciudadanos a algunas zonas de los jardines, pero, eso sí, siempre que cumplieran ciertas normas. Por ejemplo, los hombres debían ir obligatoriamente bien peinados, sin red ni gorro ni montera. Y las mujeres sin manto ni mantilla y si la llevaban debían doblarla y guardarla si no querían que se la requisaran los guardias.

Palacio de Cristal en la hora azul | © A. Dellanotte

A partir de 1868 se abrió el Paseo de Carruajes, punto de encuentro de la alta sociedad madrileña de entonces, y fue también en esa época cuando se edificó, en solo seis meses, el bellísimo Palacio de Cristal para albergar la Exposición de las Islas Filipinas de 1887, sirviendo de invernadero para las diferentes plantas exóticas traídas de ese país asiático. Actualmente, se celebra allí exposiciones temporales de arte contemporáneo gestionadas por el Museo Reina Sofía.

La diosa Hera preside el espacio entre la Casa de Fieras y el Paseo de Coches del Retiro | © Antonello Dellanotte
Monumento a Alfonso XII en el Parque del Buen Retiro de Madrid | © Antonello Dellanotte

Posteriormente, se han añadido al parque el anacrónico monumento a Alfonso XII que domina el Estanque Grande, inaugurado en 1922; y los espacios creados por Cecilio Rodríguez, el jardinero mayor de la Villa, quien diseñó la Rosaleda del Retiro en 1915 y, en 1941, los jardines que llevan su nombre, creados con pérgolas decoradas con hiedra y setos bajos de boj, cipreses recortados y, en su centro, un estanque.

Rosaleda diseñada por Cecilio Rodríguez en el Retiro de Madrid | © A. Dellanotte

Vivero de Estufas del Retiro

Desde la inauguración del Parque del Buen Retiro han llovido nada más y nada menos que 389 años y, aunque haya evolucionado y cambiado, la esencia de esos jardines es básicamente la misma: pensados para el disfrute. Eso sí, son otras personas quienes lo disfrutan, porque ahora pertenece a todos los ciudadanos, y otras técnicas de mantenimiento las que se utilizan. Pero, sin duda, hoy en día, los viveristas, jardineros y paisajistas son afortunados herederos de las personas que en aquella época se iniciaron en el arte de la horticultura ornamental en España, cuya obra fue clave para entender el cultivo de las especies ornamentales del siglo XVII.



Precisamente, Arturo Franco hablará en este episodio con Javier Spalla, jefe de sección del Vivero de Estufas del Retiro, zona que solo se puede visitar ocasionalmente consultando los días y horas en el Centro de Información y Educación Ambiental del Retiro (CIEA).

El recinto se construyó en 1889 para albergar diversas estufas (invernaderos). Son 3.000 m2 de estufas que contienen 25.000 m2 de cultivos exteriores. En el vivero hay una zona dedicada a ensayar variedades de plantas anuales y vivaces para su introducción en los jardines de Madrid. Es un laboratorio para recoger una serie de datos que se cuelgan en forma de fichas en la web municipal. También es muy interesante el pequeño Museo de Jardineros.

Jardines con Historia

La serie Jardines con Historia cuenta con el asesoramiento de la historiadora y paisajista Mónica Luengo y el botánico Javier González García de Ángela, así como con la dirección de fotografía de Ignacio Giménez-Rico, los guiones de Belén Sevillano, Jordi Farga, Rafa Alberola y Silvia Herreros de Tejada, la realización y montaje de Joakim Yuke Ward y Victoria Oliver Farner, la dirección de producción de Mariona Tella y la sintonía de Jeansy Aúz.

Arturo Franco en las estufas del Retiro de Madrid | © Time Zone Producciones

A lo largo de este capítulo contaremos con los testimonios de Caridad Melgarejo, directora conservadora de los Jardines del Buen Retiro; Javier Spalla, jefe de sección del Vivero de Estufas del Retiro, así como con el testimonio del novelista Lorenzo Silva.

Fecha de emisión: sábado 25 de junio a las 18:00 en La 2 de RTVE. Una vez finalizada la emisión de cada capítulo, también podrá verse online en el sitio web Play de RTVE.

Fotos: Antonello Dellanotte



Os recuerdo que podéis acceder a todos los episodios de la primera temporada de Jardines con Historia en este enlace de la web de Televisión Española

TEMAS RELACIONADOS

Pin It on Pinterest